El chaqueño que empezó con $5.000 y ahora tiene zapatería propia en Nueva York

Fuente: Chaco Día por Día – El recorrido de Gastón Greco desde sus inicios hasta la creación de la marca de calzado Posco. Los cruces del destino que lo llevaron desde sus primeras alpargatas a codearse en Brooklyn con el primer mundo de la moda.

Desde muy chico Gastón Greco soñó con ser un emprendedor. Ya a los 7 años tuvo su primer negocio de venta de tarjetas personales. Iba de comercio en comercio en su Chaco natal y ofrecía sus servicios. Estas cartas de presentación eran muy importantes para los tratos de negocios a fines de la década del ’90, cuando aún no existían las redes sociales e Internet era apenas un sueño de pocos científicos militares en Estados Unidos.

Gastón, que hoy tiene 34 años, se crió en una familia de clase media chaqueña. Su papá tenía un lavadero de autos y su mamá era kinesióloga. Ya desde su infancia veía a su familia trabajadora y se visualizaba en el futuro dentro del mundo del comercio. “Siempre tuve espíritu emprendedor desde muy chico y realizaba mis primeros proyectos”, asegura Greco en diálogo con Infobae.

El espíritu del capitalismo

Su siguiente emprendimiento, ya cuando estaba en la escuela secundaria, fue la venta de CDs de música. Gastón armaba las tapas de los discos con serigrafía y el negocio era completo. Todavía no había explotado el uso de Internet y la música digital. “Mi mamá siempre me decía, ‘el no ya lo tenés´. Es una enseñanza que siempre tengo presente cuando encaro un proyecto nuevo -recuerda Gastón, sobre sus inicios en Chaco-. Así siempre pensé toda mi vida laboral desde que empecé con las tarjetas de presentación a los 7 años”.

Greco vino a Buenos Aires a estudiar arquitectura. Pero su cabeza ya volaba más allá de las materias de urbanismo y las entregas de maquetas para los finales de cada materia.
“Me empecé a interesar por el mundo de los zapatos. Quería tener un producto propio y salir a venderlo. Pero para eso, necesitaba saber cómo se hace un calzado para poder elaborarlo. También para aprender las necesidades y a venderlo”, recuerda Gastón sobre sus primeros meses en la Ciudad. Sólo contaba con una inversión de 5.000 pesos que le había dado su mamá.

Y ahí, si la vida de Greco fuera una película de Hollywood de esas que buscan emocionar a los espectadores, llegará un momento clave. Gastón estaba en su pequeño departamento de estudiante sin poder descifrar cómo se hacían los zapatos. En algún momento llegó hasta buscar en Google cómo se hacía. “Estaba obsesionado con lograrlo”, explica. Entonces, agarró un cuchillo de su cocina diminuta y se dispuso a investigar un calzado. A la luz de la única lámpara del departamento, Greco abrió el zapato para ver de qué estaba hecho. Así, su mente se iluminó y supo como iba a seguir su negocio.

Las primeras producciones fueron de alpargatas que vendía entre sus amigos y compañeros de Facultad. Desde ese momento, la vida del emprendedor empieza a tener cruces que lo ayudarán a crecer. Fue así que el joven salió a vender sus alpargatas por los negocios de Palermo. Mientras tocaba puertas en su mente se repetía la frase de su mamá: “El no ya lo tenés”.

Calzados Poscochaco3

En una de esas jornadas de venta se encuentra con Milo Lockett, el artista que también nació en Chaco. “Pegamos onda y me ofreció algunos de sus diseños para mis calzados -relata el emprendedor -. Eso fue el empujón para entrar al mundo de la moda”.

Para sus primeras producciones, Greco recorrió los talleres de Once para encontrar las mejores materias primas y las mejores manos para sus productos. Entonces, llega el segundo momento en que la historia de Gastón crece. Otro cruce de puro azar en la calle, pero la frase de su mamá que volvió a repiquetear en su cabeza. “El no ya lo tenés”.

Una tarde de primavera, el joven tomaba un café en Palermo. Entonces, cruza delante suyo Martín Churba que trotaba rumbo a los Bosques de Palermo. “Salgo a correr y lo alcanzo a dos cuadras – relata Greco, de uno de los momentos que le cambiaría la vida para siempre -. Por suerte, Martín frenó y le pude contar de mi proyecto de calzado. Se copó con la idea y me dio un envión grande a mis productos”.

Empezó a participar en ferias multimarcas en Palermo. Allí iba con sus alpargatas primero y sus zapatos después. “Necesitaba una marca que identificara el producto”, recuerda Greco.

Hasta que pudo tener su galpón propio con local en Palermo, Greco guardaba los zapatos en su departamento de estudiante. “Dormía entre el tablero de arquitectura, las cajas y la mesa donde comía y estudiaba”, cuenta el emprendedor.

El negocio creció y pudo abrir en Palermo. Eligió el pasaje Santa Rosa, en medio del Soho porteño. Allí, homenajeó a su abuelo que pudo llegar a ver el local antes de morir. “Todo lo hice a pulmón. El local ese lo terminamos de arreglar con mi tío que también vivía en Buenos Aires – cuenta Greco -. Los primeros días no entraba nadie a comprar, hasta que vino un cliente y se llevó tres pares. Ahí me di cuenta que iba a funcionar”.

Greco ya tenía su fábrica montada en Chaco. Se llamó Posco y Greco empezó a darle identidad a esa marca. “La idea era hacer zapatos para todos los días. Que sean de cuero argentino. Una materia prima que en nuestro país tenemos y de muy buena calidad”, sostiene Gastón. Los productos de Posco se fabrican en el Chaco y, la empresa, usa modelos del norte argentino para promocionar el calzado. “Los trabajadores de la fábrica o alguna vecina son los que posan para las fotos”, explica el joven.

El salto al mundo

Pasaron los años y el emprendedor ya estaba afianzado en Buenos Aires. Su local de Palermo se colmaba de clientes. Fue así que otro cruce le dio el siguiente envión. “Le llevé un par de zapatos a Marcos Galperín, fundador de Mercado Libre. No lo podía creer, pero él me dio todo su apoyo en el mundo de los emprendedores”, explica Gastón.

Pero otra vez volvió a sonar en su cabeza la frase de su mamá. Mientras repetía “el no ya lo tenés”, Greco decidió que debía llevar sus zapatos hasta Nueva York. Gastón viajó antes de la pandemia y se instaló en Brooklyn con un inglés muy básico que apenas le servía para hacer las compras en el supermercado.

Greco no se asustó con la cuarentena impuesta en todo el mundo y siguió adelante. Apenas, se levantaron las restricciones Posco realizó la primera exportación a Estados Unidos, fueron unos 90 pares de zapatos. Otra vez, Gastón hizo un trabajo puerta a puerta por locales de Brooklyn y Manhattan. “El objetivo era llegar con la idea de la marca. cuero argentino. Un producto genuino del sur de América”, cuenta Gastón.

Así, al igual que en los locales de Palermo, ingresaron los zapatos de Posco el mercado estadounidense. “Los clientes lo adoptaron porque son calzados genuinos, reales y con una historia detrás”, explica. Greco hasta llegó a ubicarse en las veredas de Brooklyn y ofrecer allí sus modelos. “Era como un mantero de Once, pero en Nueva York”, se sonríe.

El tiempo pasó y Posco tiene tienda propia en la ciudad y Greco ya planea un próximo desembarco en Europa. Allí, deberá competir con el calzado italiano. Siempre volverá a la frase mantra, “El no ya lo tenés”. La que lo hizo llegar de Chaco a Nueva York. La que convirtió al chico curioso que desarmó un zapato con un cuchillo casi como un juego de niños hasta convertirse un exportador de zapatos que fabrica unos 25.000 calzados por año en su fábrica del noreste argentino.

Infobae

Se dedican a la venta de calzados y, gracias a la «digitalización», dispararon sus ventas en el país

Fuente: Forbes – El crecimiento de Urban Cow, pyme argentina en el sector del calzado que comercializa zapatillas, botas, borcegos y sandalias, es un claro ejemplo de cómo adaptarse a las nuevas tecnologías puede impulsar significativamente los ingresos de una compañía.

Urban Cow es una pyme argentina que se dedica a la comercialización de calzados hace seis años y registra un crecimiento sostenido desde el momento que salió a competir al mercado. Sin ir más lejos, en 2023 la empresa facturó más de $2.500 millones y para 2024 proyecta duplicar esta cifra, apuntando a un crecimiento del 100%

La historia de esta compañía se remonta a seis años atrás, cuando comenzaba como un local multimarca de venta de calzado con una pequeña línea propia. En ese entonces, también brindaba servicios de fabricación para terceros en su fábrica.

Alejandro Ochoa y Noe Villabriga son pareja y también socios de este emprendimiento, y la decisión de dedicarse a esta industria no fue casual: la familia de Noe cuenta con una larga trayectoria en el rubro y ha sido una fuente de inspiración y mentoría en sus inicios.

Fábrica de Urban Cow.
Fábrica de Urban Cow.

La pandemia: el punto de despegue

Se puede decir que la pandemia de 2020 marcó un antes y un después para Urban Cow. Aunque en su caso para bien. Con el cierre de locales físicos, la empresa se vio obligada a la venta online a través de Tiendanube y, para su sorpresa, se encontraroncon una aceptación inmediata de sus productos en el comercio digital.

Esto impulsó a la empresa a centrarse exclusivamente en su marca, dejar de fabricar para terceros y poner todo el esfuerzo en el desarrollo de artículos propios y la venta online. Además, gracias a Tiendanube Evolución, un segmento que ofrece desde asesoría exclusiva y personalizada hasta aplicaciones a precio preferencial y desarrollos a medida, pudieron expandrise aún más.

-

Actualmente, Urban Cow se conforma por un equipo de 60 personas, liderado por Alejandro y Noe. Desde el inicio, el objetivo fue claro: ofrecer un producto de excelente calidad, duradero y con un diseño original que mantenga una relación precio-calidad inmejorable.

Qué producto ofrece

La compañía ofrece una amplia variedad de productos que incluyen zapatillas, botas, borcegos y sandalias. Además, señalan que experiencia la experiencia de compra que brindan, junto con su constante búsqueda de mejoras en todas las áreas de la empresa, son dos puntos clave que los diferencian de la competencia.

Con el tiempo, Urban Cow logró expandir su red comercial gracias a la digitalización. Aunque actualmente no exportan, la empresa estableció una fuerte presencia nacional mediante la venta online y el contacto directo con clientes de todo el país a través de redes sociales y su tienda. 

Zapatillas de Urban Cow.
Zapatillas de Urban Cow.

La digitalización, clave para el éxito

Sin dudas, la digitalización resultó clave para su éxito. Y así lo siente: “La verdad que le debemos mucho. Cuando empezamos no teníamos clientes. Empezamos a vender por redes sociales y Tiendanube, y a partir de ahí nos empezamos a contactar clientes de todo el país para comprar por mayor y así fuimos armando nuestra red comercial”, describen.

Urban Cow es un claro ejemplo de cómo una pyme puede adaptarse y crecer en un mercado tan desafiante como el argentino. Con una estrategia centrada en la calidad del producto, la experiencia de compra y la digitalización, la empresa logró consolidarse en el espacio local y proyecta un crecimiento significativo para el futuro. 

La visión de Urban Cow es seguir innovando y ofrecer productos que no solo cumplan con los estándares de calidad, sino que también reflejen la identidad y el estilo de sus clientes.

La estrategia de Puma para posicionar su marca en el mercado local

Fuente: Cronista – La firma de ropa deportiva trabaja en tres puntos clave para posicionar a su marca como referente del sector y mejorar la reputación de la empresa.

Raúl Fagalde, director de Marketing en la Argentina de Puma, participó del evento de El Cronista y contó en qué está trabajando la compañía para fortalecer su marca en el país.

«El posicionamiento de una marca es un largo camino que arranca con una estrategia o un foco, que, en el caso de Puma es ‘Elevate the brand’. Para eso, fijamos distintas estrategias que son suficiencia, relevancia y consistencia«.

En el primer caso, el ejecutivo comentó: «Cuando hablamos de suficiencia nos referimos a la cantidad de dinero que tenemos que invertir en marketing para llegar al target que queremos y con la frecuencia que buscamos».

En cuanto a la consistencia, sostuvo: «Buscamos ser sólidos con nuestros mensajes. En cada comunicación de cada categoría de productos de la marca tenemos que hablar de Forever Faster, que es hoy en día el claim de la marca».

Respecto a la relevancia, Fagalde explicó que se trata de la manera en la que las empresas buscan ser importantes para el consumidor. «Bajo esos tres lineamientos estamos desarrollando una fuerte campaña desde abril de 2024 que se extenderá hasta el año que viene. El principal foco de esta estrategia es conectar emocionalmente con el cliente«.

Zapiens: Calzado para estar des-calzado

Fuente: Ser Argentino – Esta es la historia de un emprendimiento argentino de zapatillas que, de repente, está calzando a personas de todo el mundo. Te contamos qué es lo que hace que Zapiens sea tan especial…

Zapiens es la marca de zapatillas hechas en Argentina para cualquier Homo sapiens que busca comodidad y libertad a la hora de caminar. Sus fundadores son Federico Manchado y Gustavo Peters, amigos desde la secundaria, y jóvenes de alma visionaria y emprendedora.

Esta dupla hoy disfruta del éxito de haber apostado a un emprendimiento propio y sigue trabajando para que sus producciones lleguen cada vez a más partes del mundo.La particularidad del calzado que diseñan tiene que ver con su comodidad y estética. Se trata de zapatillas minimalistas tipo barefoot

Calzado Barefoot is the new black

El calzado barefoot, también conocido como calzado minimalista, es un tipo de diseño que permite que los pies se muevan de forma natural. En este sentido, se trata de productos con materiales livianos y con características ergonómicas muy particulares.

Las zapatillas Zapiens buscan generar la sensación de estar caminando descalzo, pero al mismo tiempo proteger los pies de lesiones o suciedad. La idea surgió de las pruebas científicas que establecen que el andar descalzos puede mejorar la postura y prevenir dolores o lesiones. Sin embargo, las rutinas y la vida diaria no nos permiten hacerlo, por eso, el calzado barefoot es una opción excelente. 

El nacimiento de una gran idea

La iniciativa de crear este calzado que no se siente y da la sensación de estar descalzo, nació de la experiencia personal de Manchado, ingeniero industrial y atleta en carreras de obstáculos. Este joven, luego de una lesión y sus respectivos tratamientos, descubrió los beneficios de este modelo de zapatillas, que ya es popular en Europa y Estados Unidos, pero que no era tan conocido en Argentina.

Ahora, con Zapiens, y algunas otras marcas, esta tendencia se vuelve cada vez más conocida. Sin embargo, para llegar a este producto de calidad, los socios tuvieron que trabajar mucho.

El desarrollo implicó la inversión de dinero y tiempo en investigación y prototipos. Finalmente, en marzo del 2024 (hace solo tres meses) lanzaron su primer modelo al mercado. Sobre el proceso, Peters aseguró a los medios:

 “Hicimos un trabajo muy a conciencia, basado en datos

La repercusión fue sorprendente: sus ventas superaron todas las expectativas iniciales, y hasta alcanzaron las proyecciones anuales en tan solo un mes. 

Zapiens que saben de éxito

La empresa se ubica en Coronel Suárez, un importante polo industrial del calzado argentino. Esta ubicación estratégica no solo facilitó la producción inicial de Zapiens, sino que también les permite intercambiar conocimientos con especialistas y mejorar día a día. Sobre el leitmotiv del emprendimiento, Peters comentó:

“La premisa detrás es que nuestros pies están hechos para caminar descalzos y que los calzados convencionales modifican la forma natural en que el cuerpo se mueve, por lo que pueden provocar dolores de espalda y molestias en las articulaciones”

Sin embargo, además de ser extremadamente confortables, son estéticamente agradables. Por eso, ganan cada vez más popularidad. 

Comunidad de Zapiens

Estos dos socios y visionarios ya cuentan con una comunidad fiel a la marca, que se ha ido consolidando poco a poco desde su lanzamiento. La estrategia de marketing utilizada por la empresa está centrada en contenidos educativos sobre el barefoot: esto atrae a seguidores comprometidos con la vida saludable y el deporte. Sobre la comunidad, Peters señaló:

“Apuntamos a una estrategia orgánica -sin publicidad-, de modo que los seguidores que llegan tienen realmente un interés en el producto. A partir de ello, crecimos y luego invertimos en publicidad para el lanzamiento. Logramos una base sólida de interacciones y de compromiso, una pequeña comunidad”

A pocos meses de sacar a la luz el producto estrella, ya se encuentran evaluando oportunidades de exportación a países vecinos como Chile y Uruguay. Paso a paso, caminando de manera cómoda y reconfortante, esta empresa sigue creciendo.

Conocé a Gapsi Pizzoleo: la creadora de Aurora Alfonso

Fuente: ELLE —Pamela (Gapsi para todo el mundo) comenzó con el marketing como puntapié. Licenciada en Administración de Empresas, y con un master en Marketing de Moda en Parsons, vivió más de cinco años en New York y luego en Chile otros tres, en donde se dedicó a trabajar en redes sociales.

Su fuerte: hacer crecer marcas y empresas, monetizándolas con ojo experto. Durante aquellos años en los que trabajaba para varias firmas, su red personal comenzó a crecer muchísimo como referente de moda. Una vez de vuelta en la Argentina, inició el desarrollo de esta red social para varias firmas en el país. Pionera en social commerce, decidió dejar de vender ese servicio para otras marcas y empezar a monetizar un emprendimiento propio a puro corazón y pases cortos. Voilà!, aquí nace Aurora Alfonso.

ELLE. ¿POR QUÉ EL NOMBRE Y POR QUÉ ZAPATOS?

G.P. La marca arranca desde las redes sociales y se va metiendo al resto de los canales. Te diría que la fui cocreando con mi audiencia. Pensé un proyecto que se fue documentando con la comunidad y arrancó en 2018. Y zapatos porque quería crear una marca conceptual. Balerinas de autor con detalles protagonistas. El nombre viene de mi abuela materna: Alfonso es su apellido y Amelia su nombre. Me encantaba el juego de la doble A, pero como mi hija se llama Amelia, busqué otro. Todo el mundo me decía que parecían zapatos de princesa, así que le puse Aurora. Quería despersonificarlo.

ELLE. TIENE UN ESTILO MUY DEFINIDO.

G.P. Sí, yo tenía una bebé recién nacida y una estructura chica. Toda la marca está atravesada por ese concepto y no tanto por la tendencia. Son piezas que vamos adecuando y somos referente en esta categoría de zapatos.

ELLE. ¿ESTUDIASTE ZAPATERÍA?

G.P. Sí, me formé con gente de oficio. Quería aprender porque es un ambiente machista. Yo diseño. La idea es que te puedas poner un jean, una remera blanca y que cuando estés en la calle se den vuelta para mirarte los pies.

ELLE. EMPEZÓ DE A POCO Y CRECIÓ MUCHO.

G.P. Sí, tenemos locales en Patio Bullrich, Galerías Pacífico, Palermo Soho, Martínez y presencia en Chile. Ya somos un equipo con veinte empleados.

ELLE. LOS HERRAJES SON TÍPICOS. ¿NOVEDADES?

G.P. Estamos agregando perlas. Siempre nos manejamos con una paleta de negro, suela, rojo, y en verano sumamos algún metalizado. No trabajamos por temporada. Es un modelo de reposición continua. Creamos unos cincuenta modelos de zapatos, y treinta se hacen siempre porque son icónicos. La idea es que vayas al local en cualquier momento y encuentres que el 70% de la oferta es la misma.

ELLE. ¿QUE TE MOTIVÓ A EMPRENDER?

G.P. Cuando nació mi tercera hija me la pasaba mirando la vida de la gente en Instagram. Eso me saturó. Necesitaba reconectarme con lo manual y generar algo propio que no tuviera que ver con el contenido en redes. Hay mil marcas de zapatos divinas, pero crear algo conceptual me pareció ideal. Tenía hambre de un nuevo desafío. Busqué mucho crear este negocio. Suena un poco poético.

ELLE. ¿EN QUÉ MOMENTO ESTÁN?

G.P. Enfocados en procesos internos, en cuidar y optimizar el negocio (el año pasado fue de expansión, renovamos locales). Estamos también en tratativas para llegar a Paraguay y eso sería el hito del año.

Crecimiento orgánico:

“Empecé en el altillo de casa y cuando hicimos el evento de inauguración en el Patio Bullrich el # fue ‘del altillo al patio’”.

Diseñadora y empresaria de la moda

Fuente: Diario Norte by @nadiafernandezshoes @nadiafernandez2007 – Nadia Fernández es correntina, estudió diseño en Resistencia, es portadora de talento emprendedor y se renueva constantemente; hace poco realizó el lanzamiento de botas de diseño y las envía a todo el país. Muy pronto estará anunciando un desfile donde se lucirán sus calzados exclusivos que son confeccionados íntegramente en el Chaco.

Nació en Esquina, ciudad que se encuentra al sur de la provincia de Corrientes, allí vive toda su familia, que está conformada por sus padres, Roque Fernández y Patricia Paniagua, y su hermano menor, Patricio. Es diseñadora y empresaria de la moda, es docente y ayuda a otros emprendedores a posicionar sus productos.

Actualmente, Nadia reside en Resistencia (Chaco), donde realizó sus estudios universitarios. Se recibió de Diseñadora Gráfica en la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE). También es diseñadora de indumentaria. Hace varios años ejerce como docente en la Tecnicatura de Diseño de Indumentaria en el Instituto Superior de Diseño, «Adriana Papaleo».

Decidió fusionar sus profesiones y trabaja mucho con el Diseño de Moda Digital, siendo único en el Nordeste.

También tiene su estudio «Bússola diseño y comunicación», donde crea marcas, identidades corporativas, contenido y manejo de redes sociales, posicionamiento de marcas para empresas nacionales e internacionales, negocios y emprendedores.

Nadia junto a Adriana Papaleo y Alessandro Pértile, jurados de La Fiesta del Pacú Arrocero en La Leonesa, Chaco.

En sus inicios hacía modelaje, participaba en eventos y desfiles de moda en el Chaco y Corrientes. Durante su infancia siempre fue curiosa por la moda, ya dibujaba figurines y creaba sus propias estampas, siempre le gustó todo lo relacionado con el arte, diseño y moda. Hoy sus hobbies son el gym, la estética, le gusta mucho ir a recitales, viajar; y es fanática de Boca Juniors.

Hace un tiempo le nació la idea de diseñar y confeccionar zapatos que sean exclusivos. «Esta motivación surgió de una charla con mi colega de cátedra, el diseñador Alessandro Pértile, donde juntos dictamos cursos de calzados desde el año 2023».

Durante el desfile anual del Instituto Superior de Diseño.

Hace unos días, lanzó su primera colección de botas «On Fire Collection FW’24» con su marca Nadia Fernández Shoes & Design, para la que realiza diseños, confección y armado de calzados exclusivos. «Esta cápsula está inspirada en el fuego, en las mujeres empoderadas, de espíritu libre, que alumbran, brillan, que no pasan nunca desapercibidas, mujeres seguras de sí mismas. Como dice una de las obras de Eduardo Galeano, ‘Somos un mar de fueguitos’; cada persona brilla con su luz propia, única e irrepetible. Uso colores explosivos como el fucsia, naranja, verde, negro; y en cuanto a las texturas, me juego por la mezcla, estampas como el animal print, que nunca pasa de moda y esta temporada es furor en tendencia. Para pisar fuerte, segura, así como nos indica el animal salvaje. Toda la producción la realizo en el Chaco, con envíos a todo el país».

Nadia Fernández disfrutando en una reunión familiar.

¿Por qué botas? «Últimamente es un producto que se usa todo el año, ya no es como antes que solo era para la temporada otoño-invierno, ahora es atemporal y es el mejor complemento para resaltar los outfits. Con la marca busco que se sientan cómodas con una actitud arrasadora y que dejen huellas a donde vayan. Además, hago mucho énfasis en el packaging y en la experiencia de compra del cliente. Les dejo la primicia de que ya estamos proyectando un desfile. Y quiero además resaltar que en el Chaco y Corrientes hay mucho talento que el mundo debería conocer».

Nadia con Patricia, su mamá.

Instagram: @nadiafernandezshoes @nadiafernandez2007

Dass: “El acuerdo salarial fue muy positivo porque es algo que ya no nos quitan más”

Fuente: Primera Edición – Así lo aseguró a FM 89.3 Gustavo Melgarejo, delegado de los trabajadores de la empresa radicada en Eldorado, quienes lograron una recomposición salarial por encima de la paritaria nacional del sector.

Luego de pelearla por años, trabajadores de la empresa Dass, radicada en  Eldorado, lograron una recomposición salarial por encima de la paritaria del sector a nivel nacional.

Es que en las últimas horas se reunieron representantes de la Unión Trabajadores de la Industria del Calzado de la República Argentina (UTICRA) y los empresarios del Grupo Dass -de capitales brasileños- para rubricar un acuerdo salarial que dejó conforme a los trabajadores.

Gustavo Melgarejo, delegado de los empleados de Dass Eldorado explicó que “el acuerdo fue muy positivo porque es algo que ya no nos quitan más, es un acuerdo que pasaría a las horas (trabajadas) y no como años anteriores donde veníamos trabajando y peleando siempre para alcanzar un objetivo o una meta. Este año estaríamos evitando cualquier tipo de confrontación con la empresa, y estaríamos por encima de lo que salga a nivel nacional”, aseguró el sindical.

En comunicación con la radio de PRIMERA EDICIÓN, comentó que “lo que buscamos es tratar de recomponer el salario, y si bien este es un acuerdo largo, porque dura prácticamente un año, hay que recalcar que el monto final va a pasar a las horas”, reiteró.

De esta manera, “tendríamos una planta cobrando 30% por encima de lo que salga en paritarias nacionales el año que viene“, sumó.

Melgarejo enumeró que “el porcentaje para los meses de abril, mayo y junio es de 15% de carácter no remunerativo, julio, agosto y septiembre 20% no remunerativo, octubre, noviembre y diciembre 25% no remunerativo”. Mientras que el año que viene, “enero, febrero y marzo 30% de carácter no remunerativo y desde allí ingresa todo a las horas”, resaltó.

Es decir que el trabajador que menos cobra en el rubro, que hoy tiene un haber promedio de $460 mil, teniendo en cuenta los días trabajados y otros ítems, a fin de año cobrará casi $800 mil.

Cómo están trabajando 

Luego de años donde hubo muchos despidos, reducción horaria y de días de trabajo, la fábrica de zapatillas, que tiene la franquicia de las marcas Fila, Umbro, New Balance y Osklen, y que anteriormente fabricaba Nike, hoy cuenta con 480 trabajadores en su plantilla. 

Al respecto, Melgarejo destacó que si bien el presente “es muy incierto” en materia de trabajo, por la actualidad del país, están cumpliendo con una producción de 11 mil pares diarios de calzados y los trabajadores cumplen jornada completa, de 7 a 16.

Resaltó que “no tuvimos todavía una baja fuerte de personal, sí hubo unos despidos, pero creo que no llegan a cinco, pero igual nos mantenemos alertas”, advirtió apuntando a la política que está implementado el Gobierno de Javier Milei sobre el libre comercio. “Sabemos que este tipo de políticas en algún momento nos va a golpear a nosotros”, planteó el delegado gremial.

Alertó que están “en alerta porque nuestro rubro está siendo golpeado a nivel nacional, si bien no lo estamos viviendo en Eldorado, sabemos que en algún momento nos tocará”.

Preocupación por la libre importación 

Lo que más preocupa al sector de la industria del calzado es la libre importación de alimentos y otros artículos, como zapatos,  zapatillas e indumentaria, que está implementando la Nación y que podría ser una realidad sin freno si la Ley Bases es aprobada en el Congreso.

“Sinceramente para nosotros significa despidos, baja de la producción. El libre mercado de comercio no nos sirve: si bien para producir, los fabricantes y demás tienen argumentos de que pagan muchos impuestos, el Gobierno pretende hacernos competitivos pero en base a nuestro sueldo, al hambre del trabajador y creo que no debe ser así. Si quiere hacerlo competitivo que le saque impuestos a las empresas o que busque por otro lado, no por el plato de comida de los trabajadores”, apuntó Melgarejo.

Aseguró que “al ingresar productos terminados más baratos, es obvio que se pone en riesgo no solo nuestro rubro sino toda la industria argentina. No es solamente China o Brasil, también otros países limítrofes, que por ahí tienen menos cargas sociales que estarían ingresando a menor costo y nos preocupa”.

Caro Pardíaco, la estrella protagonista de la nueva campaña Fire Days de Ricky Sarkany

Fuente: Infobae – Como cada año, el diseñador celebra la moda con el tradicional “Fire Days”, la semana de descuentos donde se pueden conseguir sus reconocidos diseños hasta un 50% off y con cuotas sin interés. En esta nota, toda la información.

Con la participación especial de Caro Pardíaco -el personaje del momento interpretado por Julián Kartun, líder de la banda El Kuelgue- Ricky Sarkany lanzó su icónica semana de descuentos conocida como “Fire Days”.

En la semana de los descuentos calientes, la marca de zapatos ofrece hasta un 50% off en productos seleccionados. Con promociones adicionales para los clientes de Banco Galicia, se puede obtener un descuento adicional del 10% y la posibilidad de financiar sus compras en hasta 9 cuotas sin interés.

En un encuentro que sorprendió a todo Unicenter, la influencer y Sarkany tuvieron un divertido y enriquecedor diálogo en el local que la marca tiene en el shopping. Allí se dieron a conocer los elegidos e infaltables de Caro Pardíaco para esta temporada de otoño-invierno.La visita de Caro Pardíaco al local de Sarkany en Unicenter

“Con Ricky pegamos onda de inmediato: me sentí muy contenta cuando me llamó para decirme que los miércoles, en el horario en que estoy en Olga, se para la producción porque todos se detienen para verme”, explicó el personaje interpretado por Kartun.

La influencer apuesta por una selección compuesta por botas de caña alta, texanas y bucaneras. Además, destacó el rojo como el color de este fall winter para darle un acento audaz y memorable a cualquier conjunto. Estas recomendaciones no solo reflejan su afán por estar a la moda, sino que también les muestran a sus seguidores las tendencias más actuales.

Elegancia y color en la "collab" de Caro Pardíaco con Sarkany (Sarkany)Elegancia y color en la «collab» de Caro Pardíaco con Sarkany (Sarkany)

Caro Pardíaco no es solo un personaje; se trata de un fenómeno viral que logró trascender el mundo de las redes sociales. Es por eso que la elección de Ricky Sarkany para ser la cara de la temporada le agrega al mundo fashion un sentido especial que combina el humor y el carisma con la inspiración y el estilo.

“Supongo que me eligió también por mostrar siempre lo nuevo en tendencias, por mi simpatía y por mi estilismo. Además, papá está chocho. Está muy contento de que participe en producciones de moda, algo que siempre quise hacer”, expresó la modelo.

La presencia de Julián Kartun en el local de Sarkany en Unicenter tuvo una inmediata repercusión, ya que a los pocos minutos se llenó de seguidores que capturaron y viralizaron todo lo que estaba pasando allí.

Julián Kartun -quien interpreta a la actriz e influencer Caro Pardíaco- junto a Ricky Sarkany (Sarkany)Julián Kartun -quien interpreta a la actriz e influencer Caro Pardíaco- junto a Ricky Sarkany (Sarkany)

Uno de los momentos más destacados fue el ping-pong entre el diseñador y la mediática.

Durante el diálogo, el personaje reveló que su celebrity crush es Justin Bieber, de quien tenía una remera puesta. Además, expresó que ansía estrenar las “Rainboots” -unas botas de lluvia- que se llevó como uno de sus elegidos, junto a las Limi y Tagna.

Por otra parte, destacó la tendencia fur como una de las propuestas más audaces y sofisticadas para este año. Caracterizada por su distintiva textura de pelo, esta tendencia se consolida como una elección de lujo para aquellos audaces que buscan destacar en cualquier reunión o evento social.

"Rainboots", las botas de lluvia que Caro Pardíaco eligió para esta temporada de otoño-invierno (Sarkany)«Rainboots», las botas de lluvia que Caro Pardíaco eligió para esta temporada de otoño-invierno (Sarkany)

Asimismo, Pardíaco se mostró completamente sorprendida al encontrarse con las bucaneras, a las que considera uno de sus must-have del invierno por su capacidad para combinarse con estilos elegantes o casuales.

En lo que respecta a su vida personal, la mediática se describió a sí misma como una “soltera influencer”, inspirada en gran medida por las Kardashian para sus elecciones de moda, lo que evidencia la fuerte influencia de celebridades en su estilo de vida y elecciones de vestuario.

En cuanto a habilidades sobrenaturales, si pudiera elegir un superpoder, sería el de cerrar desfiles, lo que refleja su aspiración por seguir siendo una figura prominente en el mundo de la moda.

Semana de "Fire Days" de Ricky Sarkany con los infaltables de Caro Pardíaco con descuentos que llegan al 50% (Sarkany)Semana de «Fire Days» de Ricky Sarkany con los infaltables de Caro Pardíaco con descuentos que llegan al 50% (Sarkany)

En cuanto a su participación en El Kuelgue, Kartun también está demostrando un éxito notable: viene de agotar el show programado para agosto en el Movistar Arena de Buenos Aires, lo que le permitió a la banda organizar un nuevo encuentro en el mismo estadio para noviembre, luego de su gira por Europa.

Con este crossover Sarkany -una vez más- demostró su capacidad para estar en la cúspide de la moda, donde su marca es una experiencia donde se puede redescubrir el placer de vestir con estilo y audacia.

Para más información, se puede ingresar al sitio web de Sarkany.

Una lesión le hizo mirar sus pies con otros ojos y creó la primera marca de zapatillas barefoot del país

Fuente: TN – Federico Manchado es un ingeniero industrial que busca “cambiar el paradigma” con sus calzados minimalistas y respetuosos de la anatomía. “Antes solo se podía acceder comprando en páginas de afuera, de Europa o Estados Unidos, que es donde está el mercado más desarrollado”, le dijo a TN.

Las lesiones, como las crisis, pueden ser oportunidades. Hace tres años, Federico Manchado, un ingeniero industrial apasionado por el deporte, se lastimó el tobillo mientras entrenaba para una carrera de obstáculos. Aprovechó los seis meses de parate y rehabilitación que lo dejaron lejos de las pistas para zambullirse en papers de medicina y posteos de traumatólogos, podólogos y kinesiólogo. Y así fue que se topó con las zapatillas barefoot (descalzo, en inglés), o minimalistas, y descubrió que podían ayudar en su recuperación.

“La sensación que tenés cuando te pones por primera vez un calzado barefoot es que no podés creer que no tenés dolor en los pies. Ya no quiero llegar a casa para sacarme las zapatillas, es como tener un guante en la mano. No quiero volver a ponerme unas zapatillas normales nunca más en mi vida”, dijo Manchado a TN.

Pero pronto se dio cuenta de que había un problema: nadie los fabricaba en el país. “Solamente se podía acceder a este tipo de calzados comprando en páginas de afuera, de Europa o Estados Unidos, que es donde está el mercado más desarrollado”, explicó.

Federico Manchado y Gustavo Peters, amigos y socios fundadores de la primera marca de calzados barefoot del país. (Foto: gentileza Federico Manchado).
Federico Manchado y Gustavo Peters, amigos y socios fundadores de la primera marca de calzados barefoot del país. (Foto: gentileza Federico Manchado).

Federico sintió que había llegado el momento de volcar todos los conocimientos que adquirió trabajando en proyectos de inversión para compañías multinacionales “en un proyecto y un sueño personal”: tener “su marca de calzado barefoot en Argentina”. Uno de sus amigos de toda la vida, el abogado Gustavo Peters, decidió sumarse como socio fundador y, aunque ninguno de los dos sabía nada de zapatos, se lanzaron a la aventura con un capital inicial de 44.000 dólares.

Tras más de dos años de investigación y desarrollo con una empresa líder de la confección de suelas en el país y unos ocho prototipos, Manchado y Peters lograron obtener el producto que deseaban. En marzo lanzaron su marca, Zapiens, a través del comercio on line. “Me traje muchos, muchos calzados de afuera, los analicé para ver qué características tenían cada uno y cuáles quería para el mío”, explicó sobre el diseño de sus productos.

Fue todo un éxito: “En un mes y medio ya habíamos vendido más de 900 zapatillas”, cuando el ingeniero había proyectado vender unos 450 pares en todo el año. “Rompí todos mis cálculos. Eso quiere decir que el mercado estaba esperando algo así”, agregó.

Qué es el calzado barefoot o minimalista

La idea detrás del calzado minimalista, también conocido como respetuoso, es que nuestros pies están hechos para caminar descalzos y que los calzados convencionales modifican la forma natural en que el cuerpo se mueve, por lo que pueden provocar dolores de espalda y molestias en las articulaciones. Las zapatillas minimalistas buscan promover una marcha y una postura más natural, así como fortalecer los músculos de los pies y las piernas al respetar la anatomía de los pies.

“El pie es una obra de ingeniería parecida a lo que es una mano, nada más que lo tenemos subdesarrollado por el uso de calzado tradicional”, sostuvo Manchado. Y para explicar su idea, hizo una analogía: “Es como si lleváramos guantes de box en las manos todo el día, probablemente después no podríamos escribir por no haber trabajado los músculos de la mano”.

Las zapatillas barefoot tienen una suela muy flexible y una horma más ancha para respetar la anatomía del pie. (Foto: gentileza Zapiens).
Las zapatillas barefoot tienen una suela muy flexible y una horma más ancha para respetar la anatomía del pie. (Foto: gentileza Zapiens).

Los beneficios del uso de zapatos minimalistas incluyen la mejora del equilibrio y de la postura, el fortalecimiento muscular, la estimulación sensorial a través de una mayor conexión con el suelo, la disminución del riesgo de lesiones y la eliminación de la tensión muscular asociada con el calzado convencional. “Nosotros queremos concientizar a la gente, ayudarla a reconectar con la naturaleza, con su cuerpo”, afirmó Federico.

Para ser considerado “barefoot”, un calzado tiene que respetar tres reglas esenciales: “tiene que tener ‘zero drop’, es decir, que no tenga taco, sino la misma altura del talón a la punta de los dedos; tiene que ser una suela fina y flexible y tener una horma anatómica, más ancha, que respecte la forma del pie” y permitir los movimientos de los dedos, explicó el emprendedor.

“Nosotros queremos fomentar la salud a través del calzado. Queremos que el mundo sepa que actualmente tiene un problema del que no está al tanto. Queremos transformar este paradigma, reconectarnos con la esencia del pie, que es ser funcional”, manifestó Manchado.

Por ahora su producción abarca unos cinco modelos de zapatillas urbanas que van del talle 36 al 44, pero esperan pronto lanzar nuevos modelos, más talles, fabricar desde zapatillas deportivas hasta ojotas y sandalias y también “hacer modelos para niños”, ya que “cuando uno está en pleno desarrollo, es cuando más tiene que hacer foco en la salud”.

Por ahora, los dos socios siguen con sus antiguos trabajos para poder reinvertir todo en la empresa. “No estamos viendo ni un peso, pero estamos felices”, concluyó Manchado.

Un emprendimiento que pisa fuerte: furor en Elortondo por la apertura de una fábrica de zapatillas

Fuente: Sur24 – La iniciativa es de una joven que llegó con su familia desde otra localidad. Acondicionó un sector de su casa para convertirlo en taller. Hoy vende pares únicos de diseño a toda la región e incluso a muchos lugares del país.

Bajo el nombre de “LAUMI”, la emprendedora radicada en Elortondo, Laura Miraglio, ganó reconocimiento en los últimos tiempos por su fábrica artesanal de zapatillas urbanas. Elabora alrededor de 20 pares semanales tanto para hombres como mujeres y niños, vendiendo no solo en el sur santafesino sino también en provincias vecinas. 

Su historia empezó en la localidad de Alcorta, donde hasta los 15 trabajó en una fábrica enumerando piezas de zapatillas. “Siempre me gustó. A los 18 fui madre y dejé. Me dediqué a varias cosas, hasta los 20 años que volví a trabajar en un taller de aparado, que es armar la zapatilla pero sin la suela. Fueron varios años de dedicación donde aprendí y me esforcé”, dijo.

Laura reconoció que siempre quiso tener un taller propio, pero nunca tuvo posibilidad en Alcorta hasta que se mudó a Elortondo: “En mi casa me encontré con un garage amplio que siempre imaginé como mi propio taller de aparado que es lo que quise. Un lunes me levanté y pensando que tenía que ahorrar dos meses para comprar una zapatilla a mis hijos empecé a hacer llamadas”, recordó.

Zapatillas Elortondo
La historia causó asombro y el propio gobierno local compartió el proyecto de la emprendedora

Enseguida se contactó con emprendimientos de Acebal, cerca de Rosario, donde “hay 20 casas y 25 fábricas pequeñas”, graficó. “Llamé dando mis referencias, que tenía experiencia cosiendo zapatos a mano, haciendo mocasines, botas, distintos modelos de zapatillas y que tenía un taller, pero sin herramientas”, señaló.

En ese momento se contactó con siete fábricas y la última le dijo que si. Incluso a los pocos días le llevaron trabajo. “Entré en apuro porque no me esperaba que iba a ser tan rápido. Fui a la Comuna de Elortondo, planteé una idea fuerte de impulsar un emprendimiento que genere trabajo, donde me dieron una mano”. 

En Acebal consiguió dos máquinas que le prestaron, de doble y simple aguja. En Venado Tuerto compró una máquina sisadora. Su marido le fabricó un martillo para aparar y como tuvo que devolver las máquinas prestadas, con un crédito compró cinco propias. Ahí el taller se volvió totalmente dueña de su taller.

Un nuevo comienzo

Para el 2022, cuando aparaba, tenía cinco chicas trabajando junto a ella, más dos afuera cosiendo forros, un hombre colocando ojales para zapatillas y otra mujer que marcaba las piezas. “Éramos un grupo lindo. Yo estaba aprendiendo a coser y enseñando a aparar. Eso se cobra por producción. Pero no nos iba muy bien en la combinación de aprender y trabajar con producción, es difícil. Las cosas no salieron como esperaba”, indicó. 

Igualmente tenía un principio claro que era aparar y terminar la zapatilla completa para ella, no para alguien más: “A finales del 2023 pude comprar y tener en mi taller materiales para cortar capellada, suelas y hormas que fue lo más difícil porque fue costoso. Pude empezar a comprar hormas con ayuda del (ex) senador Lisandro Enrico. Sin eso no podía arrancar”, contó. 

Comenzó a stockearse con capelladas ya casi aparadas, tejidas. que fueron las primeras zapatillas que empezó a hacer. “Empecé a averiguar para comprar telas por metro y no un rollo. Conseguí el molde de un diseñador que los vende por PDF, los imprimo, corto a mano y así arranqué a fabricar las zapatillas que tengo ahora”.

https://www.facebook.com/plugins/video.php?height=314&href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fcomunaelortondo%2Fvideos%2F819140473419346%2F&show_text=false&width=560&t=0

Lo primero que hizo fue volcarse a las zapatillas urbanas, tanto para niños, hombres y mujeres, de lona y de poliuretano parecido al cuero, del talle 27 al 43. “Mi sobrina me animó a hacer unas botas, un poco más difícil. Estoy aprendiendo. Cuanto más practico salen mejor, con caña desmontable que se usan mucho”, remarcó.

Recientemente, despachó pedidos a Neuquén y Mendoza, sumado a lo que vende en la región mediante el contacto por sus redes sociales. “Estoy haciendo 20 pares por semana. Corto todo a mano, casero y artesanalmente. Me lleva tiempo. Más o menos cinco horas por par. Son dos o tres pares al día. También me traen arreglos”, aclaró.

Asimismo, comentó que momentáneamente está haciendo solo venta directa y a futuro apunta a comercializar por mayor a locales: “Se que lo voy a hacer, ir por la zona para llevar stock. Tengo la motivación que son mis hijos para que el día de mañana tengan una base. Quiero facilitarles eso. Me apasiona y amo mi trabajo. Aprendo todos los días. Paso muchas horas acá adentro. Si uno se enfoca todo se puede lograr. Tuve ayuda, me pone feliz, lo desee por años y Elortondo me dio todo”, cerró.