El nuevo negocio del calzado argentino para ganarle mercado a Nike y Adidas: opciones low cost y exportaciones

Fuente: Cronista – Con modelos top a más de $ 100.000, varios jugadores locales salieron a disputar el negocio de los botines de fútbol. Opciones económicas, insumos nacionales y proyectos para alcanzar los 500.000 pares por año.

Martín Amoros se metió en el negocio del calzado hace 10 años por recomendación de su suegro, que fabricaba suelas. Probó haciendo pantuflas, ojotas e incluso sandalias de mujer. Este portafolio lo complementaba con algunos botines de fútbol que le compraba a otro productor. En 2020 los clientes empezaron a pedirle más botines, pero su proveedor le entregaba los pares a su propio ritmo. «Veía la guita que me estaba perdiendo de ganar. Detecté ese bache y me puse a fabricarlos yo mismo», recuerda. Durante la pandemia fundó Raptor y los números iban tan bien que mudó toda la operación a una fábrica de 1600m2 en Valentín Alsina, donde produce más de 20.000 pares por mes.

Así como en otra época fueron Fulvence y Sacachispas, Raptor fue una de las marcas argentinas que encontró suelo fértil en el negocio de los botines ante el espacio que dejaron grandes players como Nike y Adidas. Mientras los gigantes de la indumentaria deportiva se concentraban en productos de mayor volumen y sus botines perforaban la barrera de los $ 100.000 – con modelos profesionales que superan los $ 300.000 y $ 400.000 -, los jugadores locales ganaron terreno con propuestas de producción 100 por ciento nacional y opciones entre un 50 y 80 por ciento más económicas. En 2023 , solo cuatro de estas marcas alcanzaron un volumen anual de 430.000 pares y para este año proyectan que esta cifra crezca más de un 30 por ciento.

La industria del calzado deportivo movió cerca de 33 millones de pares en el mercado local, según fuentes del segmento. De ese total, los botines de fútbol se llevan un 7 por ciento (unos 2,2 millones de pares) y dentro de la categoría los modelos con tapones (FG) concentran un tercio de las ventas, mientras que el resto se reparten entre tapones para cancha de 5 (TF) y futsal.

Martín Amoros, fundador de Raptor, tiene como política no vender sus botines a más de $ 15.000.

Pero en los últimos tres años no resultó sencillo conseguir botines en el país de los campeones del mundo. Las dificultades para importar fueron uno de los principales motivos por los que algunas marcas volcaron sus esfuerzos en categorías con mayor circulación, como las zapatillas de running. Esta falta de insumos impactó en las fábricas ensambladoras. Por caso, en septiembre de 2023 Grupo Dass paró su planta de El Dorado, Misiones, produce los botines Umbro y Nike; en tanto, Bicontinentar Footwear Technologies, que hace los modelos de Diadora y Penalty en Chivilcoy, confirmó que no fabricará botines durante el primer semestre de 2024.

A su vez, varias de las fábricas en Asia que producen botines terminados estuvieron cerradas por los rebrotes del COVID-19. A esto se le sumaba una cuestión de rentabilidad. «Una línea con 30 empleados ensambla una zapatilla para niños que se vende a $ 9000 y la misma línea hace una para adulto que se vende a $ 50.000. A veces es solo una cuestión de mercado», explican desde una fábrica.

«Estamos justo en un cambio de Gobierno y de reglas de importación con una mayor apertura ahora. Se buscará mantenernos atractivos desde los precios, considerando que son muchos los factores que intervienen en el valor final como, por ejemplo, los impuestos», indica Federico Tórtora, director de One Marketplace de Southbay, distribuidor oficial de Nike en el país. La mitad de los botines que venden en la Argentina son armados localmente con insumos importados desde Brasil, en particular la línea Tiempo aunque en las próximas temporadas planean empezar también las franquicias Mercurial y Phantom de la gama entry.

Dass es uno de los principales ensambladores de botines del país. Entre sus plantas de El Dorado y la de Coronel Suárez, donde se hacen los modelos de Adidas, mueve alrededor de 3000 pares por día, es decir, poco más de 1 millón por año. La compañía asegura que los pedidos para este año, que se realizan con seis meses de anticipación, fueron hechos con normalidad.

La alemana Puma cerró 2023 con un cuarto de participación en el negocio local de botines de fútbol.

El tercer integrante de la trinidad del negocio deportivo es Puma, que en los últimos tres años invirtió $ 400 millones en su fábrica en La Rioja. Ahí elabora su histórico botín Borussia, hecho con cuero nacional. En su tienda oficial este modelo se consigue por $ 100.000 en sus versiones para cancha de 11 y de 5.

Ignacio Aguerre, director de Merchandising de Puma Argentina, asevera que no tuvieron dificultades para importar insumos en los últimos dos años. «Los modelos de alta gama son aquellos que se importan debido a sus especificaciones técnicas», remarca. En 2023 los botines representaron un 13 por ciento de su volumen total de producción de calzado que fue de 3,7 millones de pares y cerraron el año con un share del 25 por ciento en la categoría. La Copa América de 2024, señala Aguerre, podría impulsar las ventas: «Históricamente durante eventos de esta envergadura hemos observado un incremento aproximado del 20 por ciento en la demanda de botines».

La que aprovechó este espacio para ganar lugar en los estantes de las casas de deporte fue Topper, propiedad del grupo brasileño Sforza. «Pasamos de tener un share de 14 por ciento en 2021 a uno de 22 por ciento el año pasado. Y este año creemos que en fútbol vamos a crecer un 40 por ciento», asegura Darío Rubaja, director Comercial de la marca. Junto a Umbro, Diadora, Lotto y Penalty se sitúa un escalón por debajo en lo que respecta a precio con botines que oscilan entre los $ 51.000 y $ 62.000 con el San Ciro como figura. Este año planean lanzar su primer modelo fabricado íntegramente en su planta en Tucumán, el Artis, y esperan que represente un 20 por ciento de sus ventas en la categoría.

La apuesta de Topper es el botín de producción nacional Artis que lanzó a comienzos de 2024.

Otra que tiene todo listo para salir a morder en la categoría es Joma, que desde 2023 tiene a Brand Team como nueva licenciataria. La marca española empezó a producir botines en la planta de Senda, en Florencio Varela, donde históricamente se fabricaron los de Penalty. Su perspectiva es manejar un volumen inicial de 20.000 pares por mes. «Las restricciones de importación siempre distorsionan las condiciones de mercado y dan lugar a oportunidades», comenta Pablo Braier, CEO de la firma. Y estas oportunidades también las aprovecharon algunas compañías que no estaban ligadas al mundo del calzado deportivo.

Alternativas nac & pop

«Mi héroe es el de los alfajores Guaymallen», exclama Amoros, dueño de Raptor. Y detalla: «Quería hacer algo económico de mucho volumen y bajo margen, pero llegar a todos el país». Su política, indica, es sencilla: ninguno de sus botines puede venderse a más de $ 15.000. Y estos precios los sostiene asumiendo buena parte del proceso productivo. «Ahorro un montón de plata haciendo el aparado (N.d.R: proceso de unir todas las piezas de un calzado) con 26 máquinas de coser e inyectando las suelas de PVC», destaca.

La marca del dinosaurio creció rápidamente desde su lanzamiento en 2021. A fines de 2023 hizo su primera exportación de 1500 pares a Uruguay y recientemente invirtió US$ 15.000 para desarrollar una nueva línea de botines premium de caucho con la que planea agregar 200 pares de producción diaria. Sin embargo, todavía no logró penetrar con fuerza en las casas de deporte. «Pudimos entrar en tres o cuatro cadenas, pero hay marcas que los amenazan. Son como el perro viejo que no come ni deja comer porque no les entregan botines pero tampoco los dejan que me compren a mí», reclama el emprendedor.

Flourish logo

Kioshi hizo un intento de importar botines en 2017, pero decidió virar hacia la producción nacional en 2021 con una inversión de $ 50 millones. «Nuestra estrategia apunta más al deportista amateur. Ese futbolista que juega torneos los fines de semana y busca un botín de calidad a un precio accesible», asevera Emmanuel Fernández, socio de la compañía que ya produce hasta 15.000 pares por mes y prevé escalar a 20.000 durante este año.

Primero lanzaron el modelo para cancha de sintético y luego desarrollaron el segmento complejo. Esta unidad representa un 30 por ciento de su facturación con botines cuyos valores van desde los $ 42.000 hasta los $ 48.000. En su fábrica se ocupan de inyectar las suelas, tejer las capelladas y hacer la costura láser. La planta tiene capacidad para producir hasta 80.000 pares de calzado por mes.

Kioshi invirtió $ 50 millones para lanzarse al segmento y prevé producir 20.000 pares por mes.

«Hay fabricantes de calzado que no estaban en el mundo deportivo y en estos años se volcaron a fabricar botines», comentan desde una planta industrial. Uno de ellos fue Justicialistas, la marca cordobesa cuyo fuerte son los zapatos de cuero. En 2021 lanzaron Barrilete Cósmico, su línea de botines de fútbol 5 elaborados con cuero vacuno nacional, y el año pasado vendieron 150 pares por mes. Otro caso fue el de Footy, la empresa dedicada al calzado infantil, que debutó con sus botines a fines de 2022.

A diferencia de otros jugadores, que importan las suelas y las capelladas, estas compañías se abastecen con proveedores y curtiembres locales. Ingratta SA, fabricante de las suelas Febo, incrementó en un 10 por ciento su volumen de producción de modelos para este tipo de calzado de nicho.

Lucas Aguilar se dio cuenta que faltaban botines tras hacer una pequeña búsqueda en MercadoLibre. Entonces reactivó las máquinas que usaba su papa, Hilarion, para hacer zapatillas de cuero y junto a su familia lanzó Manguz a mediados de 2021. De aquel trabajo artesanal pasaron a industrializar la producción con una inversión de $ 1,4 millón que les permitió escalar a 600 pares por mes en su planta en Villa Soldati.

«Nosotros hacemos botines de cuero vacuno y la calidad es la misma que el de uno de primera marca. El tema es que ellos te los cobran el doble y en nuestro caso apuntamos a crecer por volumen vendiéndolo más barato», remarca Aguilar. Los Manguz Hunter cuestan entre $ 49.000 y $ 51.000, según el modelo.

La cordobesa Justicialistas lanzó Barrilete Cósmico, su botín de cuero argentino con homenaje a Maradona.

Justicialistas y Manguz utilizan cuero vacuno, en lugar de la variante sintética como es el caso de Kioshi y Raptor. Un metro de cuero natural puede costar entre $ 8000 y $ 9000, mientras que el valor del sintético es de aproximadamente $ 5000, según detallan desde el sector. Con un metro de material se pueden fabricar entre cinco y seis pares.

Por el momento, Aguilar solo comercializa sus botines a través de MercadoLibre y su tienda online, además de algunas ventas en el showroom que tienen cerca de la fábrica. En 2024 el objetivo es alcanzar los 1000 pares por mes y la planta incluso tiene capacidad para triplicar ese número. «La idea es acomodar el equipo de ventas para hacer alianzas comerciales y entrar a tiendas multimarca. Igualmente nuestro plan de marketing pasa por estar en escuelitas de fútbol, clubes de barrio y en complejos de alquiler de canchas. Ahí queremos que nos vean», resalta.

Estado de alerta

El fin de las licencias automáticas y del Sistema de Importaciones (SIRA) podría abrirle la puerta a que lleguen más botines terminados desde el exterior. Según la Cámara de la Industria del Calzado (CAIC), en 2023 se importaron 16,5 millones de pares y el rubro deportivo suele representar alrededor del 60 por ciento del volumen total. Entre 2018 y 2021 el valor de las importaciones de calzado cayó un 30 por ciento de US$ 512 millones a US$ 357 millones, de acuerdo al reporte de la consultora Claves.

Estas trabas y demoras en la autorización de importaciones llevaron a las compañías a reforzar su ensamblado local. Algunas incluso retornaron al país, como fue el caso de Penalty que en 2021 anunció su regreso con un plan de producción de 15.000 pares de botines por mes en la planta de Bicontinentar Footwear Technologies en Chivilcoy, la ex Paquetá.

Manguz encontró una oportunidad ante la falta de botines de fútbol de cuero natural con sus Hunter.

Traer al país un calzado terminado tiene un arancel de 35 por ciento, mientras que las partes pagan entre 15 y 28 por ciento. Además, desde diciembre de 2021 el Gobierno argentino estableció una medida antidumping que impide importar calzado desde China por un valor FOB inferior a US$ 15,70 por par. Por ahora estos aranceles se mantienen, pero desde el sector, en particular las grandes marcas, ya negocian con algunos funcionarios de la secretaría de Comercio para que las partes tengan arancel 0. «Si no empiezan a bajar los costos, el consumo está muy frenado», apunta Braier.

«Cada botín que entregamos se vende porque hay poco stock. El negocio podría ser más grande«, señala Rubaja, de Topper. El segmento, detalla, crece a un ritmo del 10 por ciento anual, pero el uso específico de este tipo de calzado limita sus posibilidades. La compañía recientemente llevó adelante un estudio junto a la consultora de investigación Desatanudos y el relevamiento arrojó que solo el 15 por ciento de la población general juega al fútbol.

Ante la posible apertura importadora, los jugadores nacionales ya se pusieron en estado de alerta. «Nos estamos moviendo con cuidado, pero sin dejar de planificar. Tratamos de que el aumento de precios no impacte tanto en el producto final porque apuntamos a un público de clase media». Comenta Fernández, cofundador de Kioshi. Por su parte, Nicolás Mendizábal, socio de Justicialistas, asegura que pusieron el freno de mano en sus planes. «Todavía no pudimos definir la próxima producción semestral porque sabemos que se va a complejizar el tema comercial. En otro contexto nos hubiera gustado sumar más variedad, colores o incursionar en botines de cancha de 11″, detalla. Durante la última semana la marca cordobesa redujo el precio de su modelo en un 13 por ciento y ahora se venden a $ 65.500 en su tienda online.

Amoros revela que le ofrecieron importar las suelas y las capelladas desde Taiwán pero prefirió continuar fabricándolas en su planta. «A mis clientes les vendo cada par a US$ 10,8. Si tuviera que traerlos terminados desde afuera, entre flete y demás, me cuesta US$ 19 solo para tenerlos en mis manos. Hoy no tengo ningún tipo de competencia directa en el segmento», analiza. Tras la última gran devaluación Raptor incrementó el valor de sus botines en un 40 por ciento.

«Todavía no hay una alerta de que vaya a haber una invasión de calzado importado», afirma Horacio Moschetto, gerente de la CAIC. El directivo agrega que la oportunidad para el segmento está en incrementar el porcentaje de ensamblado nacional. Y concluye: «El calzado deportivo a nivel mundial tuvo un incremento grande en precios y hoy en los Estados Unidos ronda los US$ 100. No es que van a venir zapatillas de primera línea a precios más accesibles de los que ya están en el mercado».

La versión original de esta nota se publicó en el número 362 de revista Apertura.

El nuevo gol de Topper para aprovechar la falta de botines de fútbol y sumar ventas

Fuente: Cronista – Alcanzó un 22% de share en el segmento por los problemas para importar de sus competidores. Ahora prevé crecer 40% con el Artis, su nuevo botín de cuero.

Una de las marcas de origen argentino que más aprovechó la escasez de botines de fútbol de los últimos años fue Topper. Desde 2021 ganó ocho puntos de participación en el segmento y culminó el año pasado con un 22% de share. «Veníamos atrasados en posicionamiento y hoy luchamos el liderazgo», asegura Darío Rubaja, director Comercial de la compañía.

Ahora prevé un 40% de crecimiento en este negocio y planea dar pelea dentro de la franja premium con un nuevo modelo de cuero de producción nacional.

«Venimos en catch up», resume el ejecutivo. Históricamente, detalla, los botines representaban un 6% del mix total y hoy se lleva un 8 por ciento. «En general toda la industria sufrió la desprolijidad de no poder planificar con agudeza lo que se podía traer. Hubo meses en los que faltó producto y algunas marcas no pudieron sortear eso. En nuestro caso, cada botín que entregamos, se vende«, señala.

En 2021 la empresa anunció un plan de inversión de $ 500 millones en su planta de Aguilares, en Tucumán, que ya desembolsó por completo. Una parte de este proyecto implicó una erogación de $ 80 millones para volver a producir indumentaria en su única fábrica en el país, la cual se dedica exclusivamente a desarrollar productos Topper. También en 2022 plantó bandera en Uruguay con la apertura de su primer local monomarca.

En los últimos tres años la marca invirtió $ 500 millones en su fábrica y abrió su primer local en Uruguay.

Topper nació en 1975 como una idea de la firma Alpargatas para incursionar en el mundo del calzado deportivo. Primero puso un pie en el tenis, después en el básquet y luego llegó al fútbol. Durante varios años jugó en el torneo local como sponsor técnico de varios clubes campeones, como Vélez (Clausura 2005), Estudiantes de La Plata (Apertura 2006) y Newell’s Old Boys (Torneo Final 2013). Sin embargo, su fuerte siempre estuvo en el negocio de las zapatillas.

El nuevo botín argentino

«Hoy somos la marca argentina número 1 en calzado deportivo en volumen», apunta Rubaja, que resalta que Topper cerró 2023 con un 18% de share de los 33 millones de pares que se vendieron en la categoría. Si bien tuvo su origen en el mercado local, desde 2019 la empresa está en manos del grupo brasileño Sforza tras un desembolso de u$s 64 millones.

Los botines son un calzado muy técnico con poca versatilidad de uso. Por eso, ante las dificultades para importar producto terminado y partes para ensamblar, algunas compañías se volcaron a ítems de mayor circulación, como las zapatillas de running. «Nosotros dentro de todo pudimos lidiar con la complejidad del sistema. Ahora la situación se está empezando a liberar. Pero ante esa falta de abastecimiento completo en el mercado, desde la marca intentamos cumplir un rol de proveer a los clientes para que tengan oferta. Nos piden y tratamos de acelerar», afirma.

San Ciro es la línea de botines de fútbol más vendida dentro del portafolio de productos de  Topper. 

Hasta ahora, el 90% de su producción de botines en Aguilares correspondía a ensamblado, mientras que los importados terminados se llevaban el resto. La estrella de su portafolio es el San Ciro de cuero sintético, en tanto el modelo Stingray se posicionaba como una opción premium. Esto cambiará con el lanzamiento de su nuevo botín de fútbol, Artis.

«Es de cuero natural y es casi todo producción nacional excepto la suela, que es importada. Incluso hacemos la capellada en Tucumán», describe el ejecutivo. Calculan que el Artis se llevará un 20% del volumen de producción este año.

Los botines Artis de cuero salieron al mercado en 2024 y son la gran apuesta de Topper para este año.

Históricamente el negocio de botines representó un 10% de la venta de calzado deportivo, aunque hoy patea un 8 por ciento, es decir alrededor de 2,2 millones de pares. Según los números brindados por la empresa, Topper produce unos 400.000 pares de botines por año en su fábrica de los casi 5 millones que maneja de calzado deportivo total. Y este año espera un nuevo salto en los números.

«No vamos a hacer inversiones grandes en 2024, sino que será un año de consolidar volumen», comenta Rubaja. La compañía prevé un crecimiento moderado en el negocio general, sin embargo proyecta un 40% de crecimiento dentro del segmento botines de fútbol. «La categoría tendría que pesar un 10% en el negocio de calzado deportivo y, en parte, eso es porque faltan botines. Por eso creemos que hay espacio para crecer».

Tellas. Zapatos para toda la vida

Fuente: CARAS – Tellas te aconseja cómo cuidar tus calzado de cuero, para mantenerlos en perfecto estado por mucho tiempo y que te duren el mayor tiempo posible.

En Tellas confeccionamos nuestros zapatos con cuero vacuno. Esta materia prima de excelente calidad puede durar toda la vida, a diferencia de los materiales de origen sintético, si se incorporan pequeñas acciones para el cuidado y protección de los zapatitos.

En primer lugar, te aconsejamos que una vez usados, les pases un cepillo o un trapo seco para retirar el excedente de polvo.

Luego, según el tipo de material, se pueden aplicar diferentes productos:

Para todo tipo de cuero, se puede aplicar una crema incolora, con el fin de hidratarlo y evitar que se cuartee por el paso del tiempo o malos cuidados. Seguidamente, se le pueden sacar brillo con un cepillo seco o una franela. Esta crema incolora se recomienda para los cueros básicos,  y especialmente, para los que tienen terminaciones en colores fuertes (rojo, fucsia, azul, etc.), estampados, metalizados, etc.

Los cueros de colores claros (blanco, nude, beige, etc.): si tienen marcas por el uso, o pequeñas manchas que no salen con el cepillo seco, se recomienda pasarles suavemente una goma blanca, la clásica para borrar el lápiz.

Para cuidar los cueros básicos (negros y marrones), además de la crema incolora hidratante, se puede aplicar una pomada del mismo color del cuero. Y te dejamos un secreto más: luego de pasarles la pomada, dejalos reposar 30 minutos. A continuación dales una “buena cepillada” fuerte y firme, y van a relucir.

Para los zapatitos de gamuza, se recomienda pasarles un cepillo limpio y seco. Para darles un mejor mantenimiento, se les puede pasar un trapo apenas húmedo y aplicar un producto especial para gamuza. Si se necesita un retoque del color, mejor recurrir al zapatero amigo del barrio y que haga “chapa y pintura”.

Finalmente, los zapatos de charol, se les puede pasar simplemente cualquier producto que se use para limpiar muebles de madera.

Por último, te aconsejamos guardar tus zapatos en una caja en donde cada par tenga su espacio. Lo ideal es colocar, dentro de los mismos, un papel para mantener la forma.

¿Te resultaron útiles estos consejos?
Contanos en nuestro Instagram: @tellas.oficial, cómo los cuidás vos, si tenés algún tip o secreto para compartir.

Para visitar nuestro showroom: miércoles de 16 a 19 horas y sábados de 10 a 13 horas.
Solo cita previa.

Nuestra tienda online: https://www.tellas.ar/

Fotos: @boccostudio en @laisla.estudios

Tellas
Tellas
Tellas
Tellas
Tellas
Tellas
Tellas
Tellas
Tellas

El magnate detrás de Nike: fortuna, historia y legado de Phil Knight

Fuente: Ámbito – Oriundo de Noregon y atleta amaetur, el hombre fundó la marca de la pipa hace más de 50 años.

Nike es posiblemente la empresa fabricante de indumentaria deportiva más famosa del mundo. La compañía estadounidense tiene presencia en casi todos los países del globo y sus artículos son objeto de deseo de millones de deportistas amateurs. Ni hablar de todos los equipos y atletas profesionales que se visten con indumentaria de la firma.

Pero, ¿quién fue el ideador de este gigante de la ropa?

Su nombre es Phil Knight, un ex atleta de la Universidad de Oregón, Estados Unidos, que el 25 de enero de 1964 decidió fundar una compañía de calzado deportivo junto a su entrenador, William Bowerman.

Knight era un corredor amateur, disfrutaba correr en pistas y por la montaña, y conocía la importancia de contar con buenas zapatillas para rendir bien. En ese momento, en Estados Unidos no existían opciones de calidad, y las mejores, las Adidas, eran difíciles y costosas de obtener, ya que se fabricaban en Alemania.

Este vacío en el mercado fue la motivación para la creación de su propia marca de calzados.

Knight era un atleta amateur preocupado por la ausencia de zapatillas deportivas accesibles en Estados Unidos.

Knight era un atleta amateur preocupado por la ausencia de zapatillas deportivas accesibles en Estados Unidos.

Inicialmente, la marca se llamó Blue Ribbon Sports y se asoció con la firma Onitsuka Tiger (actualmente ASICS). Siete años después, en 1971, terminó el contrato con la marca japonesa y se lanzó la propia línea de calzado deportivo.

Knight recurrió a la experiencia y al talento deportivo de Bowerman, su entrenador, que estaba convencido de que si conseguía aligerar en una onza las zapatillas, sus corredores correrían con 25 kilogramos menos de peso durante la carrera.

Ese año, juntos fundaron Nike.

Bajo la premisa de hacer calzados deportivos cómodos, que potencien el rendimiento de los atletas y accesibles en Estados Unidos, Knight y Bowerman comenzaron a darle forma a Nike: le encomendaron a la diseñadora Carolyn Davidson el diseño del famoso logo de la marca y contrataron una agencia de publicidad para potenciar las ventas.

Entre pruebas y errores, fueron dándole forma a las zapatillas que soñaban.

Knight fundó Nike en 1971.

Knight fundó Nike en 1971.

Los ´80 fueron el «boom» de la compañía. Nike dejó de dedicarse únicamente a la confección de calzado de atletismo y comenzó a abarcar otros deportes, además de lanzar la línea de calzado para la vida cotidiana.

El primer gran éxito fue el modelo Air Jordan, que la empresa realizó especialmente para el basquetbolista Michael Jordan, y que se siguen vendiendo hoy en día.

Con el correr de los años, Nike fue creciendo en popularidad y en ingresos. Las zapatillas, que ya se exportaban a casi todo el mundo, dejaron de ser el único artículo de la marca, y empezaron a confeccionar todo lo referido a indumentaria deportiva.

El 24 de diciembre de 1999 fallece Bill Bowerman y Knight comienza a dirigir la compañía en soledad.

Las Air Jordan, el verdadero salto a la fama de Nike.

Las Air Jordan, el verdadero salto a la fama de Nike.

Hoy en día, Phil Knight tiene solamente el 35% de la firma. Su fortuna asciende a unos $51,2 billones de dólares, lo que le convierte en la 16ª persona más rica de Estados Unidos.

En cada entrevista que da, no deja pasar la oportunidad de recordar a Bowerman, a quien define como su gran maestro. El fundador de Nike intenta llevar los valores que le inculcó su ex entrenador a la filosofía de la marca. “La derrota es un aprendizaje. Cuando uno pierde, algo aprende”, recuerda que repetía siempre Bowerman.

Es así que la cultura del «Just Do It», emblema famoso de la marca, encapsula la mentalidad de Phil Knight y de Bill Bowerman. El mensaje busca fomentar la valentía, la determinación y la superación de desafíos, tanto en el ámbito deportivo como en la vida cotidiana.

Crearon una marca de calzado peronista y ahora se meten en el negocio de los botines de fútbol

Fuente: Cronista – Justicialistas nació en 2016 y se especializan en modelos hechos con cuero. En los últimos años encontraron una oportunidad con un diseño «maradoneano».

Las nuevas generaciones de consumidores demandan que las marcas tengan un propósito, una razón de ser más allá de la comercial con la que puedan sentirse identificados. El de Justicialistas está cristalizado desde su nombre y el de sus diferentes líneas de calzado de cuero, desde las zapatillas PresidenTa hasta las botas Eva y las deportivas Malvinas. Ahora el emprendimiento nacido en Córdoba también incursionó en un segmento bien futbolero, los botines.

«El proyecto nació como una reacción a lo que veíamos que iba a ser el gobierno de (Mauricio) Macri y ese aire neoliberal que impactaría en la industria», asegura el politólogo Nicolás Mendizábal, quien se embarcó en este viaje junto a su cuñado Germán Bolatti en 2016. Sin embargo, ninguno de los dos tenía experiencia en el mundo del calzado así que tuvieron que hacer escuela mediante la práctica.

El padre de un amigo de ellos había recibido algunas máquinas como parte de pago por un negocio, les interesó la propuesta y empezaron a hacer alianzas con fábricas en Córdoba. «Justicialistas nace como una síntesis de dos ideas: que el valor agregado sea poner el trabajo formalizado y materia prima local, dos variables sensibles en la producción de calzado», resalta el emprendedor.

Socios y cuñados. Nicolás Mendizábal y Germán Bolatti fundaron Justicialistas en 2016.

Primero se asociaron con la fábrica de calzado Cadein y lanzaron la marca con venta online en redes sociales. Después sumaron otro partnership para incorporar calzado femenino al portafolio. Pero en 2018 Cadein quebró y tuvieron que salir a buscar nuevos proveedores. Hoy cuentan con más de 50 artículos de calzado y producen alrededor de 2000 pares de productos por mes.

Cada línea fue bautizada con el apellido o nombre de algún pensador relacionado con el peronismo. Además de los ya mencionados cuentan con las botas cortas Bermann, los mocasines Walsh y los zapatos Cooke. Los precios oscilan entre $ 45.000 y $ 89.000, según el modelo, y todos son elaborados con insumos locales.

Durante el último gobierno varios funcionarios caminaban con calzado de la marca, desde el expresidente Alberto Fernández hasta Santiago Cafiero, Martín Guzmán y Axel Kicillof.

El grueso de las ventas de Justicialistas se concentra en el AMBA (40%), mientras que su territorio natal se lleva un 10 por ciento. «Tenemos un promedio de 50 o 60 compras mensuales que se envían al exterior, principalmente a los Estados Unidos. Hicimos un intento de exportación, pero nos encontramos con el problema de producir al dólar blue y exportar al oficial», indica Mendizábal.

Los botines maradoneanos

Al igual que otras marcas, como Raptor, Manguz y Kioshi, Justicialistas también encontró una oportunidad en el segmento de botines ante la reducción de stock de las grandes marcas por las trabas a las importaciones. En 2021 lanzaron Barrilete Cósmico, una línea de botines de fútbol 5. La referencia «maradoneana» no solo está en el nombre, sino que los modelos llevan inscripta la fecha en la que el Diez se consagró como una estrella con sus dos goles a Inglaterra.

Otro guiño a Pelusa es que para fabricarlos utilizan el mismo cuero con el que se hacen los Puma Borussia, uno de los históricos botines utilizados por Maradona.

«Decidimos ir por un botín de fútbol 5 porque su producción es muy parecida a la de una zapatilla, podíamos hacerlo con las mismas máquinas. En cambio, el botín de 11 es otro tipo de horma, pegado y ergonomía. Ahí ya no te podés equivocar», afirma el emprendedor.

La compañía produce 150 pares mensuales de sus botines de fútbol de cuero, Barrilete Cósmico.

Empezaron con una primera tanda de 125 pares por mes y ahora la estiraron a 150. El Barrilete Cósmico se vende a $ 76.000 en su tienda oficial y, con respecto al precio, Mendizábal comenta: «Para un asalariado es un producto caro, el grueso de nuestro público tiene entre 25 y 45 años con un nivel de ingresos semiprofesional, pero por los costos de producción creó que está a buen precio».

La compañía está en plena mudanza de su taller en Wilde a uno en Córdoba, donde construirá un galpón en el que planea centralizar toda el área administrativa y productiva. «Somos bastante cautos y conservadores porque vemos que lo comercial se va a complejizar con la apertura de importaciones. En otro contexto nos hubiera gustado sumar variedad y colores de botines, quizá incursionar en el de fútbol 11 porque nos lo piden, sin embargo estamos con el freno de mano puesto», detalla.

Es argentino, fabrica zapatos y logró crear una marca de exportación en tiempo récord

Fuente: IProfesional – Representante de la tercera generación de zapateros, Ariel Minetti junto a su socio crearon Beautee: botas texanas de diseños exclusivos y artesanales.

Ariel Minetti representa la tercera generación de zapateros de su familia: la primera se dedicó al taller y confección de costura; la segunda se animó a fabricar para diferentesmarcas; y, por último, él y su socio crearon una marca para venta minorista de diseños exclusivos.

«Nuestra fábrica se inició en el garage de casa, de la mano de mi mamá y papá, con dos máquinas de coser y muchas ganas de continuar un oficio que nuestra familia había iniciado en manos de mi abuelo», cuenta a iProfesional.

«Crecimos en esta fábrica aprendiendo el oficio desde los 15 años, decidimos ir subiendo la calidad yhoy, casi 20 años después, no solo fabricamos para marcas y locales/showroom, sino que creamos la propia», expresa.

Una marca que nació apostando a la creatividad

Beautee nació en el 2020, cuando debieron apostar a la creatividad para hacerle frente a la adversidad que se estaba viviendo con el Covid-19. «La pandemia hizo que nuestras ventas bajen, ya que nosotros producíamos en su mayoría para marcas/comercios con local a la calle», explica.

Esto llevó a los emprendedores a reinventarse, y luego de muchas dudas e incertidumbres frente, decidieron lanzar una marca de botas texanas que se vende en el online. «Beautee es una marca de calzado para mujer que ofrece un producto cómodo, versátil y original gracias a los materiales nobles de alta calidad y fabricación artesanal cuidando cada detalle», asegura el diseñador.

Y agrega: «Renovamos cada temporada las líneas, materiales, texturas y colores para ofrecer nuevas creaciones y cuidamos cada proceso de fabricación, la pasión por nuestro trabajo y el carácter argentino de nuestros zapatos. Las texanas llegaron hace unos años para quedarse y desde entonces no nos hemos cansado de combinarlas en todo tipo de cueros, colores y bordados».

Beautee es una marca de calzado para mujer que ofrece un producto cómodo, versátil y original gracias a los materiales nobles de alta calidad y fabricación artesanal

Para Minetti, lo más atractivo, y a la vez lo más desafiante, es crear «un diseño único y cómodo para la mujer argentina con mano de obra 100% nacional y de gran trabajo artesanal». Complementando, comenta que la situación económica del país llevó a que haya una gran falta de insumos y una variante continua de precios de los proveedores. No obstante, aclara, «siempre tratamos de que no repercuta tanto sobre nuestros clientes».

Si bien el proyecto nació con una estructura de una fábrica en funcionamiento ubicada en Lomas del Mirador, «dos máquinas de coser e insumos básicos necesarios para darle curso a nuestro taller», según detalla su creador, en la actualidad, la facturación de Beautee Calzados alcanza un promedio mensual bruto de $6.000.000 y crece mes a mes. En el caso de la fábrica en general, la facturación mensual bruta alcanza los 35.000.000 pesos.

«Hemos tenido variaciones a lo largo de estos años, como fábrica siempre hemos priorizado la calidad sobre la cantidad. Utilizamos cueros de primera línea con acabados propios e insumos de calidad en su totalidad», enfatiza. «En estos últimos años, hemos subido aún más la calidad lo que ha generado que la producción diaria baje para cumplir con los estándares que nos hemos propuesto». La capacidad es de 150 pares diarios.

Ante la recesión económica, la empresa se vio obligada a bajar su producción mensual a 70 pares diarios, pero manteniendo el 100% de su equipo de trabajo. «Aunque atravesar la crisis no es fácil como pyme, lo tomamos como puntapié para subir aún más la calidad de producción de nuestros diseños», dice Ariel. «Lo que más necesitamos como país es que se fortalezca la industria nacional, que se priorice la producción y la posibilidad de exportar, en total equilibrio con los otros mercados».

Desde su mirada, «detrás de cada crisis, hay oportunidades y muchas. Nosotros tratamos de buscar la parte buena siempre, de nosotros dependen –directa e indirectamente- 20 familias y no es opción bajar los brazos. Hoy nos toca vivir una realidad que depende de un dólar inestable, y hay que atravesar esta incertidumbre como tantas otras que tuvimos. Confiamos en nuestro negocio y en la gente que trabaja con nosotros para continuar creciendo y ver sus frutos temporada a temporada».

En medio de la recesión económica, la empresa se vio obligada a bajar su producción mensual a 70 pares diarios, pero manteniendo el 100% de su equipo de trabajo

Los planes de la marca

De cara a lo que viene, la marca tiene planes de abrir un local y sigue poniendo el foco en la exportación. Hoy Beautee tiene clientes mayoristas en Chile y Uruguay; minoristas desde Estados Unidos hasta España; pero Brasil, Uruguay y Chile son los mercados más fuertes.

«Nuestro techo está mucho más arriba de lo que imaginamos y tenemos posibilidades de crecimiento. Siempre apostamos al fortalecimiento de nuestra industria y tiene muchas posibilidades comerciales con respecto al resto del mundo.

PUMA presenta la MB.03 «CNY»: la nueva zapatilla en colaboración con Lamelo Ball

Fuente: Puma – PUMA, la marca alemana de indumentaria deportiva, presenta las MB.03 «CNY», la tercera colaboración exclusiva entre la compañía y el jugador de baloncesto LaMelo Ball.

Esta nueva incorporación combina elegancia y rendimiento en un diseño que celebra el año del Dragón Verde de Madera. La MB.03 «CNY» destaca con una construcción de materiales mixtos en tonos festivos de PUMA Gold y Fluro Peach, con detalles exclusivos como superposiciones de TPU, puntera reforzada y una insignia distintiva de Melo en el talón.

La atención al detalle es evidente con el tono rosado, emergiendo de las marcas de rasguños y los elementos únicos como el estampado «RARE» y el emblema de Phoenix en la lengüeta, simbolizando rareza y renacimiento.

Las MB.03 «CNY» se encuentran disponibles en PUMA.com, PUMA Store Unicenter y DIONYSOS, brindando a los fanáticos del baloncesto y la moda una fusión de innovación y estilo.

PUMA

PUMA es una de las principales marcas deportivas del mundo, que diseña, desarrolla, vende y comercializa calzado, ropa y accesorios. Durante 75 años, PUMA ha impulsado sin descanso el deporte y la cultura creando productos rápidos para los atletas más veloces del mundo. PUMA ofrece productos de rendimiento y estilo de vida inspirados en el deporte en categorías como fútbol, running y entrenamiento, básquet, golf y automovilismo. Colabora con diseñadores y marcas de renombre para llevar las influencias deportivas a la cultura del lifestyle y la moda. El Grupo PUMA es propietario de las marcas PUMA, Cobra Golf y stichd. La empresa distribuye sus productos en más de 120 países, emplea a unas 20.000 personas en todo el mundo y tiene su sede en Herzogenaurach/Alemania.

Creó una marca de botines de fútbol baratos y ya los exporta a Uruguay: cuestan $ 15.000

Fuente: Cronista – Martín Amoros fundó Raptor en plena pandemia y produce 20.000 pares por mes en su fábrica en Valentín Alsina. Su estrategia para mantener los precios bajos.

«Mi héroe es el dueño de Guaymallen«, dice Martín Amoros. Pero no se dedica al negocio de los alfajores, sino al del calzado deportivo. Su emprendimiento Fabricalz SRL produce botines de fútbol bajo la marca Raptor y se venden por entre $ 13.000 y $ 15.000 en tiendas físicas y MercadoLibre. Su objetivo, asegura, es apostar por el volumen y ya empezó a exportar sus modelos a Uruguay.

Hace 10 años el día a día a Amoros era muy diferente. Trabajaba en una casa de repuestos junto a su padre y sus hermanos, pero se cansó del rubro. Por consejo de su suegro incursionó en el mundo del calzado. Primero probó con pantuflas, después llegaron las ojotas y las sandalias hasta que decidió enfocarse en el segmento de las zapatillas deportivas.

Los botines Raptor se venden en tiendas de calzado y martketplaces desde $ 13.000 el par.

Durante la pandemia encontró otro nicho de interés. «En ese momento le compraba botines a un señor que los fabricaba de manera artesanal. Pero durante el aislamiento me empezaron a pedir cada vez más y él me entregaba un 10% de lo que yo podía vender. Así que me puse a fabricarlos yo mismo porque estaba viendo la guita que me perdía de ganar«, recuerda.

El Guaymallen de los botines

El negocio funcionó. Del taller se mudó a una planta de 1600m2 en Valentín Alsina. Compró máquinas de coser, una inyectora de suelas de PVC y montó un sector de aparado. Al principio le vendía los botines a las casas de calzado y algunos distribuidores que luego los posicionaban en tiendas online. «Hace poco aparecieron algunas casas de deporte, pero son tres o cuatro. Las otras marcas dicen que no les entregan si me compran a mí. Son como el perro viejo, que no come ni deja comer», señala Amoros.

Su modelo, como el del alfajor Guaymallen, es tener en el mercado un producto económico que juegue por volumen, aunque el margen sea chico. Por eso tiene como política que los botines Raptor no pueden venderse a más de $ 15.000. En tanto, los botines de segundas marcas parten desde los $ 50.000, mientras que los de las firmas top pueden costar más de $ 100.000.

¿Cómo logra mantener este precio? «Ahorro bastante haciendo el aparado, que es la costura de toda la capellada. Tengo 32 personas trabajando con 26 máquinas de coser en ese sector. Lo otro es la fabricación propia de la suela», explica. Fabricalz SRL produce alrededor de 20.000 pares de botines de fútbol de cuero sintético por mes entre todas las opciones, desde futsal y papifutbol hasta modelos de fútbol 11.

Martín Amoros ahora invirtió para lanzar una nueva línea premium con suela de caucho.

«Me ofrecieron traer las suelas y las capelladas importadas, pero no lo voy a hacer», afirma. Y detalla: «A mis clientes le vendo cada par por u$s 10,80 y si tuviera que traer un botín terminado de afuera me sale u$s 19 solo para tenerlo en la mano».

De campeón a campeón

La compañía ya cruzó la frontera y llegó con sus productos a otro mercado campeón del mundo: Uruguay. Raptor hizo un primer embarque en diciembre del año pasado de 1500 pares. «El próximo mes sale el próximo embarque», comenta. A su vez, Amoros señala que está en conversaciones con distribuidores en Paraguay para llevar su calzado allá.

El próximo paso del emprendimiento es lanzar una nueva línea de botines. Se trata de un modelo premium con suela de caucho que demandó una inversión de u$s 15.000 e incorporar 10 empleados a la plantilla. Fabricará 200 pares por día y costarán $ 2000 más que el resto de las opciones de su portafolio. «No le tengo miedo a la importación porque no tengo competencia en mi segmento», concluye.

Las ojotas del 10: la historia del emprendimiento que se hizo viral gracias a Messi

Fuente: Clarín – “Venimos de una familia de industriales. En un momento empezamos a vender insumos para el calzado y casi sin darnos cuenta decidimos crear nuestra propia marca. Teníamos todo lo que necesitábamos. Así nació Bagunza hace 10 años”, cuenta Luciano Gianzi, el creador de la marca junto a sus padres Néstor y Roxana, y sus hermanos Emiliano y Mauro.

Un emprendimiento que se hizo viral cuando Lionel Messi, pocos días después de consagrarse campeón del mundo en Qatar con la Selección argentina, en diciembre de 2022, compartió una historia por Instagram usando sus ojotas. Una foto que cambió todo.El diseño que fue furor. Inspiradas en Messi, las fabricaron luego la Copa América. Hace un año, se hicieron virales gracias a un posteo de Lionel. Foto: Gentileza Bagunza.El diseño que fue furor. Inspiradas en Messi, las fabricaron luego la Copa América. Hace un año, se hicieron virales gracias a un posteo de Lionel. Foto: Gentileza Bagunza.

Una historia no apta para ansiosos

“En 2021 le dimos fuerza al proyecto y empezamos a sacar nuestros propios modelos de ojotas. Cuando la selección gana la Copa América ese año, decidimos hacerle un homenaje a Lionel Messi, y ahí nació la Mess10, ese modelo que usó casi dos años después”, recuerda Gianzi.

La idea de hacérsela llegar al futbolista nació en medio de un asado con amigos. Fácil no era, pero cuando escucharon la palabra “Messi” no podían sacársela de la cabeza y empezaron a hacer todo lo posible para que el capitán de la Selección tuviera sus ojotas personalizadas.

“Al principio contactamos a la jefa de prensa de AFA, enseguida empezamos a trabajar en la famosa caja que también llamó la atención por su diseño. Era una para Messi y otra para Rodrigo De Paul: era imposible hacer para todo el plantel y, por esta razón, la prensa nos dice que de esa manera no era posible. ‘El equipo es muy unido y es a todos o a ninguno’, fue la respuesta oficial”, comenta.

Tiempo no tenían. Era la última vez que la Selección venía para las eliminatorias y, si no, había que esperar hasta marzo. Necesitaban otra opción. Ahí Gianzi recuerda que un compañero de fútbol con el que jugaba en la infancia tenía un contacto con Rodrigo De Paul.

“Mandamos la foto de las ojotas. Y cuando De Paul las vio, pidió que se las lleváramos enseguida al predio de AFA, en Ezeiza. Finalmente las dejamos en un lugar repleto de regalos para todos los jugadores. A la mañana siguiente, recibí un mensaje de la tía de Rodrigo.

Decía que a él y a Lionel les habían encantado las ojotas y que se las iban a llevar a Europa. Esas palabras fueron como tocar el cielo con las manos. Porque, para nosotros, nunca fue un regalo comercial, a cada uno le escribimos una carta agradeciéndoles por la Copa América.

Además, les conté que ésa fue la mejor semana de mi vida porque el 8 de julio había nacido mi hija y el 10 estábamos festejando la copa. Mi mujer me dijo que agregara el Instagram y gracias a eso, después volvimos a tener noticias suyas”, dice Luciano, quien todavía no puede creer cuando aquel 6 de diciembre recibió un mensaje privado de Lionel Messi.Virales. Historia de Instagram de Messi con Antonela Roccuzzo, Sofía Balbi y Luis Suárez, usando las ojotas de Bagunza. Foto: Instagram @leomessiVirales. Historia de Instagram de Messi con Antonela Roccuzzo, Sofía Balbi y Luis Suárez, usando las ojotas de Bagunza. Foto: Instagram @leomessi

“Tengo las imágenes borrosas de ese día, no sabía si era broma o no, pero la notificación estaba. Enseguida le dije a mis hermanos y la felicidad fue absoluta. Nos pedía ojotas para su esposa y sus hijos, quedamos que en enero de 2023 se las íbamos a entregar.

Otra vez se las dejamos en el predio AFA y recién cuando ganaron la Finalísima a Italia en julio, Lio nos agradece. Nosotros seguíamos sin poder creerlo y unos meses más tarde, Antonela Roccuzzo nos pide si podíamos hacerle más para los hijos, que el padre se iba a Qatar en una semana, si las podíamos tener listas.

Obviamente le dijimos que sí, trabajamos día y noche para poder cumplir con el pedido. Y cuando vamos a entregarlas, nos escribe pidiéndonos disculpas que se había equivocado y que el padre ya estaba viajando. La desilusión duró poco porque enseguida contacté a unos conocidos que también viajaban y llevaron las ojotas”, continúa el relato el creador de Bagunza.Más de 20.000 pedidos. Tras el posteo de Messi en su cuenta de Instagram la demanda creció rápidamente. Foto: Instagram @leomessiMás de 20.000 pedidos. Tras el posteo de Messi en su cuenta de Instagram la demanda creció rápidamente. Foto: Instagram @leomessi

La espera valió la pena

Esa fue la última comunicación que Luciano tuvo con la familia Messi hasta que el 23 de diciembre Lionel comparte una historia desde su cuenta de Instagram usando las ojotas. Estaba con Antonela, Luis Suárez y su mujer. Esas 24 horas que duró la imagen en la red social lo cambió todo.

Fue un antes y después de Messi para nosotros. Recibimos mensajes de periodistas, productores… Bueno, por tres días fuimos los Rolling Stones más o menos, estabamos en todos los medios de comunicación. Increíble. Pero también tuvimos un problema, el modelo era viejo, lo usamos para la Copa América. Para el Mundial Qatar 2022, fabricamos uno nuevo, pero obviamente todos querían el de Messi. Teníamos stock, pero no estábamos listos para la demanda que tuvimos. De golpe hubo más de 20.000 pedidos, nos explotó todo tan rápido que tuvimos que buscar empresas que nos ayudaron con la producción», dice.

«Por suerte, en un mes pudimos cumplir con nuestros nuevos clientes. Hoy claramente el modelo Mess10 ya es un clásico de Bagunza y el más vendido. Hay turistas que salen del aeropuerto de Ezeiza exclusivamente para venir a nuestro local de avenida Garay al 3500, en Boedo, solo porque quieren comprar las ojotas de su ídolo”, agrega Luciano que todavía no puede creer lo que está viviendo él y su familia.

Hace poco más de dos meses inauguraron un corner en Abasto Shopping, el primero de muchos de los que tienen en mente. Así, en tiempo récord,

Bagunza pasó de ser un emprendimiento familiar a una empresa que exporta y no para de crecer. Actualmente son proveedores oficiales de la AFA y de la mayoría de los clubes grandes de Argentina. ¿Su próximo objetivo? El mercado brasileño.

Los zapatos pilarenses Versabundia dijeron presente en el desfile Pinamar Moda Look

Fuente: Pilar A Diario – La marca creada por dos emprendedoras lcoales presentó su colección el pasado 25 de enero en la principal cita de la moda de la temporada de verano.

La marca de zapatos Versabundia, creada por dos mujeres pilarenses, dijo presente en la principal cita con la moda de la temporada de verano: el desfile Pinamar Moda Look que tuvo lugar el pasado 25 de enero en la mencionada ciudad balnearia. Lee además

Se trata de un desarrollo de Soledad Linares y Noelia Fernández Muñoz que comenzó a gestarse hace un año y que en agosto del 2023 salió al mercado con su primera colección, la misma que fue presentada el pasado jueves durante la pasada de la firma de accesorios Vera Allegretta.

Como particularidad, todos los modelos son 100% confeccionados con cuero vacuno y tienen doble funcionalidad, es decir que cuentan con un accesorio que puede colocarse o no. Broches, tiras con tachas, correas de strass, que le imprimen un estilo completamente distinto a cada calzado en caso de optar por esta variante.

En su primera colección, la marca lanzó cuatro modelos fabricados en hasta tres colores, abarcando los talles desde el 36 al 41. Todos ellos pueden verse y adquirirse (únicamente) a través de su página web: https://www.versabundia.com.ar/