Una de las compradoras de Alpargatas invierte u$s 20 millones para reactivar su negocio textil

Fuente: Cronista ~ Nea Tex SA. invertirá u$s 20 millones para reactivar el negocio textil de Alpargatas en la Argentina. Ya desembolsó u$s 5 millones y prevé inyectar otros u$s 15 millones en los próximos tres años, con el objetivo de aumentar su capacidad productiva y ganar competitividad, como parte de su plan de resurgimiento de la centenaria marca.

El desembolso de u$s 5 millones concretado hasta el momento se destinó a renovar el equipamiento de hilandería, tejeduría y tintorería de algodón en dos de las plantas que la empresa posee en el norte del país y que adquirió tras la compra a la ex Alpargatas.

Ya completamos el arribo de 10 contenedores en la primera etapa de inversión, anunciada en el marco del relanzamiento de Alpargatas Textil. En estos 18 meses de gestión con el nuevo accionista, recibimos 29 camiones con equipos de última tecnología. El proceso no se detiene y vamos por más. Proyectamos una inversión de u$s 15 millones en los próximos tres años“, dice Carlos Peñarrocha, CEO de Nea Tex SA.

La sociedad se creó a fines de 2019, a raíz de la compra de la empresa chaqueña Marfra S.A de dos plantas que pertenecían a Alpargatas Brasil, por u$s 8,5 millones: la de Corrientes, donde se realiza el proceso completo de fabricación de tejidos de algodón, y la de Chaco, dedicada al desmote de la fibra. Fueron adquiridas por el empresario textil Alberto Mária, dueño de Mafra S.A, ahora también presidente de Nea Tex SA.

En julio de ese año, Alpargatas Brasil, en manos del grupo Camargo Correa, vendió por u$s 14,4 millones los activos de la división textil en la Argentina. Meses después, en diciembre, le cedió la marca de indumentaria deportiva Topper al Grupo Sforza, del empresario brasileño Carlos Wizard Martins, por u$s 64 millones.

Nea Tex fue una de las tres firmas nacionales que se quedó con el negocio textil de la mítica compañía, a la que le proveía materia prima. Se hizo cargo de los 400 operarios que trabajaban en ambas plantas y 60 empleados del área de ventas y logística, que se sumaron a los 200 trabajadores que ya tenía Mafra.

Nea Tex invertirá u$s 20 millones

Las otras dos firmas que se repartieron el negocio textil fueron Cladd, que se quedó con la fábrica de Florencio Varela, en la provincia de Buenos Aires, y la fabricante de esponjas y paños Fibran, que compró la factoría de Catamarca.

Conservamos la marca Alpargatas Textil, con el logo azul y negro que tenía originalmente, antes de que fuera comprada por los brasileños. La base central es la planta de Corrientes, con el apoyo del establecimiento de Chaco, sumado a las cinco desmotadoras que tiene Marfra. Es un proyecto 100% argentino“, detalla Peñarrocha, que trabajó en los últimos 32 años para Alpargatas.

La primera etapa de la inversión se financió con capital propio y otra parte con fondos provenientes del mercado de capitales. “Emitimos dos obligaciones negociables (ONs), con colocaciones por un total de $ 220 millones“, detalla el CEO.

La inversión en tecnología de punta tiene una pata sustentable, con la certificación de normas ISO. La maquinaria recircula el 90% del agua empleada y ahorra energía con equipos eficientes de iluminación y servicios. La caldera de biomasa genera vapor con baja emisión de dióxido de carbono y reutiliza el 100% de los desperdicios textiles.

La sede administrativa de Alpargatas Textil

Desde que la compañía asumió el nuevo desafío, su producción aumentó un 45%. Planea terminar el año con una fabricación aproximada de 12 millones de metros de tela. El año pasado, parte de la producción fue destinada a una acción solidaria: la empresa entregó 2000 tapabocas al gobierno correntino para personal esencial.

Con una facturación anual cercana a $ 1700 millones, su intención es volver a posicionar al negocio de Alpargatas textil en el mercado interno y retomar las exportaciones regionales, como lo hizo en el pasado la reconocida empresa, fundada en 1883 a partir de la asociación de Juan Etchegaray, pionero en la fabricación manual del calzado de lona con suela de yute, y Robert Fraser, miembro de una familia de industriales escoceses.

Según fuentes del sector, el 70% del mercado textil local es abastecido por cuatro jugadores, y Alpargatas Textil la tercera compañía más importante en términos de participación y la primera en el segmento de denim. Su portfolio de marcas incluye las etiquetas Rueda, Vaquero y Tractor, entre otras, especializadas en la confección de telas de jean, gabardinas y de indumentaria de trabajo.

En la ex fábrica de Barracas funciona un showroom

Está abierta la posibilidad de agregar nuevas producciones, pero el foco está puesto en potenciar la oferta existente. Buscamos ampliar el abanico de clientes”, explica el ejecutivo de la firma, que también analiza la apertura de locales propios de las marcas a mediano-largo plazo para llegar al cliente final de forma directa.

Nea Tex montó sus oficinas comerciales en el emblemático edificio Molina Ciudad, ubicado en Avenida Regimiento de Patricios 1052, en el barrio porteño de Barracas. Allí funcionaba antes la ex fábrica de Alpargatas Textil, cuando pertenecía a capitales argentinos. 

Además de ser la sede administrativa de la firma, ahora también hay un showroom donde la empresa exhibe las prendas confeccionadas a sus clientes.

Una pareja sin ingresos suficientes creó un negocio con cordones y 600 puntos de venta en el mundo

Fuente: La Nación ~ Desde que el calzado es calzado que los cordones representan una parte vital de los pies, aunque no del todo valorada como es debido. Primero, porque casi nadie los ve como una tecnología -primitiva, pero tecnología al fin- que permite ajustar el zapato o la zapatilla al pie, para que no se mueva ni se salga. Y segundo, porque muchos imaginaron un futuro en el que se pudiera prescindir de ellos; o mejor dicho, con cordones autoajustables, como los de esa fantasía llamada “Volver al Futuro”. Para mucha gente atarse los cordones es una molestia, y es una molestia cuando se desatan; y ni que hablar cuando hay que enseñarle a un niño o niña a anudar sus zapatillas. Los cordones, es evidente, no tienen buena prensa. Pero aún así, Daniela y Emanuel no se imaginan qué sería de su vida sin ellos.

“La cordonería” es el nombre del emprendimiento paralelo que ambos transformaron en ocupación full time. Emanuel Calvito tenía unas Nike Air Force 1 detonadas a las que ya les había cambiado la suela, y la única forma de imprimirles algo de vitalidad era con cordones nuevos. Pero el detalle, es que no había buenos cordones, y todo se limitaba a la pequeña oferta que se suele encontrar en esos pequeños negocios de compostura de calzado o en los supermercados. Blancos, negros, y no mucho más. Y Emanuel, que tenía algo de roce con el sector de los avíos textiles (todo eso que incluye una prenda salvo la tela, como por ejemplo cierres, botones y elásticos) pensó que no estaría mal vender cordones distintos, de buena calidad, de colores y con la onda suficiente como para revitalizar una zapatilla.

Crisis que generan ideas

Casi siempre las ideas surgen en las crisis, y la crisis de Emanuel y de Daniela Migueleto -la otra protagonista de esta historia- fue en plena luna de miel. Una demora en el cruce del Cristo Redentor no les iba a permitir llegar a tiempo para volver a trabajar. “Estoy varado, no puedo volver, dame un día más”, pidió Emanuel, pero no. Y renunció. Ya de vuelta, se dieron cuenta de que no se puede vivir del amor. “Llegamos y nos encontramos con que nos faltaba un sueldo completo. Y que había que pagar alquiler, las expensas y vivir”, dice Daniela, que hasta ese momento trabajaba como recepcionista en una empresa. Y entonces, cuando lo que más faltaba además de dinero era tiempo, Daniela y Emanuel se pusieron a fabricar cordones.

Un simple click en Instagram en el hashtag #sneakers (zapatillas en inglés) devuelve una búsqueda de 41 millones de publicaciones. Y cuando La cordonería empezó a mostrar ahí su producto la exposición fue instantánea. “Y como él ya tenía la experiencia de vender avíos, empezamos con la idea de vender al por mayor, es decir, a los fabricantes, pero eso que teníamos le empezó a gustar a los chicos, y el público cambió”, dice Daniela. “Subíamos una foto a Instagram y mostrábamos una zapatilla con otros cordones y los chicos se prendían. Ellos nos pidieron”, cuentan.

La mecánica del éxito

La mecánica era simple: después de las 19, cuando ellos volvían del trabajo, los clientes pasaban por su casa a retirar sus cordones, prolijamente envueltos en un folio de nylon. Pero un día, sin folios y con un comprador esperando en la vereda, Emanuel metió los cordones en un tubo golosinero que les habían dado en el candybar de un cumpleaños infantil. Y al cliente le encantó. Un claro ejemplo de que el packaging es tan importante como el producto a la hora de generar identidad. “Ahí supimos que teníamos que vender los cordones en esos tubos”, dice Emanuel.

En junio de 2019 la primera compra en el Once fue de diez tubos. La segunda, de cien, para ganarle a la inflación. Hoy reciben envíos de diez mil tubos preforma (así se llaman), que de alguna manera meten en su departamento y base de operaciones.

“La evolución fue muy rápida”, dice Daniela. “Cuando empezamos a vender y los venían a buscar a la puerta del edificio, vendíamos dos por semana, cinco en una buena”. Y mientras la gente empezaba a consultarles más y más, ellos seguían perdiéndose ventas porque tenían que estar en sus trabajos. Por eso empezaron a dejarlos en consignación en locales, para no perder ventas. Pero como la presentación era tan importante, tenían que buscar un exhibidor. Y fueron otra vez a caminar por Once en la búsqueda de algo que se adaptara a lo que ellos querían mostrar. Los llevaron a su departamento -el mismo lugar en donde hoy descargan los diez mil tubos- y los pintaron con aerosol en el balcón.

Cada sábado, el día en el que no trabajaban, el Tren Sarmiento los guiaba en su recorrido: Moreno, Paso del Rey, Merlo, Castelar, Morón, Ramos Mejía, Ciudadela, Liniers, Floresta, Flores y Caballito. “Teníamos suerte de que los locales quedaban cerca de las estaciones”, dicen. Siempre con la bolsa con los tubos cordoneros para reponer cada exhibidor. “Cada vez que llegábamos y veíamos que habían vendido todo pensábamos ‘guau, eso es mucho para nosotros’”, dice Emanuel.

El cordón es de fabricación nacional y con insumos nacionales, salvo por un material reflectivo que no se produce en el país. Todo -desde el diseño hasta la producción, envasado y distribución- es propio. “Decimos que La cordonería es como una familia porque todos colaboran, todos escuchan y todos opinan”, dice Daniela. “Aprendimos a que los cordones tienen un alma que va oculta en el centro, que es lo que hace que no se desaten, pero que algunos cordones planos es mejor que no lo tengan, que el acetato de las puntas tenía que ser más fuerte y que en los colores la gente tiene voz y voto”.

Ellos sabían que el producto era bueno, y parece que la competencia también. Un día otra marca salió a vender lo mismo, en el mismo packaging. “Es como cuando te copiaban la tarea y le cambiaban el nombre”, dice Emanuel. “Me llamaron para contarme lo que había pasado, y durante los primeros cuatro minutos sentí impotencia, pero después fue pura satisfacción. Eso demostraba que estábamos haciendo las cosas bien. Eran cuatro marcas grandes asociadas para competir con nosotros dos, y lo cierto es que la gente nos siguió eligiendo”, dicen. “No me parece mal que otros se pongan a fabricar cordones o que hagan lo que hacemos, porque le están dando un poco más de vida a nuestra idea”, agrega Emanuel.

El objetivo inicial -tener un proyecto en común, poder pasar más tiempo juntos, tener un ingreso extra- se cumplió con creces cuando ambos pudieron dejar sus trabajos y dedicarse de lleno a trabajar en su negocio. De pasar las noches enteras llenando tubos, pegando etiquetas y armando pedidos pasaron a ocuparse de todo en horarios más normales. “Nos empezaron a pedir producto en el interior, y con lo que cobrábamos de Rosario o Mendoza podíamos comprar más tubos, más hilo y fabricar en más colores”, dice Daniela. Y el crecimiento fue exponencial. Hoy, en plena pandemia, La cordonería también tiene una línea de ropa. “Nos pedían más, aparecieron las cadenas más grandes, los chicos compartían fotos, se acercó más gente”. De vender en 12 locales pasaron a 100 y después a 300. Hoy tienen casi 600 puntos de venta en la Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia y España.

¿Y sabían hacer todo eso que estaban haciendo?

No. No estudiamos ni nos capacitamos en esto. Ni redes, ni marketing ni comercialización. Aprendimos haciendo y siendo reales. Y trabajando mucho.

¿Y qué aprendieron?

Que hay mucha gente que maneja buenos principios y valores. Que si nos ayudamos entre todos podemos salir adelante en muchos aspectos. A trabajar en equipo. A que si querés algo y le ponés todo lo que tenés, en algún momento va a llegar. Ver que la gente usa esos cordones que quizás entubamos en alguna madrugada, y los mensajes que nos mandan contentos con lo que hacemos…nos hace entender que el mejor marketing son nuestros clientes felices.

En el Día del Niño, un proveedor de calzado le puso una sonrisa a la cuarentena

Fuente: Serma.net En su planta industrial de Lomas del Mirador, en plena zona zapatera de Buenos Aires, las empresas proveedoras líderes en la industria del calzado -RUÍZ, fábrica de hormas e HINCAPIÉ, de suelas- decidieron celebrar el DÍA DEL NIÑO, que en Argentina se festeja el domingo de 16 de Agosto.

El propósito fue agasajar a niños vecinos del lugar que compartieron su algarabía a muchos moradores y transeúntes de la zona.

En la ocasión, directivos de las empresas hicieron entrega de presentes, regalos y juguetes en un particular momento de crisis sanitaria, donde este tipo de decisiones suelen quedar relegadas ante problemáticas mayores y estados de ánimo retraídos.

¿Cómo seleccionar cueros para calzados?

Especificaciones técnicas

Fuente: Serma.net ~ Para determinar las propiedades de un cuero, es necesario realizar algunos ensayos que varían según sea su destino final. Es preciso establecer qué análisis se han de aplicar en cada caso a fin de evaluar las propiedades físicas y químicas que exige la elaboración del artículo y que regulan el comportamiento deseado del cuero.

Elección según producto

El proceso de selección y adquisición de cueros para las distintas partes del calzado, que garanticen un adecuado comportamiento en el producto final, no es tarea fácil. La variedad de tipologías de calzado es muy amplia, desde calzado de niños hasta calzado de seguridad, con innumerable modelos intermedios, diseños, moda, accesorios, combinación de materiales, procesos de fabricación, etc., que se deben tener en cuenta y condicionan la elección de la materia prima “cuero”. ¿Cómo seleccionar cueros para calzados?Medición. Cada tipo de calzado, necesita de un espesor determinado de cuero.¿Cómo seleccionar cueros para calzados?Mediante el flexómetro se evalúa el comportamiento del cuero y de su película de terminación.

​Materiales específicos

Por otra parte, en el mercado existen cueros diferenciados por procesos de curtición, especies, tipo de terminación, etc., que pueden utilizarse en las diferentes partes del calzado. Todas estas opciones conforman un gran abanico de posibilidades con diferentes especificaciones que tendrán que cubrir distintos requerimientos y normativas. En el caso del calzado de seguridad, por ejemplo, existen requisitos y métodos de ensayos que se encuentran normalizados según la Norma IRAM 3610, que determina las especificaciones que deben cumplir los cueros para las distintas partes de este tipo de calzados. Estas especificaciones son utilizadas en el proceso de compra de cueros en la relación comprador – vendedor.

Evaluación de uso

Para el resto de los calzados, podemos encontrar recomendaciones de calidad para la valoración de los cueros en la ONUDI, GERIC, Asociaciones de las Industrias Alemanas del Cuero y Calzado, INESCOP y el Comité Técnico de AENOR, entre otras, que han trabajado en directrices de calidad para cueros destinados a las distintas partes del calzado.

Se trata de listados con valores de referencia, útiles para la valoración de un cuero para un uso determinado pudiendo ser inadecuado para otro, demostrando así la relatividad del concepto de calidad.¿Cómo seleccionar cueros para calzados?En el proceso de armado del calzado, los cueros deben garantizar resistencia al desgarro y rotura.¿Cómo seleccionar cueros para calzados?Con el dinamómetro se evalúa la resistencia a la tracción, desgarramiento y alargamiento porcentual de los cueros.

​Con participación de toda la cadena

Cabe destacar que en la actualidad desde el Departamento de Tecnología para la Producción de Cuero y Calzado del INTI-Argentina, se está trabajando en una mesa técnica de normalización en IRAM para establecer una norma nacional que defina los requisitos que debe cumplir el cuero para las distintas partes del calzado. Se ha invitado a participar a distintos eslabones de la cadena de fabricación de calzados por medio de CAIPIC (Proveedores), CIC (Fabricantes), ACUBA y CICA (Curtiembres) y AAQTIC (Técnicos), entre otros. El objetivo es consensuar entre las partes involucradas, los ensayos, métodos y valores normalizados de referencia para evaluar las propiedades Físico Mecánicas y Químicas, definiendo así las especificaciones técnicas de los cueros para ser utilizados en cada parte del calzado (capellada, lengüeta, forro, plantilla, etc.) y asegurando el comportamiento deseado.

Antes de comenzar la fabricación

A continuación se presentan algunos ensayos y métodos recomendados para analizar los cueros para las distintas partes del calzado, los equipos utilizados y lo que se evalúa en cada uno de ellos:

¿Cómo seleccionar cueros para calzados?

​NOTA RELACIONADA: