De ganar la «guerra de las zapatillas» a ser la peor inversión de Adidas: la historia detrás de Reebok

Fuente: Cronista ~ Los hermanos Jeff y Joe Foster la crearon en 1958 como un desprendimiento de la empresa de su abuelo. Llegaron a liderar el negocio en EE.UU, pero luego perdieron terreno.

Durante la «guerra de las zapatillas» supo reinar por encima de gigantes del negocio, como Nike y Adidas. Sin embargo, varios años más tarde se convirtió en una de las peores apuestas de la marca de las tres tiras. La marca británica de calzado Reebok hoy continua como referente dentro del segmento deportivo, aunque lejos de la época dorada cuando llegó a vestir a figuras como Shaquille O’Neal, Venus Williams y las ligas enteras de NBA y NFL.

En 1890 Joseph William Foster abrió un pequeño negocio de calzado en Bolton, Inglaterra. Al poco tiempo sumó a sus hijos al emprendimiento y la compañía familiar pasó a llamarse J.W. Foster and Sons. El proyecto explotó a través de una innovación que causó furor en aquel momento: las zapatillas deportivas con tapones. Estas permitían que los atletas se afirmaran mejor al suelo al momento de correr.

JW Foster and Sons se volvió popular por sus zapatillas de atletismo con tapones

La línea exclusiva de la compañía se volvió particularmente popular durante los Juegos Olímpicos de 1924 con gran presencia dentro del equipo británico de atletismo. Luego repitieron su protagonismo en las siguientes ediciones.

La creación de Reebok

Pero Reebok nació formalmente como marca recién en 1958 como una idea de los hermanos Joe y Jeff Foster, nietos del fundador de la firma. Primero querían que se llamara Mercury, aunque al encontrarse con varios inconvenientes para registrar este nombre encontraron inspiración en un viejo libro de Joe sobre animales. Ahí se mencionaba al Grey Rhebok, una especie de antílope africano que se convirtió en símbolo de la etiqueta.

El antílope Grey Rhebok, la inspiración detrás del nombre de la marca.

Ellos siguieron fabricando zapatillas de running con esta marca en los 60 y 70 hasta que a fines de esta última década se lanzaron a los Estados Unidos. Paul Fireman, que tenía un negocio mayorista en ese mercado, había conocido los modelos de Reebok en una feria en Chicago y adquirió los derechos exclusivos para llevarla a su país.

Explosión en EE.UU.

Durante los 80 aprovecharon el boom de atletas amateur y amantes del fitness con líneas orientadas especialmente para ellos. Poco a poco Reebok logró convertirse en el rey de las zapatillas en el mercado estadounidense, en especial dentro del segmento femenino con su modelo Freestyle. Esto creció aún más luego de que Ellen Ripley, el personaje interpretado por Sigourney Weaver en Aliens (1986) utilizara un concept-shoe de la marca. Luego se expandieron para atraer a los hombres con sus líneas NewPort Classic y Workout.

Para internacionalizar la marca y sumar embajadores de todas latitudes decidieron cambiar su logo. Del Union Jack, que se enfocaba en sus orígenes, viraron al logo Vector que incluía referencias a su nacimiento británico y una pista de atletismo. Así sumaron a sus filas al basquetbolista Shaquille O’Neal – lanzaron las zapatillas Reebok Shaqnosis -, la tenista Venus Williams y otros profesionales de renombre.

La apuesta de Adidas

En 2005 Adidas compra Reebok por u$s 3500 millones con la idea de darle pelea a Nike en los Estados Unidos. Sin embargo, los resultados no fueron esperados. Los números de la marca británica cayeron y en reiteradas ocasiones los inversores le pidieron a la empresa que se deshiciera de su apuesta.

Shaquille O’Neal fue uno de los grandes embajadores de Reebok.

Finalmente en febrero de 2021 la firma alemana anunció que Reebok estaba a la venta con el objetivo de mejorar su performance. Pensaron en realizar un spin-off, aunque terminó ganando la idea de la desinversión. En agosto de 2021 confirmaron la adquisición por parte de Authentic Brands Group por u$s 2500 millones, una cifra bastante menor a la que habían desembolsado 16 años antes. ABG es dueña también de marcas como Forever 21 y Sports Illustrated. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.