Empezaron en el tenis, crearon una marca histórica pero tuvieron que vender para sobrevivir: todo sobre Alpargatas

Fuente: Cronista ~ Fundada en 1883 para producir el calzado que le dio nombre, la compañía fue pionera en el negocio textil. Luego del control brasileño ahora quiere volver a ganar terreno.

Sus más de 100 años de historia la convierten en una de las compañías más representativas de la industria nacional. Comenzaron fabricando un calzado popular entre los pastores vascos, el cual le daría nombre a la firma; y se transformaron en punta de lanza del negocio de textil con marcas reconocidas y asociadas a hitos deportivos. Alpargatas tiene un largo recorrido desde su fundación y actualmente atraviesa un período de transformación tras una gran crisis, aunque, esta vez, de nuevo en manos argentinas.

Los inicios de la fábrica de Alpargatas

La unión de dos mentes y su expertise dio inicio a la compañía en 1883. Por un lado estaba el inmigrante vasco Juan Echegaray, quien tenía experiencia en producir calzado de lona con suelda de yute; del otro estaba el escocés Robert Fraser, con conocimiento del área industrial y la ingeniería textil.

Justamente se unieron para fabricar un calzado cómodo, durable y barato: las alpargatas. Este producto tradicional había sido adoptado por los trabajadores por su simpleza y confort para desarrollar tareas. Había sido introducido por la inmigración vasca en Argentina de las décadas pasadas.

Crecimiento textil y nacimiento de Topper

Primero realizaban toda la producción de manera manual, pero dos años más tarde introdujeron una máquina para acelerar el proceso. Al poco tiempo se expandieron a Uruguay y Brasil. En 1890 inauguran su planta fabril en Barracas y después dan inicio al negocio textil con la instalación de los primeros telares para fabricar lonas. Sin embargo, a partir de los 60 se da el gran crecimiento de la empresa con la apertura de varias fábricas.

En 1965 construyen una planta desmotadora de algodón en Chaco tres años después empiezan a fabricar tela tejido Denim – utilizada para los jeans -; en 1972 abren una fábrica en Florencio Varela, en 1977 una de tejidos planos en Catamarca y otra en Corrientes en 1981. El negocio crecía de la mano de la popularidad de sus marcas, como las alpargatas Rueda, la ropa de trabajo Pampero; y los textiles para el hogar Palette

Pero quizá la creación más conocida de Alpargatas fue Topper. Fue lanzada al mercado en 1975 como su alternativa textil deportiva. El nombre, aseguran, estaba inspirado en el nombre del perro de Eduardo Oxenford, por entonces titular de la firma. Si bien tuvo vínculo con varias disciplinas, la marca se volvió insignia en el tenis, en particular por vestir a leyendas como Guillermo Vilas y Gabriela Sabatini.

Crisis verde y amarilla

La compañía pasó a manos brasileñas en 2007. El grupo cementero Camargo Correa, que había adquirido su filial brasileña en los 80, pagó US$ 51,7 millones para tomar control de Alpargatas en el país. Su nuevo dueño se desprendió de la marca Pampero – se la vendió a una sociedad conformada por los dueños de Cardón y la familia Karagozian – y Palette – comprada por Coteminas – en 2010 y 2012, respectivamente.

A los problemas en el negocio local se le sumaron los escándalos de corrupción en Brasil. Primero Camargo Correa, salpicado por el caso Petrobras, le vendió la empresa al fondo de inversión J&F por US$ 716 millones en 2015. Luego este hizo lo mismo en 2017 luego de quedar envuelto en el Lava jato. Alpargatas pasó a ser controlada por un joint venture entre Itaú Investimentos, el fondo de inversión Cambuhy y Brasil Warrant.

Ventas y reactivación

En 2016, la filial local entró en crisis. A fines de ese año suspendió a todos sus trabajadores durante dos semanas. Desde 2017 hasta 2019 se desprendió de ocho plantas. En julio de 2019 anunció la venta de tres fábricas y una desmotadora de algodón por US$ 14,4 millones. Esta operación marcaba su despedida del negocio textil, en el cual seguía enfocado con la producción de denim y de artículos de limpieza bajo la marca Media Naranja. Se quedó solamente con su planta de calzado en Tucumán.

El empresario Carlos Wizard Martins es dueño de Topper en Argentina y Brasil

En tanto, Topper quedó en manos del empresario brasileño Carlos Wizard Martins, número uno del Grupo Sforza, desde 2018. El magnate pagó 260 millones de reales para controlar la totalidad de la marca en diciembre de 2019. Recientemente, Topper anunció un plan de inversión de $ 500 millones para los próximos dos años. Su meta es alcanzar una producción de 4,6 millones de pares de zapatillas para este año.

Por su parte, el negocio textil se dividió entre empresas nacionales. Cladd se quedó con la planta de Florencio Varela y Fibran con la de Catamarca. La desmotadora chaqueña Marfra se hizo con la de Corrientes y Chaco y decidió mantener el nombre Alpargatas Textil, con su look original previo a la toma de control brasileña. Según los nuevos dueños, prevén invertir US$ 20 millones en los próximos tres años para reactivar la firma. Aún mantienen la marca Rueda y esperan cerrar el 2021 con unos 12 millones de metros de tela fabricada. 

Panther, la marca que creció en pandemia

Fuente: InfoNegocios ~ Panther es una marca cordobesa que fabrica 15.000 pares de zapatos y zapatillas y 120.000 prendas masculinas por año. Los Venencia comenzaron en el rubro hace más de 30 años, pero en el 2003 le compraron la marca a la histórica Rigazzio y desde ahí no dejaron de crecer. Conocé la historia y la proyección de la marca en esta charla de café con Matías Venencia en las oficinas comerciales de GNI en Cardinales Cofico

Soledad Huespe: Empecemos por la historia de Panther, Mati. 
Matías Venencia:
Arrancamos en el año 2003 con la marca Panther, compramos la marca.

SH: Se la compraron a Rigazzio, una empresa histórica de Córdoba. ¿Es así?
MV:
Sí, histórica, una empresa muy grande, compramos la marca y fuimos creciendo en unidades, dimos un salto bastante grande a lo que veníamos produciendo en la fábrica y la verdad es que nos abrió un camino de progreso, de proyectos a futuro, nos fuimos agrandando en el año 2008 y llegamos a 1.200 pares por día, solo calzado.

SH: Solo calzado porque claro, antes del 2003 (y para poner en contexto), tu padre ya tenía una fábrica de calzado. 
MV: Claro, él tenía una fábrica de calzado donde hacía un zapato legítimo, un zapato de suela. En ese momento se vendía mucho ese zapato y se producía la cantidad de pares que se vendían. Gracias a Dios con la marca Panther fuimos incrementando la producción, compramos una nueva planta en Barrio Alta Córdoba, fuimos creciendo y la verdad nos llamó mucho la atención el crecimiento a corto plazo. 

SH: Bien, y hoy no solamente hacen calzado, sino que también hacen indumentaria, ¿no? 
MV:
Exacto, hoy tenemos un producto urbano en indumentaria, algo de deporte urbano que se está usando mucho: jogging, buzo y campera. Y a su vez también tenemos noche, camisa, saco, pantalón de vestir, todo acompañado por el calzado. Por ejemplo, la indumentaria  deportiva está acompañada de zapatillas deportivas que por la pandemia están muy de moda. Tenemos una colección bastante amplia, para abarcar varios segmentos de la moda. 

SH: ¿Tienen una fábrica en Córdoba? ¿Dónde está? ¿Cómo es la fábrica? 
MV:
La fábrica es una empresa que está ubicada en Colectora Circunvalación al lado del Yaguar. La verdad que es un galpón muy amplio, bastante grande, la idea fue en su momento, hacer una inversión para futuros negocios, futuras marcas. Nos mudamos y fuimos creciendo con la producción, a su vez sumamos la producción de indumentaria y bueno, fuimos metiéndonos en un segmento de indumentaria que nosotros no conocíamos, porque éramos todos del calzado. Nosotros no conocíamos nada de indumentaria, mi papá tiene la empresa hace 30 años solo calzado, y ahora con la indumentaria nos está yendo muy bien. 

SH: Tuvieron que aprender todo, ¿es unisex?
MV:
No, es solamente hombre. 

SH: ¿Qué cantidad de prendas y calzado fabrican por mes? 
MV:
Por mes fabricamos 15.000 pares y 60.000 prendas por temporada, son 120.000 prendas por año. 

SH: ¿Dónde distribuyen cuáles son sus canales de comercialización?
MV:
Nuestro cliente potencial es el mayorista, es un cliente que ha estado en todos nuestros procesos desde el calzado, y en el camino fuimos agregando indumentaria  que fue aceptándose. Hoy tenemos muchos clientes con calzado e indumentaria de Panther. A su vez el año pasado, en abril, en plena pandemia, hicimos una inversión en la web, nos metimos en el canal virtual.

SH: No se pudieron escapar del canal virtual.
MV:
No, la verdad es que nos sorprendió mucho, tuvimos en invierno el fuerte del borcego de hombre y nos sorprendió, lo poco que nosotros habíamos invertido para arrancar porque no conocíamos ese canal y nos sorprendió. Entonces comenzamos a invertir más, agregamos indumentaria, accesorios y gracias a Dios hoy tenemos un cliente nuevo, que no  conocíamos y es la tienda virtual.

SH: ¿La clave ahí es la logística, no?
MV:
Sí, tenemos un depósito en fábrica que tiene su depósito con indumentaria y calzado exclusivamente para la Web, también nos sumamos a Dafiti y Mercado Libre. Así, tenemos tres tiendas virtuales que hacen que podamos incrementar la producción diaria de fábrica.

SH: ¿Dafiti es otra marca? 
MV: Es otra tienda virtual, que vende calzado y ropa también donde pueden encontrar nuestros productos. Todo lo que es virtual,  nosotros teníamos muy poco conocimiento, buscamos una empresa que nos está asesorando y  manejan todo lo que es tiendas virtuales y vamos incrementando prendas…

SH: Mati, con esta incorporación de la tienda virtual, ¿lograron suplantar un poco la caída de la pandemia o los potenció y empezaron a vender más?
MV:
Nos potenció, empezamos a vender más, incrementamos la producción de ropa y de calzado.

SH: ¿Cuánto incrementaron?
MV:
Aumentamos la producción un 30%, 40%…

SH: ¿Durante la pandemia? 
MV:
Sí, sí, nos sorprendió mucho.

SH: Hoy tienen la fábrica y además tienen locales propios.
MV:
Tenemos un local propio en Patio Olmos, en planta baja y tenemos un cliente en 9 de Julio  y San Martín, en esa esquina. Además tenemos clientes en todo el país, menos en el Sur.

SH: El local de Patio Olmos y el del centro entonces es venta  minorista, y  en el resto sería venta mayorista. ¿Así se distribuyen?
MV:
Así es.

SH: ¿Cuáles son los planes a futuro? 
MV:
Vamos a  seguir invirtiendo en la web y apostando ahí, porque es un cliente que no conocíamos. Salir con la marca a que nos conozcan en Córdoba, ser reconocidos en nuestra ciudad y después seguir a nivel país.

SH: ¿En qué provincias son fuertes? 
MV:
Somos fuertes en Mendoza, Salta, Jujuy, Santa Fe, en Buenos Aires estamos en Provincia, no estamos en capital. La idea es seguir apostando y abriendo cuentas nuevas de clientes que conozcan la marca y poder acompañarlos.

SH: Capital Federal es como el cuco siempre… ¿No? ¿Lo dejan para el final?
MV:
Sí, seguimos caminando por ahí, viendo qué cliente podemos encontrar para que nos siga acompañando en el proceso de dar a conocer la marca. 

Quién es el empresario detrás de la marca de zapatillas John Foos, que comenzarán a exportarse a la región

Fuente: Infobae ~ La empresa actualmente posee seis líneas de calzado y está presente en 1.200 tiendas. Ahora, está iniciando una estrategia de expansión regional

Si hay alguien que conoce a fondo la industria de las zapatillas en Argentina es sin dudas Miguel Ángel Fosati. Este empresario se inició en la década del ’70 vendiendo calzado de distintas fábricas locales a las tiendas departamentales Macy’s de Estados Unidos y fue en esos viajes cuando notó una tendencia muy llamativa: aunque la gente se vestía formal para el trabajo, con uniformes y zapatos, usaban zapatillas para trasladarse hasta la fábrica o la oficina.

“Ese fue el primer detalle que observé afuera. Por esos años había empezado a recorrer lugares donde se producían zapatos, como Alicante, en España, o Milán y Florencia, en Italia, que eran los productores más importantes que había de calzados de vestir y sport, y noté que había muy pocas zapatillas”, cuenta Fosati a Iprofesional.

Fue así que en 1980 decidió fundar su propia empresa a la que llamó John Foos. Para buscar un diferencial apostó a las zapatillas vulcanizadas, un proceso de fabricación que utilizaban muy pocas fábricas en el mundo y que consiste en un tratamiento en el cual el calzado se “cocina” en hornos especiales, dándole resistencia, elasticidad y confort.

Miguel Ángel Fosati fundó John Foos en los años '80

Miguel Ángel Fosati fundó John Foos en los años ’80

“Tuvimos una experiencia nefasta y muy fallida durante un tiempo hasta lograr el producto que queríamos, no pegábamos una. Luego montamos en Haedo una fábrica moderna y compramos los hornos acordes. Ya en 1982 estábamos en carrera, pero no teníamos marca, entonces no pudimos debutar en las primeras casas de deportes que habían aparecido en esa época”, recuerda Fosati sobre aquellos comienzos.

Ante la negativa de las casas de deportes –que sólo buscaban vender marcas de renombre– quienes primero les abrieron las puertas a las zapatillas John Foos fueron las vaquerías y las zapaterías de moda. Desde ahí conquistaron al público local y con los años se ganaron un nombre especialmente entre los jóvenes, que aún son sus principales compradores.

Hoy, con 41 años de historia, John Foos posee seis líneas de calzado con las que tiene presencia en unas 1.200 tiendas y casas de deportes de todo el país, desde Tucumán hasta Puerto Madryn.

En total poseen tres plantas internas en Beccar, donde producen unos 3.000 pares de zapatillas por día. Además, en 2019 lanzaron su propia tienda de e-commerce a través de la cual venden unos 3.500 pares mensuales y hace dos meses se asociaron con Mercado Libre para tener ahí una tienda oficial.

John Foos busca desembarcar con tiendas propias en varios países de la región

John Foos busca desembarcar directamente en varios países de la región

“Nosotros trabajamos mucho con el B2B en forma directa, y los comerciantes van reponiendo semana a semana lo que les hace falta, sin tener que comprar grandes cantidades. Para eso nos adelantamos en los cortes, los teñidos, los procesos industriales, para dar en el momento la necesidad de la demanda y reponer día a día lo que se vende”, explica sobre el proceso de abastecimiento que le permite a la compañía tener presencia en tantos puntos de venta.

Aunque la pandemia fue muy dura para el sector del calzado, Fosati apostó a continuar y hacer crecer a la compañía. En julio de 2020, en pleno momento de restricciones sanitarias, puso a disposición transporte propio para poder llevar y traer a todos sus empleados a Beccar y seguir funcionando con los protocolos necesarios. Además, acaban de incorporar a 70 nuevos trabajadores –ex empleados de la fábrica Suola, proveedora de Nike– para en los próximos meses desembarcar con sus productos en Uruguay, Paraguay, Chile, Perú y Bolivia.

Si bien la marca John Foos, que ya está registrada en 23 países de América, había llegado a algunos de esos mercados, no lo había hecho de forma directa, sino a través de licenciatarios. Ahora la novedad es que las zapatillas se exportarán directamente desde nuestro país.

“Estaremos desembarcando allí con nuestra propia tienda. A su vez tenemos a los asociados en cada uno de los países con sus tiendas físicas y también los mayoristas, colegas de Argentina que han aceptado ser mayoristas nuestros en estos países con productos importados desde acá. Ya tenemos toda la ingeniería montada, pero estamos esperando por lo temas sanitarios y de la pandemia”, finaliza Fosati.

Indumentaria deportiva: Secretos de la marca que está en el top 3 de ventas y que no para de crecer

Fuente: Perfil ~ La subsidiaria local de la firma de indumentaria alemana Puma lleva más de 40 años en el país con un modelo de negocio particular en relación a como lo maneja en el resto del mundo. En Argentina mantiene una planta de producción de calzado en la provincia de La Rioja de donde abastece casi el 80% de las ventas de zapatillas en el mercado interno.

Por otra parte, sostiene y agranda su cadena de retail con todos locales propios. Eso la ha llevado a concentrar unos 1000 empleados en el país y en palabras de su General Manager local, Gustavo Marques, les ha permitido crecer en el mercado local hasta lograr el 15% de participación que conocieron recientemente.

Pero el crecimiento en las ventas no se dio aislado, sino que vino de la mano de un plan de inversión de $400 millones de pesos que se definió para este año, y cuya mitad se destinó a abrir nuevos locales y la otra para incrementar la capacidad productiva de la fabrica con 3 nuevas líneas de ensamble. “Veníamos de fabricar 1,5 millón de pares y con las inversiones de este año estaremos llegando a casi 2 millones de pares de producción nacional”, explicó Marques en una entrevista con Perfil, en la que también recordó que ese incremento implicó la contratación de 150 personas que se sumaron a la planta entre enero y junio de este año.

El responsable de la marca a nivel local habló de la particularidad que tiene el grupo de trabajar con una fábrica propia en este país, siendo que en el mundo se abastece de terceros, y cómo esto los ayudó a seguir ganando clientes, aún en tiempos enrarecidos como los de la pandemia. Inflación, consumo, recursos humanos e inversión fueron algunos de los temas que abordó el empresario en este mano a mano con Perfil.

Perfil – ¿Cómo es tener la fábrica en Argentina?

Gustavo Marques: Es la única fábrica que Puma tiene propia en el mundo porque la industria se abastece normalmente de fábricas que producen en oriente para todos los mercados; sin embargo desde que la compañía nació en Argentina allá por el año ’77, decidió hacerlo con una planta productiva local. Además, en 2015 se invirtieron 6 millones de dólares para reacondicionarla a las necesidades tecnológicas más actuales. Allí tenemos unos 600 empleados.

Gustavo Marques-20210715

– La cadena de retail propia también les implica un tipo de negocio particular…

– Si. Todos los locales que tiene la marca son propios y trabaja personal de la empresa. Incluso este año abrimos una tienda muy relevante de 500 metros cuadrados de salón de venta en CABA (Florida y Córdoba) y otra recientemente en el Alto Palermo, también de casi 500 metros cuadrados donde podemos ofrecer todas las líneas de producto que tiene la marca. Tenemos otros proyectos en retail hacia adelante como la ampliación de los locales outlet en el Distrito Arcos y en Soleil shopping, que son dos proyectos previstos para lo que resta de este año.

– ¿Qué se fabrica en La Rioja?

La fábrica es sólo de zapatillas. A nivel global las zapatillas se producen generalmente en países de Oriente y se exportan a todo el mundo. En nuestro caso, tenemos una combinación de ambas con casi un 80% de zapatillas que se producen localmente y el resto se importan.

– ¿Y cómo es con la indumentaria?

– En el caso de la indumentaria tenemos un 40% de productos que se importan y otro 60% de producto que se fabrica localmente a través de proveedores locales, muy grandes, que trabajan con todas la marcas deportivas, homologados para producir en Argentina.

– Con lo cual, si bien no fabrican directamente, tienen lazos locales….

Si, claro. Además, también en la producción de indumentaria a través de los proveedores, registramos un fuerte crecimiento en el último año. Pasamos prácticamente de 200 mil unidades a 500 mil unidades de producción nacional con lo cual duplicamos con crecer el volumen de indumentaria producida localmente.

– ¿Qué pasa con la demanda local? ¿La pérdida adquisitiva del salario se nota en las ventas?

– Vemos un cambio de hábitos de consumo, que beneficia a la industria de la indumentaria deportiva y del calzado. Sin dudas hay un cambio de tendencia del consumidor que se aceleró durante la pandemia en beneficio de esta industria.

En tema precios, como tenemos un fuerte porcentaje de producción local, hemos podido acompañar los procesos de inflación sin tener que hacer fuertes incrementos. Visto desde ese lado, fuimos una de las marcas que mantuvo sus niveles de precios y por eso también  Puma es una marca que está logrando permanentemente crecer por arriba del mercado.

– ¿En qué ayuda tener producción local y cómo lo capitalizan?

– De hecho tener producción local asegura el abastecimiento y que se pueda seguir creciendo. Una de las novedades de este año es que hemos alcanzado 15% de participación del mercado, creciendo bastante por encima de lo que ha crecido el mercado, es decir que nos permite tener un posicionamiento de marca muy interesante.

– ¿Cómo los posiciona ese 15% en el mercado nacional?

– Claramente en esta industria hay tres marcas líderes y nosotros somos una de ellas. Estamos en el top 3 de ventas.

– ¿Cómo los trató la pandemia con sus empleados? ¿Hay una nueva normalidad para la firma a nivel laboral?

– A nivel país somos casi 1000 empleados, 300 de los cuales están en nuestra cadena de retail y unos 600 en planta y luego tenemos otros 120 empleados en la administración central. Claramente la pandemia nos hizo revisar muchas cosas. En la planta debimos hacer una inversión para extender las líneas productivas a fin de asegurar el distanciamiento social. Luego, en la administración central, la gente está trabajando en forma remota desde el inicio de la pandemia desde su casa, y hemos podido operar con total normalidad.

En el caso del retail (de las tiendas) hubo que implementar una serie de protocolos rigurosos como mantener los aforos de visita que iba definidos por el gobierno, control de temperatura para el acceso, el uso de alcoholo en gel, probadores, etc, etc. Con lo cual hubo que readecuar todos los protocolos sanitarios en las tiendas y así seguimos operando hoy en día.

Gustavo Marques-20210715

– ¿Cómo manejan la comercialización?

– En este segmento tenemos una novedad importante para destacar  porque este mes estaremos lanzando nuestra plataforma de e -commerce, operada 100% por Puma Argentina. Contratamos a un equipo de 6 personas que va a estar lanzando nuestra tienda online a fin de mes.

¿Cómo manejaban antes la comercialización online hasta ahora?

Teníamos y mantenemos el online a través de la páginas de e-commerce de nuestros clientes multimarcas de deportes. El peso del canal en nuestra industria -previo a la pandemia- pasó de ser menos de un 5% y hoy ya está a niveles de entre un 15 y un 20% del total, o sea que en algo más de un año se ha triplicado su participación.

– ¿Cómo vienen las las ventas?

– En relación con el año pasado claro que vemos tasas de crecimiento muy altas porque a esta altura del 2020 muchas de las tiendas estaban cerradas. Pero si comparamos contra 2019, en lo que van del año las ventas están bastante parecidas. 

– ¿Qué expectativas tienen para cerrar el año?

– Creemos que el segundo semestre del año debería ser incluso mejor porque entendemos que vamos a tener las tiendas abiertas y vamos a continuar con esta nueva normalidad. Además, tenemos fechas comerciales muy relevantes como el día de la madre, la navidad de diciembre y también suele haber un hot sale en noviembre, con lo cual debería ser mejor. Además, hay un cambio de hábito en el consumo que de alguna manera beneficia mucho a esta industria. Son marcas muy aspiracionales, lo vemos bien y por eso apostamos a estos crecimiento.

– El consumidor cambió, incluso usa las redes sociales para todo ¿Cómo trabajan en ese plano?

Hoy gran parte del presupuesto de marketing está destinado al mundo digital y ahí, obviamente, el poder comunicar a través de embajadores relevantes para el consumidor, es muy significativo. Entre las apuestas que hemos hecho últimamente incorporamos algunos embajadores internacionales como Neymar o la cantante Dua Lipa y a nivel local, tenemos a Lali Espósito como una de nuestras principales embajadoras para la mujer. También es muy importante para una marca deportiva contar con un club de fútbol y nosotros tenemos una muy larga relación con el Club Atlético Independiente que nos da mucho orgullo.

Marques terminó la charla explicando que la compañía también realiza cambios importantes puertas adentro, con sus empleados, para dar mejores oportunidades. En esa línea recordó que por primera vez aplicaron al ranking de “Great place to work” y “finalmente calificamos en el puesto N°15, como la mejor empresa para trabajar en la Argentina con más de 200 empleados”. Entre otras políticas, también enfatizó en la necesidad de trabajar en diversidad e inclusión. “Tenemos muchas políticas de RRHH para facilitar el trabajo de la mujer en la empresa, a tal punto que la mitad de nuestro comité de dirección está compuesto por mujeres”, concluyó el empresario.

Se puso en los zapatos de su padre y su abuelo, y le calzaron justo

Fuente: Punto Biz ~ A los 30 ya estaba cargo de Calzados Blanco, con un recorrido previo que lo llevó a ocupar casi todos los cargos dentro de la compañía.

Una empresa familiar con más de 45 años de historia. La segunda generación en llevarla al frente. Matías Blanco repasa su recorrido hasta llegar a convertirse hoy en director y presidente de Calzados Blanco. Fundada por su padre Antonio Blanco, y administrada junto a su hermano, lo que comenzó como una incipiente pyme familiar, hoy se ubica entre los mayores distribuidores de calzados nacionales e importados en el país.

La palabra calzado siempre sonó con fuerza en el ADN de la familia Blanco. Basta con remontarse a los inicios de la empresa. Su abuelo fabricaba zapatos para chicos y su papá los vendía. Pero llegó un momento en el que las ventas superaban la capacidad de producción y entonces comenzaron los viajes a Buenos Aires y por todo el país, la apertura de depósitos y el crecimiento en la cantidad de trabajadores hasta llegaron a los más de 400 que hoy emplean de forma directa e indirecta.

Ya hace 10 años que Matías lleva adelante la presidencia de la empresa. La pasión que le despertó de niño verlo a su padre trabajar, fue madurando con el tiempo y a medida que fue creciendo hasta convertirse en su vocación actual, la misma que comparte con su equipo familiar. 

Pero antes de llegar a ocupar ese cargo, transitó un largo recorrido en el que fue aprendiendo y formándose durante el proceso y que incluyó viajes de comercio exterior con su padre, su paso por la carrera de Ciencias Económicas, un trabajo part-time administrativo, y principalmente la sumatoria de experiencias que vivió dentro de la empresa, las cuales le permitieron conocerla a fondo y ganar la suficiente preparación para el desafío que le tocaría asumir más tarde. “Cuando me di cuenta, ya había pasado por todos los puestos de la empresa .Tenía 30 años y ya estaba en la dirección de la compañía”, reflexiona.

Matías comparte la administración con su hermano, con quien confiesa conformar un gran equipo. Hoy Calzados Blanco se posiciona como uno de los mayores distribuidores en el país de calzados nacionales e importados. En una línea de producción en la que predominan, en su mayoría, zapatillas deportivas y urbanas, a precios módicos y accesibles, entre sus principales marcas se encuentran: Namoro, la línea infantil “Kidy”, Vanner, entre otras.

 Desde 2011, la empresa tiene la licencia oficial de la marca italiana Diadora, y hace poco, lanzó su propia etiqueta de ropa llamada “Athix”. Hasta ahora, la empresa venía alcanzado un volumen de producción cercano a los 800.000 pares de zapatillas anuales. Un 60 % de ese total, producido entre sus dos plantas ubicadas al sur de Rosario, y el resto, eran importadas desde Asia.

Los planes de inversión proyectados siguen siendo más que ambiciosos y prometedores. Con el fin de acelerar aún más el crecimiento de su empresa, acaban de firmar un acuerdo con Bicontinentar Footwear Technologies, la planta ubicada en la región de Chilvilcoy, Provincia de Buenos Aires, que hasta 2017 fabricaba para Adidas, y hoy produce para reconocidas marcas como New Balance y Java. 

Las plantas de Calzados Blanco hoy están al 100% de su capacidad de producción, entonces la idea de la empresa, es proveerle la materia prima a Bicontinentar, y que ésta duplique la producción existente; a razón de 500.000 pares anuales más. Para completar, el futuro cercano de la pyme familiar, viene con proyectos de exportación en puerta.

María Giannone: creadora de zapatos con estilos únicos

Fuente: Diario Norte ~ “María asume en cada una de sus propuestas creativas la tradición y el legado de lo artesanal como base. Desde su taller crea piezas que trascienden la idea preconcebida de las tendencias cambiantes y el perfil efímero de determinado estilo. La contemporaneidad y el confort versátil han conformado el ADN de sus creaciones con recursos de la más alta calidad, ecuación que ha conducido al acierto a María Giannone de Ruma Zapatos”, licenciada Gisela Ferricelli, analista de mercados. Por: Pablo Silvestri Raffin 16 de Julio, 2021

90.jpg
María Giannone.

María estudió Técnica en Diseño y Modelaje de Calzado, Marketing de Moda en la Universidad de Belgrano y realizó el Curso de diseño, desarrollo de colecciones, tendencias en Arsutoria School Milan.

Recibió las siguientes distinciones: Premio Mejor colección de calzado. Tijera de Plata 2014 Cámara Argentina de La Moda, Distinción Una Mirada Femenina 2017 otorgada por la Federación de Comercio e Industria, Reconocimiento Mujeres Empresarias de la Ciudad 2020, Trayectoria Empresarial (FECOBA) y Distinción Sello del Buen Diseño Argentino 2021.

Definitivamente, María se abrió paso y tiene un lugar de privilegio en un mundo de hombres.

¿Cuándo nace tu pasión por elaborar zapatos artesanales?

En realidad, fue una necesidad, estar en contacto con mujeres en el día a día, noté que era un nicho que estaba bastante desprovisto, ya que el ingreso de marcas de afuera, productos de países limítrofes generaron que el calzado artesanal se vaya perdiendo y así cerrando talleres.

¿Por qué zapatos?

Nací en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires y siempre tuve una numeración grande, por lo cual no era fácil conseguir zapatos, -no es como ahora que las flats es algo común- entonces me mandaban a hacer zapatos, es algo cultural, de familia, que admiré y con los años me importó mucho investigar y poder realizar mis propios zapatos.

¿Considerás que sos una precursora en nuestro país de la cultura ‘bespoke’?

No considero ser una precursora de la cultura Bespoke. Sí, alguien que se atrevió, defendió y miraron con rareza al querer recuperar, revalorizar el trabajo realizado a mano, a medida, el medio punto. Al no provenir de una familia de ‘zapateros’ fue un gran desafío.

¿Cómo surge tu inspiración para la realización de nuevas colecciones? ¿Se mira mucho lo que se usa en el mundo?

La inspiración se basa en la necesidad de la mujer que día a día, año tras año se acercó a nuestra marca y la posibilidad de interactuar con el mundo de la moda, formarme, capacitarme. Hace que pueda presentar colecciones diferentes. Por ejemplo, yo uso amarillo hace más de tres años, y hoy es moda.

Pasa eso, cuando estás en tu trabajo al cien por cien, hay una mirada, una emoción que se presenta y se plasma.

En plena pandemia, para ser más precisa en octubre del año pasado, entre zoom y zoom empecé a bocetar otoño/invierno y hoy uno de nuestros diseños (de esa colección) obtuvo una distinción del Sello del Buen Diseño Argentino.

¿Cómo es tu relación con Swarovski?

Con Swarovski tuve hace muchos años y aún hoy, con su distribuidor oficial, un convenio de asociación, súper interesante.

Nosotros diseñamos una colección y ellos aprobaron y se les transfirieron los cristales. Esas piezas tenían una etiqueta que garantizaban el cristal colocado en dichos modelos. Cristales auténticos de 24 Cortes con etiqueta original de garantía. No es muy común que en las prendas o calzado se entreguen con sellos de autenticidad, pocas marcas lo han logrado.

Si uno piensa en zapatos generalmente los diseñadores son hombres. ¿Cómo te llevás con tus colegas? ¿Te costó ingresar en el mercado?

El rubro zapatería es por tradición de hombres. No es fácil y aún hoy seguimos apostando a desarticular las formas.

Es por eso que las mujeres zapateras del país nos hemos agrupado, ya casi somos 70 y trabajamos para estar unidas, generando espacios de reflexión y hábitos de consumo. Se crearon varias comisiones internas, externas, compromiso social, producción y armado de productos, de género y diversidad e innovación donde se ha generado una propuesta para dar clases, capacitaciones en espacios creados por colegas o en diferentes centros de nuestra ciudad y también provincia, con la finalidad de dar a conocer el oficio, que puedan aprender y por qué no, ser alguna de las personas que se acerquen luego para ser colaboradoras nuestras.

¿Con qué materiales trabajás o cuáles son los más nobles?

Trabajo con cueros naturales, textiles y todo lo que pueda ser usado en la realización de calzados o carteras, hay materiales nuevos que son muy confiables al momento de ser trabajados.

En zapatería ¿se aplica el clásico dicho: ‘la moda no incomoda’?

Es que nosotros no somos moda, somos diseño, identidad y sobre todas las cosas seguimos fieles a nuestros principios desde los inicios de la marca. No vas a encontrar nada que dañe la pisada, la postura y el cuerpo de una clienta.

¿En qué te diferenciás del resto?

Creo que tiene que ver con una identidad, con encontrar un diseño femenino y atemporal, que no tiene que ver en sí con la paleta del mundo. Son diseños que a mí me gustan llevar, con mis actividades diversas, y sentirme cómoda, segura, con un calzado de calidad. Sin tener dificultades.

¿Cuántas personas forman parte del staff de Ruma?

Somos varios, ya que la construcción de un par de zapatos tiene varios pasos: diseño, patrón, molde, corte, aparado, suela, armado, deformado, empaque y vamos, si además se bordan, se transfieren cristales.

Durante este tiempo de pandemia donde las fiestas de todo tipo quedaron en stand by, ¿cómo repercutió esto en tu empresa?

Fue y es una etapa de deconstruirnos y retomar, con otra mirada, con más valores, más respecto y mayor cuidado en cada pieza que estamos realizando.

¿Los argentinos estamos abriendo camino hacia el exterior con nuestras creaciones?

Sí y se puede. Somos caros por la materia prima y mano de obra, pero siempre se intenta. Los productos argentinos tienen buena aceptación en el exterior.

¿Existe un zapato que aún no hayas realizado?

Siempre, siempre en la realización de zapatos, te quedan diseños, propuestas, texturas por trabajar y hacer. Es un mundo infinito, donde abundan las formas y posibilidades.

¿Por qué los zapatos son pasión para las mujeres?

Son pasión para las mujeres y hombres. Hoy no hay una regla, desde hace años esto ha cambiado, evolucionó el cuidado y la imagen masculina.

Quizás aún faltan más marcas que surjan o las que están instaladas (de hombres) se animen a romper reglas y nos den otra mirada.

En Ruma también se confeccionan accesorios. ¿Cuáles son los más solicitados?

¡Todos! Porta lápices, porta tarjetas, porta celulares, carteras tres en uno y todo los que sean porta deseos.

Cada novia es única. Cuando una acude a vos para su casamiento ¿qué tiempo lleva el proceso creativo y de confección?

Aún a casi 20 años, siento eso, que cada novia es única y su universo es infinito.

Tenemos una entrevista inicial, zoom, video llamada o algunas se van animando a que sea presencial, donde nos conocemos y compartimos deseos, necesidades y trato de ver por dónde debemos ir con el calzado.

Luego, si ambas nos elegimos, nos reunimos para definiciones de todo, ahí tomo medidas, se define material, variedad de tacos e iniciamos el proceso. Teniendo en cuenta el momento entre 30-40 días hábiles entre pruebas y entrega final.

¿Los hombres también tenemos posibilidad de calzarnos un auténtico Ruma?

¡¡Claro que sí!! Siempre los recibimos con amor. Tenemos pocas hormas, las de vestir y súper sport. Cómo para cada diseño, se necesita, su horma, diseño, desarrollo. He preferido abarcar poco.

¿Qué abarca Ruma?

Así como tenemos una línea de alta gama con cristales, de novia, de madrina, de quince años, nos interesa tener algo un poco más urbano chic, prêt-couture.

¿Existe la posibilidad de que en el NEA desembarque en algún momento el universo de Ruma Zapatos & Carteras de María Giannone?

Por supuesto, es algo que tengo en agenda y deseo que pronto se concrete.

Adidas designa nuevo CEO en Argentina para reformular su modelo de negocio

Fuente: iProfesional ~ Siguiendo el modelo operativo que ya viene aplicando en Brasil, Adidas reducirá su estructura comercial en la Argentina a partir del cierre de muchos de sus locales y la adopción de un esquema de franquicias.

En la actualidad, la multinacional alemana cuenta en total en Argentina con ocho locales del concepto Originals y más de 20 tiendas en todos sus formatos, distribuidas entre la Capital Federal, Buenos Aires y Mendoza.

El plan contempla que solamente siga operando cuatro outlets en el país de manera directa y se desprenda del resto de sus sucursales en los próximos meses, comenzando con el cierre de las tiendas que actualmente opera en Mendoza, además de las ubicadas en los estadios de River y Boca Juniors.

A fines del año pasado, Adidas ya había anticipado su decisión de modificar su formato comercial en el país, instrumentando retiros voluntarios para reducir a la mitad su personal que hoy llega a algo más de 600 empleados; revisar la viabilidad de los locales propios cerrando varios y dando impulso a los canales de venta online.

Ahora, el directorio local de la marca de las tres tiras salió a ofrecer esos planes de retiro al personal afectado por esta reducción del negocio o a que opten por formar parte del plantel de los futuros franquiciados aunque sin tener en ese esquema asegurada la continuidad laboral.

Desde fines del 2020, Adidas Argentina viene aplicando este nuevo formato comercial en el país que contempla un fuerte proceso de reestructuración operativa apoyado en la reducción de sus ventas en locales físicos que serán reemplazadas por el formato virtual a través de su propia red de comercio electrónico o desde plataformas independientes como Mercado Libre.

Si bien desde la empresa aseguran que no tienen en carpeta abandonar el país, la semana pasada le comunicaron al personal local el nuevo formato operativo que también incluye la designación de un nuevo o nueva Country Manager.

El ejecutivo o ejecutiva tendrá a cargo replicar localmente el modelo que Adidas utiliza en Brasil, con tiendas que serán menajedas por franquiciados y el desarrollo de un fuerte canal de eCommerce.

El formato de franquicia también es utilizado por la compañía en Europa en donde le permitió acelerar su expansión, por ejemplo, en el mercado español donde planeaba abrir 14 establecimientos bajo dicho esquema de negocios entre el 2018 y el 2020, con tiendas con una superficie que oscila entre 350 metros y 500 metros cuadrados.

En ese mercado, una franquicia Adidas requiere una inversión de unos 250.000 euros y un local de un mínimo de 200 metros cuadrados situado en primera línea comercial. La selección del local se realiza conjuntamente entre el franquiciado y el franquiciador, tanto en el arranque como cuando el negocio está en marcha, a través de departamentos exclusivos de apoyo para las tiendas.

Crisis y pandemia

A nivel local, el proceso de reorganización apunta a optimizar el uso de los recursos a partir de las consecuencias que en la economía y en el negocio del retail generaron las medidas sanitarias para combatir la pandemia del Covid-19.

Adidas no logró quedar al margen de la crisis que vino afectando a todo el sector de indumentaria y calzado desde 2018 y que se agravó con la cuarentena.

El proceso también incluye la absorción de su subsidiaria Reebok (marca que Adidas compró en 2006 por u$s3.500 millones) para evitar la duplicación de estructuras de ventas, administración y logística. en la Argentina se venden alrededor de 30 millones de zapatillas deportivas anuales, mitad de los cuales son importadasEn el país se venden 30 millones de zapatillas anuales, mitad de los cuales son nacionales

En este caso, aplica la misma fórmula que lleva a cabo a nivel global y que podría derivar en la venta de Reebok, según la información que acompañó la publicación de los últimos resultados globales cerrados al 30 de septiembre del año pasado.

En cuanto a la producción en Argentina, el plan maestro mantiene la estructura mixta, entre importaciones y la fabricación nacional a partir de proveedores locales.

En el caso de la producción, tiene un contrato con la empresa Dass, que fabrica de manera exclusiva algunas de las líneas de Adidas en la planta que poseen en la localidad bonaerense de Coronel Suárez.

Hasta el año pasado, también tenía un acuerdo de producción con el grupo brasileño Paquetá que debió cerrar sus puertas por la severa crisis económica que afronta el país.

En el caso del Grupo Dass, también de origen brasileño pero en sociedad con capitales argentinos.

De hecho, tiene acuerdos con Adidas, Under Armour, Umbro, Fila, la japonesa Asics y más recientemente con Nike para la cual produce en su planta de la localidad misionera de Eldorado con un plantel de 500 operarios.

Se estima que en la Argentina se venden alrededor de 30 millones de zapatillas deportivas anuales, mitad de los cuales son importadas. Según la consultora especializada Segmenta, Nike (30%), Adidas (19%) y Puma (15%) son las líderes en ventas. Por detrás figuran Topper (Alpargatas), New Balance, Reebook (que pertenece a Adidas a nivel global), Converse y la alemana Puma, que en la Argentina fabrica y vende en forma directa.

Dejó la Argentina y se instaló en México para hacer zapatos a medida: hoy diseña y produce para todo el mundo

Fuente: iProfesional ~ Admirador de la estética, detallista, y con la fantasía de que la esencia de la época pre-industrial no termine de extinguirse para algunas cosas, Martín Castez abandonó la Argentina para radicarse en México y fabricar “zapatos a medida”.

Su interés por esta industria comenzó a despertarse cuando aún vivía en Buenos Aires y llevaba 14 años trabajando en una empresa de finanzas, allá por 2015.

“Ya no sentía satisfacción personal. No hablo en términos económicos, sino que, cuando algo no te hace feliz, ya no es sostenible en el tiempo. Entonces empecé a buscar qué hacer de ahí para adelante, cómo generar dinero con un trabajo, profesión u oficio que pudiera disfrutar”, explicó Martín a iProfesional.

A partir de ese momento empezó a buscar su rumbo, hasta que después de pasar por diferentes actividades que tenían que ver con el arte y la creatividad, desde la música hasta el dibujo, descubrió su pasión por fabricar zapatos a mano, de forma artesanal. Dedicación absoluta: Martín en sus horas en el taller.Dedicación absoluta: Martín en sus horas en el taller.

¿Por qué zapatos?, fue la pregunta teniendo en cuenta que existen ciento de marcas que producen de forma industrial, a razón de miles de pares por hora y es difícil competir, pero justamente, lo que busca con su marca “Castez Ermili” es todo lo opuesto.

“Me gusta el mundo de la vestimenta, no la moda en sí, sino todo lo que tenga que ver con lo estético. Siempre me interesó como una ropa puede enaltecer o por el contrario, ir en detrimento de la imagen de una persona. Lo veo como una expresión de la persona en sí, no como algo superfluo. Pero elegí zapatos por la forma de hacer un calzado, bien artesanal, con algo que hasta es rudimentario y donde puede canalizar mucha energía”, explicó. Arrancando el trabajo de cada día.Arrancando el trabajo de cada día.

“Hacer un zapato es cortar madera, clavar, poner cierta fuerza, rescato la parte primitiva de este oficio, donde se deben usar todos los sentidos, desde lo visual por su diseño, lo olfativo porque los materiales tienen un olor único, lo táctil a través de los diferentes productos que utilizo. Esa parte primitiva es la que me atrae”, comentó Castez.

El camino hasta hoy

Lo cierto es que Martín empezó con sus primeros pasos para aprender a “realizar zapatos a medida” en Argentina, con el maestro Fernando López Vizcaíno, quien lo ayudó a “amar la zapatería”.

A partir de entonces empezó a viajar e hizo cursos en Europa, pasó por escuelas francesas, italianas, austrohúngaras, conoció diferentes ramas y la lógica de cada calzado, porque no es lo mismo hacer un producto para el sur de Italia que para Inglaterra, ni por el clima ni por los gustos. Observando detalles del producto final.Observando detalles del producto final.

Su plan inicial era vivir en Japón, donde considera que puede encontrar la máxima expresión de la perfección por lo detallista de esa cultura, pero en 2015 fue a México a visitar a sus hermanos que ya vivían ahí, conoció a quien hoy es su mujer, y en lugar de 15 días de vacaciones se quedó a vivir. Entonces tuvo que buscar la forma de subsistir y la pasión por su trabajo se desarrolló en ese país, lejos de las urbes europeas y lejos de Argentina.

Una ciudad con mucha historia

La ciudad elegida por Martín, donde estaba de paso, se llama Querétaro. Está a 200 km de la Ciudad de México, es una zona de pueblos antiguos, post-colonial, muy diferente a los lugares donde vacacionan los argentinos. Sin embargo, también hay mucho turismo, especialmente quienes quieren conocer más de historia, donde se admira la arquitectura, las comidas típicas y un clima más semidesértico, explicó Castez.

Ahí empezó a poner en práctica todo lo que había aprendido Europa pero pensando en el nuevo contexto mexicano, aunque mucho de su trabajo es por encargue y se envía al exterior. Martín Castez, en sus diferentes etapas de creación.Martín Castez, en sus diferentes etapas de creación.

“Empecé solo, de cero, haciendo todo en un taller. Hace unos tres años se sumó un aprendiz que me ayuda en parte del proceso, pero desde el principio al fin estoy yo siempre presente”, comentó.

El proceso de fabricación de un zapato a medida no es simple y tiene lista de espera de 6 meses. Comienza con el pedido del cliente, que puede tener una idea definida o bien pedir un producto sin saber que quiere, para lo cual él lo ayuda a decidirse haciendo preguntas, definiendo su estilo, preguntando dónde va a usarlo, entre otras cosas.

Lo primero que se hace es tomar las medidas del pie, y comenzando con una madera va tallando la horma donde se monta el zapato. Se define el taco y la punta del mismo (más redondeada, cuadrada, etc.). Con la horma se hace un zapato de prueba con el fin de ver como calza y qué siente la persona. Este es un proceso interactivo que lleva entre 2 y 3 pruebas. Luego se apunta al diseño, donde se van definiendo los detalles entre su aporte y lo que el cliente quiere. Zapatos para todos los gustos y estilos.Zapatos para todos los gustos y estilos.

“El proceso lleva tiempo. Desde que me contactan tienen que esperar unos seis meses. Luego, cuando me pongo a trabajar, más o menos le dedico un mes”, comentó. También explicó que hace de todos los estilos, diferenciándose de muchos artesanos que se especializan en un solo estilo, como puede ser el inglés. Su idea es ser más versátil y hacer todo lo que piden, y si es un calzado que no conoce, se pone a investigarlo y lo aggiorna a los tiempos actuales.

En cuanto a los materiales que utiliza destaca que son todos de la mejor calidad. “La manera en la que hago los zapatos es artesanal, el mayor costo es el tiempo, por eso no tiene sentido hacerlo con materiales que no sean de calidad para tanto trabajo. El desafío es satisfacer al cliente”, comentó.

De esta forma, tiene demanda de Taiwan, Singapur, Asia, especialmente de clientes de mucho dinero pero que quieren el lujo personalizado, que buscan consumir algo que realmente les de placer. Martín Castez luciendo sus propios diseños.Martín Castez luciendo sus propios diseños.

Los productos que ofrece se dividen en tres servicios:

  • MTO (Made to order) “a pedido” sobre una horma estándar sin zapatos de prueba de calce empiezan en u$s600
  • MTM (Made to measure con derecho a un solo zapato de prueba) “hecho a medida” que empiezan en u$s1.800
  • Bespoke (es el servicio más exclusivo donde se pueden elegir muchos detalles técnico y estéticos con la posibilidad de varios zapatos de prueba de calce) empiezan en u$s2.800

Argentina, los recuerdos y la inspiración

Martín trabajando en su taller.Martín trabajando en su taller.

Durante más de una hora de charla con Martín, él listo para salir hacia su taller, el cual se ubica a 1000 metros de su casa; y nosotros desde Argentina, en medio del home office, fueron muchos los recuerdos y mezclas de temas, con anécdotas que lo devolvían a Buenos Aires y a su San Pedro natal y otras que lo situaban en tierra azteca.

Pero una sensación extraña resultó concluyente en esta charla con los que llamamos “expatriados”. Es uno de los argentinos que rescata todo lo que aprendió en su país, los años de experiencia que se llevó de una empresa y la enseñanza de su primer maestro de zapatos. Zapatos a medida, de diseño único.Zapatos a medida, de diseño único.

“Muchas veces hablé con amigos que también se fueron y para mi hay un contexto particular que destacar: de Argentina te podés ir peleado, enojado con la vida; o te podes ir pensando en todo lo que pasó y por qué pasó. El país te da un entrenamiento tan exhaustivo, tan duro, que si sos un emprendedor seguramente vas a salir adelante en otro lugar donde las cosas funcionan mejor y toda esa energía que los argentinos tenemos que distribuir en tantos problemas, en otro contexto se enfocan solo en el trabajo”, explicó agradecido con lo que vivió en su ciudad de origen.

Con sus 44 años, por ahora no piensa en volver, porque además trabaja con todos productos importados y sería muy difícil hacerlo en un mercado con importaciones limitadas, pero no da nada por definitivo, otro aspecto en común que suele encontrarse entre los emigrantes. Al fin y al cabo, algo de la tierra siempre se extraña.

Calzado entre los sectores industriales que crecieron en relación al primer trimestre de 2019

Fuente: Ser Industria ~ Lo afirmó Marco Meloni, integrante y fundador de la Mesa Nacional de Unidad PyMe (MNUP) y vicepresidente de Industriales PyMEs Argentinos (IPA), en diálogo con Ser Industria Radio

El industrial textil, también vicepresidente de la Fundación Pro Tejer, destacó en ese conjunto a sectores como el calzado, juguetes, textiles, marroquinería, químicos, plásticos, matricería y automotrices. 

Además, se refirió al rol del Estado y los bancos durante la pandemia, la implicancia de la ley antidespidos y las complicaciones que enfrentan algunas industrias para la importación de insumos. 

La semana pasada surgió una controversia entre la CAME y el ministerio de Desarrollo Productivo en relación a la producción de las PyMes. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Me llama la atención sinceramente, porque hay organizaciones gremiales empresarias, una podría ser la que nombraste, que cuando estábamos en medio de un genocidio industrial con la apertura de importaciones, suba de tarifas multiplicadas por 10 o15 veces, ajustes, tasas exorbitantes, baja de salarios, de poder adquisitivo y suba de servicios, estaban esperando los brotes verdes. Entonces no entiendo ahora por qué esta salida. Es la primera pregunta que me hago. Con respecto a la realidad, nosotros trabajamos mucho con el ENRE, con las eléctricas desde la Mesa, la Fundación e IPA. Somos grandes consumidores, la mayoría de gas. Sabemos que en el primer trimestre del año hubo un 67% de consumo mayor al mismo trimestre del 2020, donde tuvimos sólo 10 días de pandemia. También hubo un crecimiento del 21% de la producción industrial. Reconocemos las dificultades de la pandemia, que el Estado tiene que estar lo más presente posible, que hay sectores muy castigados como el turismo, la gastronomía, los negocios a la calle, los shoppings… Pero tenemos que reconocer también que del sector industrial 10 o 12 sectores crecieron fuerte y no por la gran demanda. Es muy probable que esto haya sucedido por las políticas de administración de comercio o porque fue muy mala la referencia. Hay sectores industriales que crecieron en relación al primer trimestre de 2019, cuando no había pandemia Los números nos están dando que, en sectores como el calzado, juguetes, textiles, marroquinería, químicos, plásticos, matricería, automotrices, el valor de crecimiento no es con respecto al 2020 sino al 2019. No hay duda que el Estado puede hacer más cosas. Nadie es perfecto, pero lo importante es la actitud y el camino hacia donde uno va. Las puertas están abiertas, somos escuchados y hay ida y vuelta. Antes también nos abrían las puertas. El problema es que no nos escuchaban. 

¿La reciente prórroga de la ley antidespidos juega a favor o en contra de la posibilidad de crear empleos?

En primer lugar, hay que aclarar una cosa muy importante y es que todo trabajador que se toma a partir de la nueva ley no tiene doble indemnización. Mi opinión personal, no institucional, sé que hay varios PyMes que no están de acuerdo, es que ni hace falta la ley, porque antes despedir a la gente la refundís a la PyMe. Por ejemplo, tenemos una tintorería especializada con todo nuestro ennoblecimiento de telas y si despido a esa persona es porque estoy quebrando. Porque no tengo un maestro formulador de tinturas, si lo despido no lo tengo más. Capaz que se hace una acción de achicar en puestos más bajos, pero la PyMe antes de despedir, recorta otras cosas. Es mi opinión particular, estoy de acuerdo con la medida, aunque muchos no la consideren apta para contratar gente. Pero reitero, no rige para la nueva gente contratada. Lo que no me parece bien es que no pueda despedirse a una persona con mayor antigüedad que está generando problemas, con justa causa. Eso no entra dentro del decreto, pero a veces se dificulta cuando la causa no está muy demostrada.

La MNUP sacó un documento donde adhiere a las restricciones y demanda más apoyo del Estado y los bancos. ¿Qué podrían aportar los bancos, que poco han ayudado hasta el momento?

Los bancos, desde la ley de Entidades Financieras de Martínez de Hoz de 1976/77, destruyeron el entramado productivo con las tasas usurarias y el dinero volcado a la especulación financiera y no a la producción nacional. Creo que son incorregibles en todo el mundo. Ahora tienen básicamente tres cosas: el grupo financiero, bancos, medios de comunicación y un laboratorio o una fábrica de armas. Con eso te esmerilan, te manejan la cabeza y te hacen pensar que el país que no tiene un sistema bancario que te de dinero para comprar un celular en 12 cuotas con una tasa como la que tenemos nosotros del 80%, no es del primer mundo, donde justamente la tasa es del 3% o no tienen tasa. Así que al sistema financiero lo veo incorregible. En la MNUP desde el primer momento de la pandemia, trabajamos cuando se planearon los ATP, una herramienta maravillosa, de lo mejor que sacó el ministerio de la Producción. El primer mes se salteó porque justamente se quería apelar a los bancos con préstamos a tasas negativas. Nosotros decíamos que no iban a dar el crédito, que habría que pagar tasas cuando no estábamos trabajando. Nos escucharon y nos dieron el ATP. Eso es escuchar y tener el ida y vuelta.

¿Y el Estado?

El comunicado de la Mesa es “más Estado” y eso quiere decir “más presencia” y yo hasta aconsejaría… Vamos a especular: ¿cuánto más vamos a tener estos picos de contagios tan grandes, cuando están entrando vacunas en buena cantidad? Será hasta junio, julio… Son dos meses que se podría estar pagando el ATP y además se los deberían dar solamente a servicios no esenciales, comercios, gastronómicos y turismo. 

¿A la hora de importar para producir hay inconvenientes?

El primer problema que hay, yo no soy economista, es de restricción externa, porque no pedimos más dólares para importar. Antes lo que hacían era endeudarse para poder importar. Pedían prestado a tasa para que vos pudieras viajar y comprar productos afuera. Destruían la industria nacional y no tenían impuestos para cobrar. Después te daban dólares para importar y está bien que lo hagan porque hay insumos necesarios, hay que ir para adelante, pero se sesgó totalmente el tema de la administración. Ellos que hablaban tanto del ajuste y del costo fiscal…si vos no tenés plata, tenés que vivir con menos de lo que uno gana, el gobierno es como el ama de casa… Pero pedían plata afuera para comprar los dólares que con las exportaciones no alcanzaban, hacían todo lo contrario. Eso hace que hoy no tengamos fondeos en dólares, porque se está negociando y la política es no endeudarse. Entonces tiene que haber una fuerte administración del comercio, que no se hace con tres personas y el conocimiento absoluto de las diez industrias o de las tres mil licencias no automáticas que existen. Es muy complejo y pueden estar tocados determinados insumos. Pero justamente las cámaras empresarias y sectoriales, estamos para corregir ese tema. El problema es que no todos los PyMes están asociados a gremiales empresarias. A veces hay que moverse y salir del confort. En general lo que pedimos son insumos intermedios o esenciales para la producción. Si está dentro de la cuota programada, hecho el reclamo y no se aprobó la importación, insistimos para que salga y en ese proceso tenemos respuesta. Pero tenemos que tomar conciencia que el trabajo debemos hacerlo desde la gremial empresaria. El Estado solo no va a ser perfecto para cada rubro o sub rubro y para cada nomenclador a doce dígitos, para ver si el insumo tiene que entrar o no, si se produce en el país o no. Es muy complejo. 

Fallece el cofundador de las zapatillas Vans, Paul Van Doren

Fuente: TN ~ Paul Van Doren, cofundador de la empresa Vans, cuyas emblemáticas zapatillas del sur de California eran vanagloriadas por algunos patinadores y que fueron un éxito internacional, falleció a los 90 años.

La compañía, con sede en Costa Mesa, al sureste de Los Ángeles, anunció el viernes en redes sociales la muerte de Van Doren, pero no proporcionó detalles.

“Paul no era sólo un empresario; era un innovador”, dijo la empresa. “Los atrevidos experimentos de Paul en diseño de productos, distribución y marketing, junto con su habilidad para los números y la eficiencia, convirtieron una empresa familiar de calzado en una marca reconocida mundialmente”.

Van Doren abandonó la escuela secundaria y se mudó al sur de California desde el área de Boston. Van Doren, su hermano James (quien murió en 2011) y los socios comerciales Gordon Lee y Serge Delia abrieron Van Doren Rubber Co. en el condado de Orange en 1966, donde fabricaban y vendían su propio calzado. Al principio, batallaron para producir suficientes productos para llenar las cajas de calzado en los estantes de la tienda.

Van Doren dijo a la revista Los Angeles Magazine el mes pasado que tenía dos décadas de experiencia en la producción de calzado, pero nunca en tiendas.

“La primera persona me dio un billete de 5 dólares, un par de zapatillas costaban 2,49 dólares”, dijo en la entrevista, después de publicar sus memorias “Authentic”.

“Pero no tenía dinero en la caja registradora, así que le di las zapatillas” sin pagar, dijo Van Doren. “Terminamos vendiendo 16 de los 18 pares de zapatillas ese día. ¿Sabes qué? Le dije, ‘regresa luego a pagar’. Todas esas personas regresaron y pagaron”.

El hijo de Van Doren, Steve Van Doren, dijo que la visión de su padre ayudó a convertirlo en un empresario exitoso.

“Mi papá era un hombre de sistemas”, dijo Steve Van Doren al periódico Los Angeles Times en 2009.

“Hacía cosas como poner códigos de color a las cajas: azul para hombres, verde para mujeres y naranja para niños. De tal forma que podías ver con qué inventario contabas. Sólo abría tiendas que tuvieran ventana libre a la derecha de alguna calle, porque pensaba que era la mejor forma de captar la vista de alguien que conducía cuando pasaba por allí”.

Van Doren también permitió que las personas pidieran calzado personalizado. Expandió la base de clientes al permitir que varios diseños se vendieran en todas partes, desde tiendas de surf hasta tiendas departamentales.

En su libro “Authentic”, Van Doren consideró que la clave del éxito era dar a los clientes lo que querían. “Si es un diseño a cuadros, si son rosas y amarillos brillantes, o si resulta que son dinosaurios o un cráneo con huesos cruzados, escucha su opinión sobre colores y diseños”.