Tosone: desde 1938, la misma familia se mantiene vigente en el mercado del lujo

Fuente: La Nación ~ Históricamente, la industria del calzado fue reconocida a nivel internacional, sobre todo por la calidad de los cueros. Sin embargo, la apertura al mundo siempre depende de las condiciones económicas y los vaivenes son una constante. Luego del retroceso de las exportaciones, a fines de los años 90, con la devaluación de 2002 las ventas al exterior comenzaron a recuperarse y se mantuvieron estables hasta que el atraso cambiario las volvió a afectar.

Entre enero y marzo de 2020, el sector calzado tuvo una fuerte caída de 66,2% en el primer trimestre de ese año al pasar de US$ 3 millones a U$$ 1 millón. A pesar de estos números , el sector sigue dando pelea con empresas y marcas ya consolidadas tanto en el mercado interno como externo.

Entre enero y marzo de 2020, el sector calzado tuvo una fuerte caída de 66,2% en el primer trimestre de ese año

Es el caso de la empresa Tosone, fundada en 1938 cuando el bisabuelo de la actual socia, que había llegado a la Argentina desde Mallorca y era zapatero, junto con algunos amigos instalan un pequeño taller donde hacían composturas y zapatos para algunos vecinos. Con el correr de los años ese taller fue creciendo hasta mudarse a Caballito, donde contrató como tenedor de libros a José María Tosone, que se casó con su hija Margarita y continuó el negocio. Dos de los tres hijos de ese matrimonio se dedicaron a la empresa y cinco de los siete nietos lo continuaron después, donde actualmente funciona la fabrica.

“Un día estaba en la facultad de Farmacia y Bioquímica, entre libros de química y física, cuando decidí tomarme un tiempo para dedicarme a full a lo que solo hacía cuando terminaba de cursar y rendir finales. Empecé a ir a los locales todos los días y, de a poquito, me incorporé a la fábrica. Para ser sincera no fue fácil, era un gremio muy machista , pero gracias al apoyo de mi padre cada día fui aprendiendo un poquito más”, recuerda y comenta Virginia Tosone, socia de la empresa.

Actualmente la fábrica desarrolla el 100 % de la producción de cada uno de sus calzados, produciendo 150 pares por día y 12.000 por temporada

Con una modalidad comercial centrada en locales propios y sin presencia en centros comerciales, la marca logra preservarse de los vaivenes económicos y consolidar un modelo de venta centrado en circuitos más exclusivos.

En el 2019 fueron seleccionados entre 20 empresas de la argentina para incorporar metodologías Kaizen (un famoso sistema de producción japonés que hizo que marcas como Toyota, Honda o Sony revolucionaran sus sectores). Para ello fueron apoyados por e INTI y profesionales japoneses con quienes trabajaron a lo largo del año, visualizando y realizando cambios en la compañía.

“El año pasado especialmente fue un año difícil debido a la pandemia que trajo como resultado una merma en el consumo interno. Antes una mujer se compraba cuatro pares de zapatos al año, ahora solo uno de ellos es de alta gama“, resalta.

Hacia el exterior

“En 2001/2002, luego de varias misiones comerciales junto a la Cámara de la industria del calzad, surgen las primeras posibilidades de exportar, primero a los países limítrofes. Luego llegó nuestra primera orden de compra para Europa, donde había que fabricar botas de cuero cuando estábamos en plena producción de verano y en Europa era invierno. Esto nos llevo a reorganizar la fábrica para exportar,” explica.

“Con un dólar más competitivo tenemos que ir pensando en exportar más, pero para eso hay que conquistar de nuevo al mercado externo. Entre 2002 y 2012 se exportaba casi un 40 % de la producción a mercados como Suecia, pero eso fue mermando por el tema cambiario”.

Actualmente la empresa exporta a Chile , EE.UU, Japón y están en negociando para exportar a Italia Peru y Colombia

En el extranjero, Tosone vende sus productos dentro del nicho de lujo, con un precio mayorista de entre US$70 y US$75. “Lo ideal sería estar entre US$55 y US$60 para ser más competitivos. En el 2001 llegamos a exportar el mismo producto a US$25, Podríamos habernos dedicado completamente a la exportación, pero sabemos que con la inestabilidad cambiaria nos conviene tener una pata en el mercado interno y otra afuera. El mundo valora la calidad de los zapatos argentinos y cada vez más su diseño”, finaliza.

Un amigo le prestó $300 y montó un negocio de $15 millones vendiendo alpargatas

Fuente: Apertura ~ En marzo de 2009, Fermín Laborde quiso comprar un par de alpargatas reforzadas en Buenos Aires, pero luego de preguntar en varios locales de venta de calzados, volvió a su casa sin las alpargatas en los pies, pero con una inquietud en la cabeza. ¿Había en este mercado una demanda insatisfecha? El emprendedor de Trenque Lauquen contactó un mayorista de alpargatas y con el préstamo de $300 de un amigo compró los primeros 30 pares. Comenzó a vender y a los pocos días ya le había devuelto el dinero a su amigo. 

El producto tenía un cien por ciento de rentabilidad y el total de lo recaudado se reinvertía en stock, por lo que enseguida comenzó el crecimiento. Así nació Quiero Alpargatas, con el fundamento de que los consumidores compran por impulso. “Había que encontrar el camino más corto desde el impulso o desde ese pensamiento, hasta la marca”, dice el fundador de la marca a la que luego se asoció su hermano Gastón.

La marca, ahora llamada QA Company, hoy vende indumentaria y calzado en su mayoría de forma mayorista y más del 20 por ciento de estas ventas se exportan a países de la región, Estados Unidos, Europa y hasta Emiratos Árabes. 

El primer paso en el exterior fue en Uruguay en el 2014 y con la ayuda de la fundación ExportAr. Según su fundador, esta pata va a seguir creciendo en 2021, pero dependerá de factores como inflación y tipo de cambio, ya que “lo que hoy puede ser un buen negocio, en tres meses puede dar pérdida”.

Laborde asegura que fomentar la exportación es importante para la generación de empleo, pero requieren de la ayuda de medidas que sumen previsibilidad, especialmente en cuanto al tipo de cambio y costos internos para poder planificar, ya que en general los procesos de producción son largos. “La inestabilidad interna genera problemas para proyectar. Por otro lado, la carga impositiva se nos hace muy pesada a las PyMEs. También ayudaría contar con acceso al crédito para capital de trabajo”, reflexiona.

En cifras

  • Fundación: 2009
  • Ciudad de origen: Trenque Lauquen
  • Cantidad de empleados: 4
  • Facturación anual: $ 15 millones
  • Mercados a los que exportan: Estados Unidos, España, Gran Bretaña, Australia, Emiratos Árabes, Uruguay, Paraguay y Chile.  

Una empresa brasileña apuesta a volver a producir la marca Nike en Misiones

Fuente: Clarin – Después de reducir al mínimo la dotación de empleados y la producción de zapatillas en la planta industrial de Eldorado, la empresa brasileña Dass anunció nuevas inversiones y la contratación de al menos 60 operarios este año para poder cumplir contratos con las marcas Asics, Fila, Umbro y próximamente Nike.

El gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, se reunió en Buenos Aires con los directivos de la firma. La intención es buscar alternativas para que Dass recupere el nivel de producción que tuvo hace algunos años. La planta de Eldorado llegó a contar con 1.490 obreros que ensamblaban 22.500 pares de zapatillas diarios para marcas de primera línea.

“Están interesados en que Misiones siga acompañando el plan de inversiones de Dass en Eldorado. Ahora van a empezar a producir para Asics, pero tienen una capacidad operativa muy alta, hoy ocupada con las marcas Umbro y Fila. Me dijeron que quieren seguir ampliando la línea de producción”, sostuvo Herrera Ahuad.

El embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, había anunciado hace diez días que Dass tenía previsto invertir 25 millones de dólares para mejorar y ampliar sus fábricas de Eldorado y Coronel Suárez. Fue durante una visita a una planta de la firma en Novo Hamburgo, en Río Grande Do Sul, donde se entrevistó con uno de los directores de la firma.

El gobernador y el embajador mantuvieron una teleconferencia con los directivos de Dass Brasil, quienes confirmaron que volverán a fabricar zapatillas para Nike, un contrato que había caído el año pasado. La marca de la pipa era uno de los mayores clientes de Dass en la región.

Nike había acordado en febrero del año pasado con el grupo mexicano Axo la venta de sus operaciones en la Argentina. Pero esa transacción -que también involucraba los negocios de Nike en Chile y Uruguay- se cayó por la pandemia.

Dass desembarcó en Misiones en 2007 y en poco tiempo se convirtió en una de las principales industrias de la zona Norte de la provincia. Con una demanda en aumento, el plantel de trabajadores se incrementó hasta llegar a los 1.490, pero las importaciones y la caída en las ventas hizo que desde junio del año pasado la fábrica de Eldorado cuente con apenas 307 operarios.

El dirigente gremial Darío Vera, de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado (UTICRA), contó que actualmente producen unos 6.000 pares diarios en Eldorado. “Las expectativas están la vuelta de Nike. Nos anunciaron que sería para mayo, pero creemos que podría ser antes”, se entusiasmó Vera.

En su momento, la situación económica del país frustró los planes de expansión de Dass en Misiones. La firma había adquirido terrenos y tenía previsto montar más líneas de producción, pero la caída en los contratos y ventas hizo que todo quedara en suspenso.

Vera contó que “el año pasado la fábrica estuvo a punto de cerrar, pero las gestiones del gremio y el Gobierno permitieron que empezáramos a producir para Under Armour, la fábrica que viste a Rosario Central y Estudiantes de La Plata”.

Cómo Vaca Muerta inspiró una empresa de diseño de marroquinería

Fuente: La Nación ~ Vaca Muerta, como se sabe, es el principal yacimiento petrolífero no convencional de la Argentina y, para las hermanas Basilotta, fue la inspiración para una nueva marca de accesorios de marroquinería. Ornella, diseñadora; Carla, politóloga, y Mora, comunicadora y productora de moda, llevaban una década trabajando con “Basilotta” una línea de indumentaria femenina tradicional hasta que un viaje a Neuquén cambió el foco del negocio. Nació “Frackingdesign”, una empresa de triple impacto.

Las hermanas ya analizaban convertir la marca “Basilotta” (producían unas 15.000 unidades por temporada, tenían 60 clientes en el país y cuatro franquicias) en algo más sustentable. Ornella viajó a Neuquén a buscar fibras naturales de mohair para una serie de diseños y allí conoció una planta de residuos a la que llegaban los bolsones que llevan la arena para la explotación en Vaca Muerta. “Cuando vi las telas inmediatamente pensé que teníamos que hacer algo, que podíamos recuperarlos”, cuenta a LA NACION.

A las bolsas de arena recicladas se les suma cuero de descarte.
A las bolsas de arena recicladas se les suma cuero de descarte.

En la planta los bolsones se trituran y se queman. Las estimaciones indican que en Vaca Muerta se emplean, en promedio, 40.000 toneladas de arena por pozo, que equivalen a 26.500 bolsas. “Las cifras muestra el impacto ambiental de esos residuos; hay tres plantas para tratarlos; si no van a la que los quema van a un relleno sanitario -agrega Ornella-. Supe que en vez de una línea de hilados naturales podíamos hacer mucho más”.

Por protocolo no pudo llevarse, como esperaba, un bolsón para mostrarles a sus hermanas. Le prometieron que en una semana lo recibiría por avión lavado y sanitizado. Cada uno tiene tres metros de largo por uno de ancho. Lo que iba a ser una línea de producción se transformó en una marca; decidieron dejar “Basilotta” y emprender el diseño de marroquinería. Produjeron 10.000 artículos el primer año y ya analizan posibilidades de exportación.

Armaron una cadena productiva: en Neuquén desarman los bolsones y hacen su primera limpieza; en Buenos Aires se planchan (el calor termina el proceso de sanitazado) y se bobinan igual que los rollos de tela. Con la decisión tomada, se comunicaron con sus clientes de indumentaria y empezaron a “medir temperatura del producto para ver si era viable; encaramos una preventa también para conseguir capital genuino”, explica Ornella.

Los productos tienen impacto ambiental porque usan un residuo como materia prima, el que es reciclado mitigando la huella de carbono; social, porque en la cadena productiva intervienen diferentes cooperativas, fomentando el trabajo justo, registrado, y local y económico porque es un negocio rentable, “lo que permite que los otros dos impactos sean sostenibles en el tiempo”.

Ornella Basilotto fue quien viajó a Neuquén y "descubrió" el material.
Ornella Basilotto fue quien viajó a Neuquén y “descubrió” el material.

El interés de las hermanas es demostrar que el reciclado no es de baja calidad, sino que genera productos de primera línea: “Con material de reutilización es posible competir con los mejores; a la tela de los bolsones les sumamos cuero vacuno de descartes, que hacen a nuestro producto 100% reciclado. Un material noble asociado a la identidad cultural argentina, que además se trabaja a mano”, dicen.

A medida que fueron avanzando, cambiaron y vendieron las máquinas textiles por específicas para marroquinería. La primera colección apuntó al canal corporativo. La Municipalidad de Neuquén las invitó para contar el emprendimiento -“lo que demuestra que el problema ambiental es real”- y la propuesta se viralizó. “Nos llamaron de varias empresas que trabajan en el yacimiento y el impulso fue enorme”, recuerdan.

La tela de los bolsones es polipropileno; el tejido es parecido al de una arpillera, pero más suave; es impermeable y muy resistente. Las Basilotta realizaron pruebas con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para analizar a qué se podía exponer el material.

“Buscamos a través de nuestros diseños dar un mensaje de concientización. Es una forma creativa de transformar y reciclar residuo y reinsertarlo en una economía circular”, agrega Ornella. La comercialización es a través de la tienda online de “Frackingdesign” y en algunos locales de diseño de autor.

Vuelta a Clases: Topper lanzó descuentos en zapatillas, 18 cuotas sin interés y envío gratis

Fuente: Todo Provincial ~ Por el regreso a clases, la reconocida mara lanzó una oferta especial con descuentos de hasta el 60% en calzados e indumentaria. Además ofrecen 18 cuotas sin interés y envío gratis.

La promoción se puede consultar en la tienda online de Topper. Las 18 cuotas se aplican a tarjetas bancarias Amex, Mastercard y Visa.

De este modo, hay zapatillas para niños y niñas desde 2 mil pesos que pueden ser pagadas en 18 cuotas de 112 pesos.

La marca también ofrece productos relacionados al fútbol como botines, pelotas, bolsos, medias, canilleras y guantes, entre otros.

La importadora de New Balance intensifica la producción local y se expande a la región

Fuente: Cronista ~ Luego de un año para borrar del calendario y de la mayoría de los business plan, las empresas importadoras buscan nuevos objetivos para lograr ser sustentables.

Y no es una excepción para JMC Group, la importadora de New Balance, Joma, la etiqueta de indumentaria de natación Speedo, JDH, la brasileña Melissa, Birkenstock y que en 2019 trajo al país contenedores de ropa de otras temporadas de H&M y armó un outlet de la marca que fue furor mientras duró.

Así, la empresa creada por Arturo Alacahan y que en 2013 tomó la distribución de New Balance y Joma en la Argentina, intensificará la producción local de calzado y se expandirá en la región con foco en Uruguay, Chile y Paraguay.

“Si bien 2020 es un año que no se puede contar, veníamos de dos años complicadísimos”, señala Jorge Coral, gerente General de la firma.

Jorge Coral, gerente general de JMC

Entre 2018 y 2019, de las cuatro fábricas que había en el país homologadas por New Balance para la producción de calzado solo quedó una y así luego del pico de 1 millón de pares que la empresa ensambló en 2017 solo hubo caída.

“Nuestro objetivo es volver a instalar todos los procesos de ensamblado. Queremos intensificar la producción. Este mes con 20.000 pares y luego pasar a 40.000 de todas las marcas”, cuenta Coral, quien asegura que no es un problema de consumo.

“Vendemos productos importados a valor dólar y no cobramos cash”, explica.

En el caso de la indumentaria, con New Balance y Joma el 70% de las venta s se fabrica acá. En la Argentina se producen medias, remeras y buzos.

Sin embargo, Coral cuenta que “hay entrega de textil importada casi nula y la producción nacional está teniendo muchos problemas en toda la cadena, problemas de insumos y de restricción horaria. De ahí a faltante. Y es un problema mundial”.

De hecho, la firma hoy tiene 15 locales propios -entre mono marca, (exclusivos de New Balance, Birkenstock y Melissa), y multimarcas deportivos y otros locales que están más dedicados a moda – y no piensa en la expansión por problemas de abastecimiento. “Es un buen momento para abrir locaciones baratas pero el problema es que no hay mercadería”, asegura Coral.

Mirar a la región

Con años de experiencia en la Argentina, la firma buscar consolidar sus marcar y trayendo algunas nuevas mira a otros países de la región. “Las mismas etiquetas son las que buscan distribuidores con operaciones en varios países”, asegura Coral que da el ejemplo de Gooring Bros, la etiqueta de cups que la empresa sumó a su portafolio para toda la región. También incorporaron New Era, otra firma de cups y sombreros.

“En Chile, Uruguay y Paraguay, empezamos con una operatoria comercial con una de las marcas, y estamos empezando con el proceso de armar estructura en cada uno de esos países”, detalla.

La inspiradora historia de Grimoldi, la empresa familiar que calzó a generaciones de argentinos

Fuente: IProfesional ~ Grimoldi es una de las marcas más conocidas de calzado en el país. Esta es la historia de la empresa y de la familia que la fundó

Fue el año de la reconciliación. En 1860, Buenos Aires se unió al resto de las provincias para conformar la República Argentina. Habían pasado cincuenta años de marchas y contramarchas desde la Revolución de Mayo. Por fin se iniciaba un camino en armonía. Ese año arribó al país un joven oriundo de Como, Italia. Tomaso Grimoldi tenía 18 años y en poco tiempo desarrolló su talento como zapatero remendón. Instalado en la calle Piedad 1110 (hoy Bartolomé Mitre) y asociado con Cayetano Rimoldi y Martín Nillergi, también italianos, se ocupó de los zapatos de los vecinos. El negocio iba tan bien, que en 1868 sumaron a un aprendiz de once años: Luis Grisetti.

Ese año, Tomaso –ya convertido en Tomás–, se casó con Ángela Rimoldi, hermana de su compañero.

Fueron naciendo los ocho hijos. Celestina, Juana, Alberto, Enrique, Luis Alfredo, Ana, Amelia Ángela Raquela y Miguel Rodolfo. Desde chicos, los varones fueron ejercitados en los secretos del oficio. El aprendiz Grisetti también era considerado de la familia. Más aún cuando en 1888, a los 31 años, contrajo matrimonio con Celestina Grimoldi.

En 1895, mientras el padre disfrutaba de rentas, luego de años de trabajo de lunes a lunes, los varones (Alberto, Luis y Enrique), más el cuñado Luis, crearon Grisetti y Grimoldi Hnos., que funcionó en un local ubicado en Ombú (Pasteur), entre Piedad y Rivadavia.

Los factores que hicieron despegar a la marca

Hasta la primera década del siglo XX, la empresa tuvo una evolución continua. Más allá de la coyuntura favorable del país, que para ese entonces crecía a un 6% anual, hubo dos factores que fueron determinantes en el desarrollo de la empresa.

La promulgación de la Ley 1420 de Educación Común estableció la obligatoriedad de la formación primaria. Los niños comenzaron a asistir masivamente a las escuelas y necesitaron calzado adecuado. Con el tiempo, los zapatos escolares de Grimoldi se convirtieron en un clásico como luego fueron los Kickers y los populares Gomicuer, cuya goma indestructible soportaba horas de picaditos en los recreos.

En segundo lugar, los médicos recomendaban los zapatos de la marca Grimoldi para corregir defectos del pie de los chicos. De todas maneras, el envión externo que recibió la compañía no habría servido de mucho sin la fuerte inversión que hizo Alberto Grimoldi en maquinarias para calzados, tecnología de punta para la fabricación de hormas propias y selección de curtiembres a tono con la calidad de los zapatos.

En 1906 Luis Grisetti dejó la compañía. En los años 20, Grimoldi Hnos. volvió a apostar por la innovación. Crearon “la marca del medio punto”, frase que registraron y que indicaba una manera de medir calces por medio centímetro en lugar de tres cuartos de centímetros.

A lo largo de los años, Grimoldi siempre mantuvo una fuerte presencia en el ámbito del calzado escolar.

A lo largo de los años, Grimoldi siempre mantuvo una fuerte presencia en el ámbito del calzado escolar.

En la década del 30, la empresa, que hasta el momento sólo actuaba como proveedora de terceros, realizó un cambió fundamental en la forma de comercialización: inició la exposición y venta directa al público. En épocas de esplendor, el local de Florida y Corrientes llegó a vender mil pares de zapatos diarios.

Un hecho notable ocurrió por aquellos años en que los Grimoldi optaron por el mercado minorista. Alberto decidió viajar a Alemania a visitar la cadena de zapaterías Leiser con el fin de conocer los detalles de la venta al público. Cuando la persecución nazi hacia los judíos en Alemania se hizo intolerable, y ante la posibilidad de que se le confiscara todo, la familia Leiser, dueña de aquella cadena de zapaterías, envió su dinero a la Argentina. Más precisamente, se lo confiaron a Alberto Grimoldi. Cuando concluyó la Segunda Guerra Mundial, Alberto facilitó la entrada de los Leiser a la Argentina y devolvió, tal como les había prometido, todo el dinero que habían enviado antes del exilio.

Una nueva denominación tuvo en los años 40: Alberto Grimoldi – Fabricación de Calzados.

En ese tiempo la compañía estaba en el podio de la producción de zapatos. Alto vuelo para los descendientes de Tomás, aquel zapatero de la calle Piedad, quien trabajó con ahínco y sin imaginar que, gracias a sus hijos, el apellido terminaría designando a la empresa de calzado más importante de América Latina.

Grimoldi se mantiene como una de las marcas más prestigiosas de calzado.

Grimoldi se mantiene como una de las marcas más prestigiosas de calzado.

Prestigio y tradición familiar

A partir de la muerte de Alberto Grimoldi en 1953, la firma quedó en manos de varios primos. Su hijo homónimo se retiró de la empresa para volver en los 80 y preservar el patrimonio familiar. En aquellos años, un estudio de mercado reveló que la marca Grimoldi era prestigiosa y que su producto se consideraba calzado de calidad, pero aburrido.

El rediseño se puso en marcha. Y no solo eso. Como aguijoneados por los resultados, llevaron adelante una campaña memorable en 1967, cuando expusieron para la venta en sus principales locales los coloridos zapatos Por Art flúo de doble plataforma (14 cm.) creados por Dalila Puzzovio, del Instituto Di Tella. Si hubo revoluciones del calzado, sin dudas la del 67 está en la lista porque llenó de colores el mercado.

Desde 1985 la compañía se denomina Grimoldi S.A. y se mantiene dentro de la familia. Ya es una empresa de cuarta generación en la Argentina y con un sello de prestigio que reconocen, en todas las latitudes, los principales competidores del mundo del calzado.

Importante fábrica rosarina invierte y se mete en el creciente negocio del calzado de seguridad

Fuente: Eco365 ~ El diseño, desarrollo y producción es 100% nacional. Generará nuevos puestos de trabajo y ya piensa en nuevos productos. Se trata de un segmento con fuertes jugadores  09 de Febrero de 2021

La marca de calzado Ringo redobla su plan de expansión con una fuerte inversión en diseño y desarrollo 100% nacional para meterse en el creciente y disputado negocio del calzado de seguridad, que estéticamente por afuera se parece cada vez más a una zapatilla. El lanzamiento de la nueva línea de producción implicará la generación de nuevos puestos de trabajo en Rosario.

El proyecto del fabricante local, que nació hace más de medio siglo en el fondo de una casa, se inició hace dos años y “se va a fabricar 100% en Argentina”, explicó Cristian Bruni, presidente la compañía a Ecos365.  

“Para nosotros es un nuevo sector, ya que no teníamos ese tipo de productos, y el beneficio es que se puede producir en mayor escala”, señaló el directivo.

En el mercado hay muchos fabricantes, todo lo que se comercializa es nacional, ya que debe cumplir muchas normas y es muy difícil importarlo. Los principales jugadores actualmente son Ombú, la rosarina Funcional, Kamet, entre otras.

“Es un mercado que tuvo un crecimiento constante y hoy es no solo usado por los empleados de las fábricas sino también el personal independiente y profesionales, por eso el gran crecimiento”, dijo Bruni al ser consultado por Ecos365 sobre por qué el interés en este segmento del calzado. Por ley se deben renovar cada seis meses.

El directivo explicó que el proyecto de “Ringo Work” sale al mercado con una gama de productos que “se irá expandiendo a medida que vayamos cumpliendo las metas y cubriendo la producción establecida como meta”.

La industria del calzado viene de un 2020 muy malo, en el sector del calzado de seguridad no se sintió tanto la caída y en la actualidad está prácticamente esta recuperado.

Llega la nueva colección de calzado de running enfocada en la velocidad

Fuente: TN – Pensada para quienes entrenan medias y largas distancias, Nike presentó su última colección en la Argentina

En el mundo del deporte, los récords son un gran incentivo para mejorar constantemente. Y dentro del atletismo en general, y el running en particular, lo son aún más. Sobre todo porque no suelen romperse seguido y, cuando esto pasa, los nuevos registros quedan en la historia por bastante tiempo hasta que otros los superan.

Sin embargo, en los últimos tiempos esto no es tan así. De hecho, sólo en 2020 se rompieron 13 récords mundiales en la disciplina. Esto se debe no sólo al talento y preparación de los atletas, sino al rol fundamental que cumple la tecnología en los nuevos calzados de running.

Nike también acaba de romper uno propio: lanzó su colección de zapatillas enfocada en la velocidad. Inspiradas en las Nike Air Zoom Alphafly Next%, aquellas con las que Eliud Kipchoge logró el récord histórico al ganar el Maratón de Berlín con un tiempo de 2:01:39, esta nueva colección tiene siluetas nuevas y diseños únicos creados con la más alta tecnología: Vaporfly Next%, Tempo Next%, y Pegasus 37.

A excepción de las Pegasus 37, el resto de los modelos de la nueva familia de siluetas cuenta con el novedoso sistema Nike Next%, creado para darle a los atletas un beneficio cuantificable y que tiene como eje las carreras de larga distancia. El programa combina lo mejor de la ciencia deportiva y la ingeniería, asesorados por atletas para abordar el diseño del calzado desde una mirada única con la tecnología más innovadora del mercado.

Las Nike Air Zoom Vaporfly Next% se convirtieron en el primer calzado de la marca en debutar con el sistema Nike Next%. La silueta presenta una placa de fibra de carbono completa, a lo largo de toda la zapatilla; y obtiene un alto retorno de energía gracias a la espuma ZoomX. Creada por la ciencia y perfeccionada por atletas de elite, fue diseñada exclusivamente para ayudar a lograr la mejor marca personal y romper récords.

También con el objetivo de economizar tiempos y reducir la brecha existente entre los entrenamientos y las competiciones, los diseñadores en el Nike Sport Research Lab de Oregón crearon las nuevas Nike Air Zoom Tempo Next%. La idea fue llevar la tecnología a la mayor cantidad de corredores posible y transformar a la silueta en una compañera ideal para los maratonistas, debido a su intenso entrenamiento. Al ser un calzado pensado para uso diario, tiene que soportar un mayor kilometraje, por esto, cuenta con cápsulas Zoom Air que brindan un mayor retorno de energía, espuma ZoomX en el antepié y espuma React en el talón para una mayor durabilidad. Además, tiene una placa hecha con un material más suave y más flexible a diferencia de los otros calzados. Es menos rígida para el uso diario y permite al pie desarrollar fuerza en los entrenamientos.

Por último, el modelo preferido por atletas de elite y amateurs se renueva con las Nike Air Zoom Pegasus 37. La zapatilla de running más vendida de la historia se modernizó con nueva tecnología y un nuevo look. Con respecto a versiones anteriores como la Pegasus 36, el nuevo modelo incorpora por primera vez espuma React, que combinándola con la cápsula de Zoom Air en el antepié ofrece como resultado una pisada más reactiva, elástica y ligera, pero también más duradera.

La nueva colección ya se puede conseguir en el Nike Buenos Aires de Alto Palermo y todos los Nike Stores, Dexter y otras cadenas multimarca desde el jueves 21 de enero.