Tuvo que demostrar que no solo era «hija de» y ahora lidera una importante empresa de zapatillas

Fuente: Cronista – Se recibió de médica pero dio un volantazo y se sumó, de cero, a la empresa fundada por su padre. Cuáles fueron los prejuicios que tuvo que superar y cuáles son los desafíos que todavía perduran.

Cuatrocientas personas, 4000 pares por día, 43 años en el mercado. Esos son algunos de los números de la fabricante nacional de zapatillas John Foos.

Menos simple es describir la trayectoria profesional de María José Fosati, quien hoy es la directora general de la empresa y trabaja mano a mano con su padre, Miguel Ángel Fosati, presidente de la firma.

La empresaria cuenta que creció rodeada de zapatillas y que, ya mientras cursaba el colegio secundario, trabajaba de vendedora para la firma familiar. Posteriormente, fue encargada y visitaba mucho la fábrica. Contagiada por la pasión de su padre por el negocio, luego fue pasando por distintas posiciones, incluida la de cadete. Mientras trabajaba, estudiaba Medicina y, ante la afirmación de su padre de que no dedicaba las horas suficientes al estudio, decidió amalgamar sus dos vocaciones y montó una enfermería en la planta.

Ya recibida de médica, abrió su consultorio y hoy dice que fue su primera experiencia como emprendedora. Durante tres años, se dedicó a esa profesión y a la docencia, pero -cuenta- se conectó con su necesidad de volver a la fábrica, puso llave al consultorio y «pegó un volantazo» para dedicarse 100 por ciento a la compañía de su padre.

«Tuvimos una reunión familiar y anuncié que iba a capacitarme en gestión de PyMEs y marketing digital. Empecé en la empresa de cero: ingresaba a las 5:30 o 6 de la mañana y hacía recorridos por todos los sectores«. Esa rutina duró aproximadamente un año, precisa. «Para mí fue un doble desafío: por un lado, ser mujer en un medio muy masculino y, por otro, demostrar que no estaba ahí por ser ‘hija de'».

El esfuerzo valió la pena, porque se llevó aprendizajes de todas las áreas por donde pasó y, cuenta, hoy sigue haciendo «apariciones aleatorias» a primera hora de la mañana, en distintos sectores de la fábrica.

El predominio masculino no se verifica solo en la empresa. «En la Cámara del Calzado, la mayoría son hombres», ilustra.

La pandemia fue un momento crítico para la empresa, pero en los últimos años, con las restricciones a las importaciones, se vieron favorecidos y ampliaron su capacidad, incorporando tanto maquinaria, como mano de obra. Esto último, sin embargo, fue dificultoso, porque la crisis de la industria del calzado hizo desaparecer algunos oficios, por lo que también debieron invertir en capacitación. También hay un contexto que promueve el andar más ligero. «Todo lo que nos ha atravesado en la pandemia nos puso en un lugar de querer ir más cómodos en la vida. Hoy, la zapatilla no puede faltar en la indumentaria. Eso nos amplió el target. Usar zapatillas es un mensaje social», asevera.

Para Fosati sigue habiendo desafíos para la mujer. «A mí siempre me resuena en algún momento esa situación, por ejemplo, cuando te sentás a una mesa a discutir una opinión, cuando tenés que mostrar resultados, cuando negocias o cuando viajas», ejemplifica. «A mí me sigue llamando la atención de que en una mesa donde se toman decisiones sigo siendo la única mujer», reconoce.

Respecto de la situación del género en el ámbito corporativo, destaca que la maternidad puede ser un reto. «Yo, por ejemplo, no soy madre todavía. Cuando veo a mis pares que sí lo son pienso cómo hacen, porque yo no doy abasto«, grafica. De todas formas, cree que «estamos logrando empoderarnos». «Es un desafío muy grande, pero hermoso», asegura. Sin embargo, admite que muchas veces las mujeres sienten que tienen que dejar algo de lado.

Esta nota se publicó originalmente en el número 347 de revista Apertura.

Zapatillas: acuerdan rebajas de hasta 20% en los precios vigentes

Fuente: La Nación – El Gobierno y los fabricantes se comprometieron a establecer un sendero de subas de hasta el 3% para los próximos cuatro meses.

El ministro de Economía, Sergio Massa, junto con el secretario de Comercio, Matías Tombolini, acordaron hoy con las principales empresas fabricantes de zapatillas aplicar rebajas de hasta un 20% en los precios vigentes al mes de diciembre. Además, se comprometieron a trazar un sendero de precios de hasta el 3% para los meses de enero, febrero, marzo y abril.

El convenio incluye los precios de las principales marcas y modelos de calzados de “mayor rotación en el mercado”, aseguraron desde las carteras, mediante un comunicado, al tiempo que remarcaron que “uno de los objetivos del acuerdo es el de aumentar la producción de calzado deportivo en el país en 2023″.

“Pasar a un volumen de producción de 40 millones de pares es importante en términos de empleo y de inversión. Tenemos el desafío de cuidar los dólares, promover empleo y la inversión, y bajar la inflación”, destacó Massa ante los fabricantes. Y agregó: “El hecho de acordar una rebaja promedio del 15% en calzado deportivo es importante porque vienen las Fiestas y es uno de los regalos más habituales. Además, por tratarse de trabajo argentino es más importante aún”.

Por su parte, Tombolini afirmó: “Creemos que [el acuerdo] es muy importante y esperamos que pueda estar en vidriera cuanto antes. Aspiramos a que en la vuelta al colegio los precios de venta al público sean inferiores a los de noviembre de este año”.

Las marcas que suscribieron al convenio son: Nike, Puma, Adidas, Topper, Fila, Umbro, Asics, Kappa, Crocs, Reebok, Vans, Hush Pupies, Rip Curl, Lotto, New Balance, All Star, Converse, Le Coq Sportif, Jaguar, DC, Kioshi, Decker, Addnice, Head, CooperShoes, Kalwer, Joma, Pony, Bicontinentar y Ferli.

Además de Massa y Tombolini, del encuentro también participaron el subsecretario de Política y Gestión Comercial, Germán Cervantes, y la subsecretaria de Políticas para el Mercado Interno, Anastasia Daicich.

En tanto, por las empresas, estuvieron presentes Federico Tortora y José Papo (Nike), Gustavo Marques (Puma), Santiago Moreno Hueyo (Adidas), Diego Mohadeb (Topper), Brian Handley y Daniela Prado (Grupo Dass), Juan Pablo López (Distrinando), Hernán Grimoldi y Alberto Grimoldi (Grimoldi), Rodolfo Sotura y Fernando de la Sota (World Sport), Emmanuel Fernández y Juan Manuel Moreno (Grupo Pampeana), Jorge Roca (Cristobal Colón), Agustín Ramallo (Mariana SA), Jorge Coral (New Balance), Diego Vizcay y Claudio Cerruti (Addnice-Head), Markus Stefan Heydn (Coopershoes), Fernando De Vito (Ferli), Cecilia Marelli (ID Argentina), Elizabeth Guarino (Jaguar), Javier Khachadourian (Kalwe) y Juan Recce (Bicontinentar), entre otros.

Cabe destacar que la categoría “Prendas de Vestir y Calzado” fue una que más aumentó en el último año, incluso con precios congelados. En septiembre, el rubro llegó a presentar un alza del 118% interanual, es decir, unos 35 puntos por encima del nivel general de precios de ese mes.

Crece la demanda de zapatillas y la apuesta a la integración nacional

Fuente: BAE – Bicontinentar, la ex planta de Paqueta de Chivilcoy, en un año y medio multiplicó por 11 la cantidad de personal y por 12 su capacidad de producción. Ofrece el servicio de producción de un calzado deportivo desde cero.

En 2007 se construyó en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, una planta con la capacidad de hacer todo el proceso completo de la fabricación de zapatillas desde cero. Pertenecía al grupo brasileño Paqueta, que sólo pudo mantenerlo cinco años. Algunas políticas cambiaron y en 2018 la planta cerró. El año pasado reabrió como Bicontinentar y comenzó a invertir para poder hacer el proceso completo.

Juan Recce, socio y CEO de Bicontinentar explicó a BAE Negocios: “La planta fue concebida con un planteo estratégico para lograr la integración vertical total. Todos los eslabones: corte, postura o aparado, armado de capellada y fabricación de suelas. El grupo hasta creó una fábrica de suelas en Chivilcoy que sigue funcionando en manos de otra empresa. Ahora estamos creciendo, tenemos pedidos e invertimos para generar un volumen de negocio con mayor integración  nacional”.

Zapatillas made in Chivilcoy

La pregunta es ¿por qué ahora? Y las respuestas son varias. Recce repasó esta nueva etapa y contó que arrancaron hace 18 meses con 50 empleados y una sola línea de producción y ahora tienen 12 líneas y 550 trabajadores. Producen calzado deportivo para marcas como New Balance,  Under Urmour,  Hush Puppies, Olimpikus,  Kickers, Le Coq Sportif,  Diadora,  Atics, 47 Street,  Alpine Skate,  Montagne,  Ringo y Lacoste. Con las cartas en la mano, Recce aseguró: “Si el horizonte se despeja pegamos el salto a las 16 líneas, la misma cantidad a la que llegó la ex Paqueta en 2015 cuando fue su mejor momento”.

El CEO de Bicontinentar analizó el sector con lupa y señaló: “Tenemos una enorme demanda contenida, estamos comenzando a restaurar el consumo medio de pares que teníamos en 2015: eran 3,2 pares de calzado por habitantes, de los cuales 35 millones eran pares de calzado deportivo. En diciembre de 2019, cayó un tercio el consumo de pares de calzados y quedó en 22 millones de pares, algo así como 2,5 pares per cápita. Ahora estamos en un ciclo expansivo,  cerraremos este año con cerca de los 35 millones de pares de calzado deportivo. Restaurando los 3,2 pares per cápita general que se consumían en 2015”.

Un dato que sintetiza el contexto actual del sector: “Hoy no encontrás lugar para producir calzado deportivo, todos tenemos como mínimo seis meses de demora. Pasa en el sector de calzado deportivo y se replica en el mundo del calzado en general”.

Juan Recce, CEO de Bicontinentar
Juan Recce, socio y CEO de Bicontinentar, produce calzado deportivo para las principales marcas internacionales

Todos estos indicadores hicieron que Bicontinentar apueste fuerte a la producción nacional. “Por el contexto del país, invertimos en tres ejes para acompañar el proceso de recuperación del sector. La intensificación tecnológica para sumar máquinas de cierre automático, la línea de costura aparado de capellada y el desarrollo de calzado. Un segundo tema es precios, hicimos un estudio y no aumentamos los precios por inflación, sino por paritarias. Tomamos estas medidas porque apostamos a que la sociedad entendió que no se pueden abrir y cerrar proyectos productivos así porque sí. Se requieren políticas estables. Confiamos que en el 2024 se va a continuar con este proyecto porque es sano para la economía y para la industria”.

Recce considera que este modelo productivo es sano: “Generamos valor agregado industrial nacional, reducimos el consumo de dólares y la dependencia externa. Argentina desde la época de la ex Gatic es un país con una enorme capacidad de generar proyectos en el área de calzado y proyectarlos al mundo. Además, entendemos que la generación de empleo es un elemento virtuoso que dinamiza la economía no sólo por el pago de salarios, sino por el consumo interno que tracciona otros bienes u servicios de las economías locales”.

«Se requieren políticas estables. Confiamos que en el 2024 se va a continuar con este proyecto porque es sano para la economía y para la industria”

Bicontinentar invirtió en el proceso de armado automatizado para incrementar la capacidad en un 30%. Desarrolló nuevas líneas de strobel, que es un tipo de costura y permite mejorar la terminación de la capellada y el calzado. Para el desarrollo de botines y calzados de running incorporó equipos para cierre string que permiten dar forma a la capellada. “El siguiente paso es tener insumos nacionales que nos permita bajar la dependencia para poder ahorrar dólares”.

Pocas empresas productoras de calzado deportivo apuestan tan fuerte al futuro. “Reactivamos un proyecto de aparado de costura de capellada. Tenemos una línea escuela con personal calificado que está poniendo a punto las primeras células que se van a replicar para hacer costura de capellada. Todo estará listo en el segundo trimestre del año próximo”, señaló Juan Recce.

El más novedoso proyecto de esta empresa es el desarrollo total de un producto, la ingeniería previa. Cualquier marca puede desarrollar un producto desde cero. Brindan consultoría de factibilidad. Y tienen más proyectos, pero van paso a paso. Saben que un cambio de modelo industrial sería muy preocupante.

John Foos: del boom de los ’90 al restyling de la marca tras 40 años de industria nacional

Fuente: Para Tí ~ Miguel Ángel Fosati fundó John Foos, empresa que se convirtió en una insignia de la industria nacional, en 1977. La marca tuvo su boom durante los ’90: con las sneakers de lona y de jean marcaron la impronta de la firma. Actualmente, en la planta de San Isidro en la que trabajan 400 personas, fabrican un par de zapatillas cada 10 segundos.

Cuenta María José Fosati que durante los ’90, en los veranos donde las playas de Pinamar y Villa Gesell retumbaban de aire adolescente tras el regreso de la democracia, había un cartel de John Foos por cuadra. Esa década, junto con los 2000, posicionaron a la marca fundada por Miguel Ángel Fosati en 1977 como un must del street style argentino. Luego de 40 años en el país, la empresa redobla la apuesta por la industria nacional y se plantea un objetivo para el futuro cercano: fabricar 4000 mil pares por día. 

La fábrica de John Foos está dentro de un polo industrial sobre la calle Intendente Neyer, en el partido bonaerense de San Isidro. Dentro de la planta se llevan adelante todos los pasos del proceso de producción requeridos para las 12 líneas de zapatillas que comercializa la marca. Los 400 empleados que trabajan en la empresa y distribuyen su mano de obra entre turno mañana y turno noche fabrican 3600 pares de zapatillas por día: 360 por hora, un par de zapatillas cada 10 segundos contemplando la jornada completa. Andrés Bulgheroni, gerente general industrial de la planta, tiene como objetivo llegar a los 4000 mil pares diarios. 

En la fábrica de San Isidro trabajan 400 empleados y se realizan todos los pasos en el proceso de confección de las zapatillas John Foos.

“Empezamos a fortalecer la idea de querer contar el origen de esta empresa y más cuando internamente como familia dijimos: ‘o ponemos capital familiar o esto termina acá’. Fue una decisión interna en la que avanzamos y contamos el verdadero origen de la empresa. El branding está totalmente conectado con el slogan ‘caminando historias’ y la iniciativa familiar de apostar a la industria nacional”, explica María José Fosati, Directora General y CCO de John Foos. 

Aunque se comienzan a diseñar los primeros modelos en 1977, John Foos se patenta como marca cuatro años después, en 1980. El 182, 184 y 164 denim (este último fue relanzado con motivo del cumpleaños 40 de la empresa) son los modelos clásicos de JF. “El rebranding tiene que ver con eso, con hacer visibles los infinitos caminos que recorrimos y la cercanía al consumidor, de no seguir trabajando desde lo aspiracional sino de la cercanía y desde decir que todos somos caminantes de esta vida y todos contamos historias todo el tiempo. Eso tiene que ver con el origen de la marca”, dice Fosati. 

María José Fosati, Directora General y CCO de John Foos. 

La fábrica 

Andrés Bulgheroni se incorporó a John Foos como gerente general industrial de la planta en junio de 2021. En la fábrica de San Isidro se ejecuta la confección de todos los diseños de sneakers, se planifica la distribución, se despachan los pedidos de las compras online y, también, tiene lugar uno de los principales showrooms de la marca. El principal objetivo de Bulgheroni para el futuro próximo es llegar a producir 4000 mil pares por día antes de fin de año. No es un número imposible para JF: en el mejor momento llegaron a fabricar un número similar, aunque ahora la diferencia radica en la amplitud de modelos y la implementación de nueva maquinaria.

Las principales vías de comercialización para John Foos son mediante el e-commerce y distribución en comercios.

Para Ti: ¿Qué cambió en la manera de producir desde las primeras décadas de la empresa a la actualidad? 

Andrés Bulgheroni: Históricamente, la fábrica trabajó con una línea clásica que dio mucho resultado y es el emblema de la marca. Mencionás John Foos y automáticamente se te viene a la cabeza una 182 clásica (N. de la R: modelo de lona y caña baja), pero empezamos a generar distintas propuestas de productos, haciendo una línea más urbana con suela de escatola moldeada o la línea deportiva. La idea es también incorporar un pequeño porcentaje de la producción con componentes importados, que sí o sí tenemos que traer porque no podemos fabricarlos localmente por varios motivos, como que no tenemos proveedores locales que nos puedan abastecer los materiales. Igualmente no vamos a traer productos terminados, sino que los vamos a traer para ensamblarlos acá. 

Para Ti: ¿Cómo se adaptó la estrategia de producción?

A.B.: Lo principal acá fue cambiar un poco la metodología de trabajo para realmente elevar el profesionalismo, elevar los estándares de calidad y lograr que se trabaje con diferentes procesos. Casi igual como uno se puede imaginar una automotriz puede funcionar una fábrica de calzado. Obviamente siempre con el ojo puesto en los cuidados de los recursos porque no es solo el costo de la empresa, sino también el impacto del medio ambiente. Se hace mucho énfasis en que se consuma lo estrictamente necesario, puede ser desde la energía hasta los recortes de tela. 

Galería

“Estamos en un país que nos presenta muchísimos desafíos: trabajar en industria con inflación y los costos. Es realmente muy complicado, muy difícil porque te podés equivocar por cualquiera de los dos lados, podés fundirte trabajando o podés castigar mucho el precio de un artículo porque te querés cuidar y te empieza a caer la demanda porque quedaste fuera de precio.Andrés Bulgheroni, Gerente General Industrial de la planta de John Foos. 

María José Fosati, Directora General y CCO de John Foos, y Andrés Bulgheroni, Gerente General Industrial le la planta de John Foos. 

Rebranding: los amplificadores de John Foos para comunicar su nueva imagen 

De las ventas a mansalva de fines de los ’90 y los primeros años del 2000 hasta el rebranding de los últimos años: John Foos atravesó muchas etapas del país y el constante reto de adaptarse a un mercado poco estable y con una competencia que se incrementa. Los viajes a Milán y las principales capitales de moda del mundo sirvieron para que el departamento de diseño avance en la creación de nuevos modelos de sneakers. 

Para Ti: ¿De qué manera adaptan lo que se ve en las pasarelas y fashions weeks cada temporada a la marca? 

María José Fosati: En esos viajes de producto miramos tendencias mundiales, traemos diferentes ideas y vemos la manera de adaptarlas a nuestra realidad. Uno siempre mira hacia afuera, pero después trasladarlo acá a veces es difícil. También hay que pensar en nuestro consumidor, que no es el mismo que el de afuera, y lo difícil que es instalar cosas nuevas cosas más allá de que nosotros tenemos la hermosa oportunidad de tener un shop online que funciona espectacular.

Entre lo vintage y lo vanguardista: cómo son los nuevos diseños de John Foos 

Los modelos que inmortalizaron a John Foos en los corazones de varias generaciones son el 182 y 184: de lona y jean, con y sin caña. Pero la marca, en la búsqueda de adaptarse al mercado, consiguió desarrollar 12 líneas de zapatillas, donde se le da lugar a los modelos disruptivos y con identidad de marca. 

Como parte de la estrategia de rebranding y de contar la historia de la empresa, desde la firma generaron alianzas con influencers y artistas. Suena Eh!, el sello discográfico que impulsa a cantantes emergentes y trabaja en barrios vulnerables de CABA y el Gran Buenos Aires, es uno de los vínculos más estrechos de John Foos en el marco de la iniciativa “Caminando historias”. 

Showroom de John Foos.

María José Fosati explica que la búsqueda de amplificadores comenzó como estrategia para comunicar el lanzamiento del shop online, pero la alianza con “Suena Eh!” no tiene fines comerciales: desde John Foos coinciden en la idea de agregar valor a los proyectos artísticos en desarrollo como parte de la iniciativa social de la compañía. “Tiene que ver con los principios de la empresa, que siempre estamos tratando de agregar valor. Están muy en sintonía de lo que es la marca. Me reúno con Gonzalo Vidal (fundador de “Suena Eh!”) y a los dos días empezamos a cranear, a tirar ideas juntos. Terminamos ayudando a gestar y crear muchas cosas más juntos”, sostiene. 

Rosse Loudi, Aymi Sartori, Surdo.srd, Chris Deimon y Don Kingtana, referentes de Suena Eh!

Las dos redes primordiales de comercialización actuales de John Foos son mediante el shop online, locales propios y distribuidores en todo el país. Próximamente, la empresa buscará expandirse hacia países limítrofes y Europa. Conocé más sobre John Foos haciendo click acá. 

Lindos y cancheros: Leonardo Sbaraglia y Esteban Lamothe combinaron sus trajes con zapatillas

Fuente: TN ~ Los actores estuvieron juntos en un evento y se mostraron con una de las tendencias del momento: sastrería y calzado deportivo.

A medida que la moda se descontractura y los looks de noche ya no requieren de un código de vestimenta formal (sobre todo en la era pospandemia), surgen fórmulas que se convierten en favoritas de los referentes fashionistas. Entre ellas, el traje con zapatillas es una de las predilectas de la moda masculina y así lo demostraron recientemente Leonardo Sbaraglia y Esteban Lamothe.

Los actores, dos de los más populares y guapos de la escena local, estuvieron en un evento de una marca de vinos que presentó su nueva imagen y apostaron a la dupla sastrería y zapatillas para lograr conjuntos elegantes sin sacrificar la comodidad ni su estilo casual y descontracturado. Mirá cómo lo llevó cada uno.

Leo Sbaraglia combinó un traje verde con zapatillas blancas

El protagonista de El Gerente hizo gala de su estilo hipster y moderno con un traje verde oscuro, formado por un saco entallado y un pantalón de corte cigarrillo que dejó sus tobillos a la vista. Relajado, lo combinó con una remera blanca clásica y zapatillas a juego, de textura tipo cuero y acordonadas, con líneas negras en la suela.

Leo Sbaraglia combinó su traje verde con zapatillas blancas. (Foto: Grupo Mass)
Leo Sbaraglia combinó su traje verde con zapatillas blancas. (Foto: Grupo Mass)

Un par de anteojos con marco de carey fueron el único complemento, que reforzó la estética smart y moderna del look. El pelo entrecano enrulado y la barba de varios días, que ya son su marca registrada, terminaron por darle la cuota de frescura y relax a la apuesta.

Leo Sbaraglia y Esteban Lamothe  marcaron tendencia en traje y zapatillas. (Foto: Grupo Mass)
Leo Sbaraglia y Esteban Lamothe marcaron tendencia en traje y zapatillas. (Foto: Grupo Mass)

Esteban Lamothe combinó sastrería con zapatillas deportivas

En la misma sintonía, Esteban Lamothe rindió honor a la tendencia mix de estilos. El actor eligió un vestuario de traje más tradicional, compuesto por una camisa celeste claro, un saco y un pantalon de vestir negros y un cinturón negro con hebilla plateada.

Esteban Lamothe combinó su look traje con zapatillas deportivas. (Foto: Grupo Mass)
Esteban Lamothe combinó su look traje con zapatillas deportivas. (Foto: Grupo Mass)

Como Sbaraglia, combinó su look formal con zapatillas, también blancas. ¿El modelo elegido? Un diseño estilo sporty, con suela de estética “chunky, una elección muy casual que contrastó aún más con el vestuario y reforzó la impronta elegante sport del look.

Leo Sbaraglia y Esteban Lamothe apuestan al mix de estilos. (Foto: Grupo Mass)
Leo Sbaraglia y Esteban Lamothe apuestan al mix de estilos. (Foto: Grupo Mass)

Como si se hubiesen puesto de acuerdo con el look, los actores posaron juntos -con una copa de vino en mano de por medio- y marcaron tendencia, cada uno con su estilo, con una de las fórmulas que gana en la moda para hombres.

Zapatillas: el inédito plan de una marca ‘callejera’ argentina que duplica producción, mantiene precios e invierte u$s 1 millón

Fuente: Cronista ~ John Foos es una marca argentina de zapatillas urbanas que con una fuerte inversión de capitales propios en una nueva planta, renovación de management, nuevo logo, y proyectos inéditos en carpeta esperando una situación cambiaria más cómoda, logró duplicar su producción, que llegará a 1 millón de zapatillas el año próximo

La compañía compite en un mercado que mueve más de 30 millones de pares de zapatillas por año en el país. Y lo hace con precios accesibles -la mitad de lo cuestan unas importadas similares-, incluso absorbiendo aumentos de costos y reduciendo márgenes para ganar en escala.

La historia de John Foos comenzó con Miguel Ángel Fosati, un vendedor de calzado que soñaba con fabricar zapatillas vulcanizadas (flexibles y resistentes) en Argentina y exportarlas al mundo. Le fue bien y decidió instalar una planta en Haedo y patentar John Foos, una marca que en 1983 lanzó sus primeras zapatillas con un concepto urbano y que muchos creían, por su nombre, que venían de Estados Unidos.

Enseguida esas zapatillas callejeras ‘para no hacer nada’ fueron adoptadas por los jóvenes de la flamante generación X y en 1998, para abastecer esa creciente demanda, la compañía se mudó a una nueva planta en Beccar, con una capacidad de producción mensual de 100.000 pares.

Desde allí, la marca despegó a Latinoamérica, donde hoy tienen presencia en Chile, Perú y Paraguay. Panchas, Náuticas y las clásicas Legend terminaron de consolidar a John Foos en el mercado regional. Ya se vendieron 40 millones de pares de zapatillas de la marca.

Miguel Fosati es el presidente de John Foos pero hoy la compañía está comandada por su hija María José, Directora General y CCO que se encarga de la marca y el manejo general de la empresa, y Andrés Bulgheroni, Gerente General Industrial al mando de la producción.

Bulgheroni llegó como asesor externo a comienzo de año y en solo cuatro meses le dio un vuelco a la compañía. Venía del ‘palo’. Desde 2005 estuvo en el rubro hasta 2020 cuando golpeado por la pandemia y la decisión de Nike de abandonar el país, debió cerrar su compañía Suola que fabricaba para la marca americana. Además de su experiencia, Bulgheroni sumó a la firma de Fosati, el personal y las máquinas.

John Foos estaba en una situación compleja a su llegada. Los dueños habían tenido que invertir capital familiar para sostenerla cuando a partir de 2017, las importaciones coparon el mercado. Y para sacarla adelante, se encaró una transición para profesionalizar la compañía.

Los resultados empezaron a llegar con la salida de la pandemia. 

A comienzos de 2021 fabricaban 1700 pares de zapatillas y tras un plan de crecimiento llegan hoy a los 3400 pares. El objetivo es alcanzar 4000 pares de producción por día.

Para lograrlo María José Fosati y Andrés Bulgheroni explicaron a El Cronista cuáles son los desafíos: conseguir personal para sostener e incrementar la producción; acceso a créditos accesibles y un mercado cambiario más flexible que permita lanzar líneas ya creadas en nuevos segmentos que esperan luz verde para poder producirse sin trabas.

«Hay un gran desafío en encontrar personal, especialmente operarios, incluso cuando el único requisito es tener secundario completo. Buscamos personas de 18 a 65 años, de cualquier género. Pero luchamos contra la informalidad y los planes sociales que desvirtúan mucho el mercado laboral. Es muy difícil competir contra ese combo«, aseguró Bulgheroni.

Además de necesitar más personal para cumplirlo, el objetivo 2023 de John Foos demanda inversiones que sumarán u$s 1 millón. El proyecto incluye una nueva nave de más de 800 m2 y un entrepiso de producción de 300 m2 adicional para una planta actual con tecnología de punta que nada envidia a las marcas número uno del mundo. «También vamos a invertir en maquinaria, más de u$s 300.000 en una máquina de costura automática y otras tecnologías que queremos sumar, pero con el sistema de giro de divisas es difícil», dijo Bulgheroni.

Aunque se trata de un bien de capital y debería ser más sencillo de comprar ante las trabas cambiarias, Fosati suma como dificultad el acceso a créditos. Las inversiones se están realizando con capital propio. «La compra de maquinaria, de materia prima, todo es a pulmón. Es difícil tomar decisiones en un país tan cambiante pero siempre apostamos a la Argentina, a invertir acá«, dijo la ejecutiva.

-¿Las exportaciones también son complicadas?, preguntó este diario.

«La región es difícil para exportar por la política arancelaria de cada país. Lo primero que haremos será exportar a más mercados y que se conozca nuestra marca. Probablemente no es exportar 100% lo que se fabrica en Argentina sino un 10% y ensamblar, para llegar a los países de la región desde algún mercado externo, siempre con nuestra marca y diseño», contestó Bulgheroni. La marca está patentada en 26 países, llegar a todos ellos es el primer objetivo.

Este año, John Foos superará los 800.000 pares fabricados (el año pasado fueron 550.000) y en 2023, llegarán a un millón de pares.

Ese crecimiento de cerca de 30% los llevará a superar los niveles de producción de 2016, el último año bueno antes de la caída. Hoy, aseguran, tienen más del 22% de market share.

El e-commerce es hoy una de las estrella de la marca. Venden 6700 pares por mes y la demanda es tan grande que genera discusiones internas para repartir la producción entre los canales y clientes. Las grandes tiendas son las que más traccionan. John Foos vende en 1000 puntos de venta y es muy fuerte en el interior, aseguran los ejecutivos.

«Tenemos nuestra propia logística incluso de última milla, en un mercado de ecommerce que está creciendo drásticamente. El 14% de las ventas llegan por ese canal. Estamos evaluando tercerizar la logística por el crecimiento que tenemos pero es complejo de pensar en momentos en que no hay créditos accesibles», dijo Bulgheroni.

Un objetivo constante que remarcan es el de mantener los precios en un nivel que sea accesible, que se sienta cercano y haga que unas zapatillas John Foos no sean un objeto aspiracional. «Mantener los precios en línea con la inflación es difícil porque los costos aumentaron mucho y siguen aumentando. El valor de la electricidad se duplicó y tenemos tres materiales que vienen de Brasil, que nos ha costado hasta el doble poder importarlos», explicó Bulgheroni. «Impacta en los precios pero siempre aumentamos menos que la competencia, vamos en una relación directa con el ritmo de inflación y las paritarias«.

La mano de obra tiene un peso del 25% sobre el producto y los insumos importados no llegan al 5%, por lo que no tiene tanto impacto por el tipo de cambio o incluso, la propia compañía lo absorbe. «Redujimos los márgenes para cuidar a los consumidores a los que sabemos que les cuesta pagar unas zapatillas por encima de $ 15.000», aseguró Fosati.

Le Coq Sportif vuelve a fabricar calzado deportivo en Argentina en Bicontinentar

Funte: BAE – En Chivilcoy festejan, la ex Paquetá que cerró en 2018 ahora no para de crecer. Reabrió en mayo del 2021 con una línea y 50 trabajadores, en menos de un año y medio tiene 10 líneas y 500 operarios.

En la ciudad de Chivilcoy, hay esperanza. Sus habitantes vivieron y sufrieron los despidos por el cierre de la fábrica de Paquetá en 2018. En mayo de 2021 se alegraron cuando la empresa argentina Bicontinentar la reabrió con una línea de producción de calzado deportivo y tomó 50 trabajadores. Fue creciendo de a poco y sumando marcas, ahora anuncia la incorporación Le Coq Sportif y la segunda línea de Under Armour, por lo que suma líneas más, pasa de 8 a 10 e incorpora más trabajadores. En menos de un año y medio, multiplicó por 10 su staff y hoy tiene 500 trabajadores.

La noticia impacta, porque se conoce en un contexto especial. A pocos días de que su competidora Dass que fabrica para Nike y Adidas, decidiera despedir el 17 de agosto casi 100 trabajadores en Misiones, medida que con la intervención del sindicato y el ministerio de Trabajo, se pudo revertir.

Thank you for watching

Bicontinentar produce y ensambla calzado deportivo para New Balance; Under Armour; Hush Puppies; Diadora; Penalty; Olimpikus; Montagne; Atics; 47 Street; Lacoste y ahora suma Le Coq Sportif.  

Bicontinentar
En Chivilcoy, festejan el crecimiento de la empresa argentina Bicontinentar

Los planes de la empresa argentina con planta en Chivilcoy son ambiciosos. “Estamos con mucha demanda, esperamos cerrar el año sumando dos líneas más de producción y 100 trabajadores. La idea es concluir 2022 con 12 líneas y 600 empleados. Tenemos expectativas de seguir creciendo y llegar a las 14 o 16 líneas. Sumar más líneas depende de la disponibilidad de recursos para acceder a la cadena de abastecimiento internacional y de las condiciones internacionales que habiliten que la economía argentina siga creciendo”, dijo Juan Recce, CEO de Bicontinentar a BAE Negocios.

«Generar trabajo registrado no sólo dignifica, genera consumo, empleo y diversifica la matriz productiva del país, impulsa la cadena de proveedores e irriga la cadena industrial del país. Generar más trabajo registrado es generar una solución para el déficit fiscal», Juan Recce, CEO de Bicontinentar

Compartir

Evalúan incorporar nuevas marcas, para poder sumar más líneas y dar más trabajo. “Nuestro sector necesita crecer y generar trabajo registrado para poder expandirse. Cada cinco empleados que contratamos y les pagamos cargas y contribuciones, pagamos dos jubilaciones mínimas. Generar trabajo registrado no sólo dignifica, genera consumo, empleo y diversifica la matriz productiva del país, impulsa la cadena de proveedores e irriga la cadena industrial del país. Generar más trabajo registrado es generar una solución para el déficit fiscal. Por lo general se pone el foco en planes sociales,  pero se necesita trabajo para soportar el sistema provisional. Reducir el déficit fiscal nos da un marco de desarrollo y sostenibilidad que permite crecer e invertir y mejorar nuestra posición relativa frente a otros mercados”, explicó el CEO.

Bicontinentar
Bicontinentar fabrica para 11 primeras marcas y va por más

El consumo y la venta de indumentaria y calzado deportivo tuvieron un gran impulso en pandemia que no se detiene. Sin embargo, “el problema del sector es que casi el 95% de los insumos que utiliza son importados”, puntualiza Recce, a quién el tema le quita el sueño. Y trabaja sin descanso, en una alternativa como es el desarrollo local de insumos para no tener que necesitar tantos dólares y reconvertir el negocio, algo que admite que se puede hacer.

Recce contó a BAE Negocios: “Buscamos generar volumen de negocio con mayor integración nacional. Nuestro próximo paso será abrir un área de producción y desarrollo en Bicontinentar, requiere de una gran inversión. Tenemos la escala y la capacidad para agrandarnos y crear un nuevo frente de negocio”.

Contrabando millonario de zapatillas: cómo y por dónde ingresa la mercadería

Fuente: Cronista – En un operativo conjunto, agentes especializados de la DGI-AFIP con apoyo de la Policía Federal, secuestraron una «impresionante» cantidad de indumentaria deportiva. ¿De qué país llegó la mercadería?

La Aduana secuestró zapatillas que ingresaron de manera ilegal al país en la ciudad de Chilecito, en la provincia de La Rioja, con mercadería valuada en unos 40 millones de pesos.

En un operativo conjunto, que incluyó cuatro allanamientos, agentes especializados de la Dirección General de Aduanas-AFIP con apoyo de la Policía Federal se vieron sorprendidos por el «impresionante» volumen de mercadería secuestrada.

En total se contabilizaron cerca de 6000 pares de zapatillas, entre otros accesorios e indumentaria, cuyos propietarios, declararon que «no contaban con elementos que pudiesen demostrar el legal ingreso al país», y tampoco documentación que acredite «la tenencia de la mercadería adquirida en el mercado interno».

Tras los allanamientos instruidos por el Juzgado Federal de La Rioja, a cargo del Dr. Daniel Herrera Piedrabuena, se corroboró que la mercadería ingresó al país de forma ilega provenientes de Bolivia, Paraguay y China.

La Aduana encontró 6000 pares de zapatillas valuados en 40 millones de pesos

Según informó la Aduana, por orden de la Justicia, la mercadería será trasladada al depósito de secuestro que el organismo posee en La Rioja, donde quedará a disposición del juzgado interviniente.

El operativo realizado se enmarca en la «política estratégica» que está llevando a cabo la Aduana, conducida por Guillermo Michel, «en lucha contra el contrabando y en defensa de la industria y empleo nacional», destacaron desde el organismo.

Asimismo, precisaron que a partir de este tipo de procedimientos, «se trabaja para combatir la subfacturación en exportaciones y la sobrefacturación en importaciones». Paraguay 

Xiaomi lanzó un par de zapatillas capaces de conectarse al celular y regular la temperatura del pie

Fuente: Aire de Santa Fe ~ Xiaomi sigue su iniciativa de lanzar productos para el hogar y el día a día. Ahora, la firma china sorprende a su público con la develación de un par de zapatillas que poseen un sistema de calefacción integrado y es capaz de controlarse desde una app.

Xiaomi es una compañía tecnológica china que logró forjar su reputación gracias a línea de smartphones que combina buenas prestaciones a un precio accesible. En este tiempo, la firma liderada por Lei Jun también se animó a desarrollar una amplia gama de productos, que van desde computadoras y electrodomésticos hasta indumentaria y calzado, una llamativa oferta que se agrupa en su ecosistema conectado controlado desde una aplicación móvil.

Un nuevo producto al ecosistema de Xiaomi

Ahora es el turno de Freetie Graphene, unas zapatillas inteligentes de diseño unisex, y a simple vista son muy similares a cualquier otro calzado deportivo que combina una suela de goma y materiales de tela y cuero sintético. Sin un logotipo de Xiaomi a la vista, la diferencia de la propuesta está en los componentes elegidos para el sistema de calefacción eléctrica, que combina un pequeño microcontrolador, que gestiona el termostato, y una batería de 3000 mAh recargable desde un conector USB tipo C y que le permite contar con una suficiente autonomía de uso.

En la solapa se ubica un botón de control que permite ver el nivel de carga y las funciones de calefacción que tiene el calzado. Con diferentes modos de temperatura, las zapatillas Freetie Graphene aprovechan las virtudes del grafeno, un material eficiente a la hora de ofrecer una temperatura agradable y estable tanto en la parte superior de la planta del pie como en la parte inferior desde la plantilla.

Según informa el sitio web La Nación, entre sus múltiples aplicaciones, el grafeno ha permitido crear indumentaria adaptativa inteligente que puede modificar la temperatura corporal del usuario según el clima.

Sistema de calefacción para el inverno

En este caso se aplica al novedoso sistema de calefacción de Xiaomi, que se puede regular con intervalos de 30 minutos, y también dispone de un sistema de deshumidificación para mantener el pie seco y libre de malos olores. Todo estos ajustes se pueden controlar desde Mijia, la plataforma de Xiaomi para su ecosistema de dispositivos conectados.

Este modelo fue desarrollado desde la plataforma online de crowdfunding Youpin, un espacio donde Xiaomi experimenta con diversos prototipos innovadores que luego, con el feedback de los consumidores, se convierten en productos disponibles para la venta. En su momento, la compañía desarrollo productos como un candado con un lector de huellas, una máscara purificadora de aire o una lámpara LED con cámara.

En este caso, las zapatillas Freetie Graphene ya están disponibles en la tienda AliExpress con diferentes combinaciones de colores y talles para adultos con un precio de 140 dólares más gastos de envío.

Otro zarpazo de Puma: $ 600 millones para locales y producción record de zapatillas en el país

Fuente: Cronista ~ La alemana había puesto $ 450 millones en 2021. Gustavo Marques, su general manager en la Argentina, explica por qué redobla la apuesta. Y anticipa que, por primera vez en la historia, la marca hará calzado de alta gama en el país.

Hace un año, la Argentina cerraba el tercero consecutivo en recesión. Con un 2020 en el que la economía, además, cayó cerca del 10%, derrumbe magnificado por los efectos de la pandemia. En ese contexto, Gustavo Marques, general manager de Puma en el país, anunciaba un plan ambicioso, de $ 400 millones, para expandir su producción de calzado en La Rioja, lanzar su propio e-commerce y ampliar, también, su red de locales físicos, con inauguraciones de tiendas más grandes y en plazas fuertes, como Alto Palermo y la peatonal Florida. Todo, en un contexto en el que sus principales rivales –Adidas y Nike– estaban paralizados, mientras sus casas matrices buscaban algún licenciatario que quisiera tomar el manejo de sus marcas en el país.

«Ese plan, que sonaba ambicioso, no sólo se cumplió: finalmente, se superó», asegura el ejecutivo, en el inicio de su charla con El Cronista. Los $ 400 millones terminaron siendo $ 450 millones, cuenta. Y, para este año, anticipa, el zarpazo será mayor: $ 600 millones, entre $ 150 millones para su planta y $ 450 millones a desembolsar en su canal de retail.

¿Por qué la inversión de 2021 fue mayor?

Cuando hicimos el plan, previmos un incremento de capacidad productiva que significaba tomar a 100 personas para dos nuevas líneas de ensamble. Terminamos contratando a 250, para cinco líneas. Se fue dando a lo largo del año. Veíamos que la demanda nos requería más volumen de producción local. Afortunadamente, Alemania fue aprobando esos incrementos de capacidad. Eso nos permitió terminar el año con el record de 2 millones de pares producidos por primera vez en la historia de Puma Argentina.

¿Cuál es la proyección para este año?

La fábrica terminó con un total de 12 líneas (siete a la mañana y cinco a la tarde) y 680 personas. Nuestro plantel total pasó de 850 a 1140 empleados en un año. Con la incorporación adicional que tuvimos de gente, ya tenemos asegurado un crecimiento nuevo de producción. Vamos a tener un nuevo record: 2,4 millones de pares.

¿De cuánto será la inversión?

Presupuestamos $ 600 millones para este año. De eso, $ 150 millones irán a producción y $ 450 millones, a nuestros locales. El año pasado, inauguramos en Alto Palermo y Florida. Estamos arrancando estos días con la obra para duplicar la superficie que tenemos en Distrito Arcos. Nos vamos a 400 m2. Haremos lo mismo en Soleil, también a 400 m2. Estamos sumando 200 m2 más a lo que ya tenemos en el outlet de Barracas. En DOT, triplicamos: nos vamos a una tienda de 450 m2. Y, para coronar, el objetivo es tener a mitad de año, finalmente, una tienda icónica en Unicenter. Estamos muy avanzados con Cencosud.

¿Por qué tanta apuesta por el físico?

Hay locaciones importantes, donde consideramos que debemos tener presencia. Son marketplaces icónicos. Pensamos que la tienda física tiene que seguir estando. Hay ciertas experiencias de compra, de consumo, que sólo se pueden generar ahí: pruebas de botines, de zapatillas para running, customizar una camiseta o un botín de fútbol.

¿Pese al boom del comercio electrónico que detonó la pandemia?

Lanzamos nuestro e-commerce en el país en octubre y, después de tres meses, ya equivale en facturación a una de nuestras tiendas de retail más importantes. La proyección es que, para este año, haya un crecimiento muy agresivo en la plataforma. Pero, en nuestra industria, antes de la pandemia, el comercio online era no más del 5% de lo que se vendía en el país. Llegó a un pico del 50% en los meses de fuertes restricciones. Después, con la vuelta a cierta normalidad, se estabilizó en torno al 15%. Nuestro supuesto es que se mantenga en esa proporción.

El local que Puma inauguró el año pasado en Florida

Ustedes pondrán $ 450 millones. Otras marcas (Adidas, Nike, Fila) también anunciaron desembolsos importantes en locales. ¿Qué ven en la economía argentina que justifique esas inversiones? Más, en un mercado tan sensible al bolsillo como el de ustedes.

Hay una tendencia global, que es un cambio de hábito de los consumidores. De cómo el consumidor empieza a usar a las marcas deportivas para vestirse. Además, la del deporte es una industria aspiracional, que -afortunadamente- viene creciendo por encima del mercado, y del país, en los últimos años. Nosotros estamos pudiendo capitalizar eso, y ganar share, asegurando abastecimiento local. El 80% de lo que vendemos se produce en el país.

¿También indumentaria?

También. Si bien no producimos directamente, lo hacemos con proveedores locales. Teníamos un plan de pasar de 150.000 prendas en 2020 a 400.000 en 2021. Finalmente, alcanzamos 470.000 y la proyección para 2022 es de 900.000 unidades.

Mencionó que el mercado crece por encima de la economía.

Está terminando de recuperarse y de empatar los volúmenes de 2019. Nosotros logramos seguir creciendo por encima del mercado, cuyo 70% es calzado, alrededor de 20 millones de pares anuales. Nuestra proyección de share para este año es del 18% a nivel general (calzado e indumentaria). Cerramos 2021 en torno al 15%. Asegurar la oferta con producción local nos da la posibilidad de crecer por encima del mercado y ganar participación.

¿Es una ventaja o no que la empresa sea filial directa de Puma Internacional, y no una licenciataria para definir esos planes de expansión? Un licenciatario podría tener más libertad de movimiento que alguien que debe reportar a un headquarter.

No, es una ventaja. No todos tienen una planta propia de zapatillas como nosotros en La Rioja. Eso nos da la chance de acelerar e incrementar la producción local. Que eso se convierta, luego, en venta y market share y que eso sea genuino y sustentable en el tiempo: 100% de lo que producimos va al mercado local, lo necesitamos. Acompañamos ese crecimiento en volumen con crecimiento en marketing para para mejorar el top of mind en el consumidor argentino. Y con rentabilidad, por supuesto. Somos rentables.

La planta de La Rioja alcanzará este año el record de 2,4 millones de pares de calzado

¿Da también más margen también para definir precios? ¿Hasta qué punto? Porque, por más que la producción sea local, muchos insumos son importados.

En los últimos años, casi no hubo necesidad de hacer movimientos bruscos de precios. El tipo de cambio oficial subió muy gradualmente. El incremento promedio de indumentaria y calzado estuvo muy parecido a los índices de inflación. Al menos, en nuestra industria, la del deporte. No sé otras.

¿Tuvo problemas para conseguir dólares o pagar importaciones?

 Cero. Ni en tener los insumos para producir, ni para pagar importaciones.

¿En función de qué define los ajustes de precios?

Cuando armamos los presupuestos, fijamos escenarios de inflación y tenemos tres revisiones anuales, al cierre de cada trimestre. Si hay que modificar, se lo hace. Y se sigue trabajando. Pero son correcciones, no es que haya aumentos de un día para el otro. Que tengamos el 80% producido en el país nos protege de las fluctuaciones del tipo de cambio más que a otras marcas, que tienen mayor dependencia del producto importado. Nosotros podemos ser mucho más cuidadosos. Eso nos da mucha seguridad y certeza de costos y de abastecimiento. Podemos movernos con mucha previsibilidad.

¿Al ser tan masivo, es un sector muy sensible a las subas de precios? ¿Qué tan elástica es la demanda?

Ahí entra en juego el portafolio. Tenemos una propuesta para todos los rangos y niveles de precio. Con la moda deportiva en la punta de la pirámide y otras líneas para la base. El producto ensamblado localmente le permite al consumidor una accesibilidad a la categoría mejor que la relación precio-producto que ofrecen otros competidores. Por eso, venimos ganando share. Puma da accesibilidad a la categoría, sin necesidad de resignar marca. Hay productos de entrada de precio en outlets o en tiendas multimarcas, que permiten acceder, tanto a moda deportiva como a performance, con buena accesibilidad.

¿Hubo crecimiento en las ventas en outlets?

Mantiene la participación histórica que ese canal tuvo para nosotros. No hubo alteraciones.

¿Qué proyecta para el mercado este año?

Por lo general nuestra industria logra crecer por encima del PBI. La vemos por encima de eso. Y nosotros apuntamos a ganar share. Es decir, a superar ese incremento.

¿Qué consume más el argentino hoy: moda o deporte?

El mercado hoy se divide en mitades. En moda deportiva, estamos alcanzando niveles de share, entre 18% y 20%, que ya nos convierten en la segunda marca del país de lifestyle. Medido en las ventas de las cadenas de moda deportiva.

¿Qué líneas de producto sumaron en La Rioja?

Históricamente, hacíamos productos básicos, de entrada de precio. A partir de del primer semestre de 2022, empezaremos a producir también lo que denominamos la categoría prime, de alta moda. Vamos a empezar a ensamblar y a distribuir calzado de la categoría más alta de la pirámide. Es un cambio importante en nuestro mix de producción. Son artículos que requieren otras tecnologías y materiales. Alemania lo aprobó porque lo presentamos como una necesidad de abastecer a ese mercado. A través de los locales multimarca, el público está ávido de ese tipo de productos de moda. También sumamos la elaboración de calzado de tope de gama para las categorías Running y Performance.

¿Y fútbol?

Este mes, estamos recibiendo de Alemania toda la matricería nueva para seguir produciendo el botín Borussia. El fútbol mueve habitualmente el 10% del calzado deportivo que se vende en la Argentina. Llegó a caer al 6% en pandemia. Volvió a recuperarse a los niveles históricos. Lo bueno es que pasamos de ser una marca que habitualmente tenía el 12% de la categoría a haber terminado el año con el 18%, apalancados con el botín Future Z, que es el que usa Neymar y que ya está en producción acá.

En año de Mundial, la categoría fútbol recibe un empujón adicional de ventas. ¿Qué esperan por Qatar 2022?

Esperamos un incremento de ventas de botines; no tanto de camisetas. Para el último trimestre, cuando se esté jugando el Mundial, tenemos prevista una línea específica de botines de Neymar producidos acá.

Siguiendo con el fútbol, el año pasado la marca estuvo muy cerca de firmar un contrato con River. ¿Por qué no se dio?

Fuimos invitados a participar de una licitación. Hicimos nuestra propuesta, con valores importantes. Pero el sponsor actual decidió quedarse. Simplemente, eso. En fútbol, continuamos hasta 2023 con nuestra alianza con Independiente, que es muy exitosa. E hicimos otras inversiones de marketing para renovar nuestro top of mind en el consumidor local. Renovamos nuestra alianza con Lali Espósito para que siga siendo una nuestras principales embajadoras en 2022. E incorporamos al grupo musical MIA.