Boom de producción nacional de calzado deportivo: Montagne, Hush Puppies y New Balance fabrican en Chivilcoy

Fuente: BAE ~ La empresa argentina Bicontinentar Footwear Technologies reabrió la ex planta de Paquetá cerrada en 2018 y en 50 dias duplicó la cantidad de líneas de producción y personal. Contrató a 270 trabajadores, el 90% fueron despedidos por la ex Paquetá. 

La producción nacional de calzado deportivo crece sin parar. La ex planta de Paquetá de Chivilcoy que cerró en 2018 y reabrió el 1 de mayo de la mano de Bicontinentar Footwear Technologies duplicó en el último mes el personal y la cantidad de líneas de producción.

Hace menos de dos meses, producía zapatillas y botines para Diadora, Olympikus, Joma, Athix y Penalty. En los últimos días comenzó a fabricar para Hush Puppies, Montagne, Ringo y en breve, arranca con New Balance y ya firmó con Under Armour.

Juan Recce, presidente de Bicontinentar señaló a BAE Negocios: “Nos entusiasman las perspectivas porque el mercado tironea para el crecimiento con órdenes de mercado para el 2022. La última vez que tuvimos un fenómeno así fue en el 2014 y 2015, años en los que tuvimos récords de pedidos y de producción. Llegamos a tener 16 líneas de producción y llegamos a los 3,5 millones de pares”.

Hace un mes tenían tres líneas y acaban de inaugurar la sexta, lo que implica que producen 6.000 pares por día en Bicontinentar. “Casi duplicamos la cantidad de operarios, tomamos 150 y ya llegamos a los 270. De los cuales el 90% son ex trabajadores de la planta de Paquetá. Buscamos incorporar 50 trabajadores. El 10 de diciembre ponemos en marcha la séptima línea y el 10 de enero la octava. Para poder abastecer todos los pedidos deberíamos tener 9 líneas, estamos previendo atender esos requerimientos con la apertura de una línea por mes. Cuando una planta cierra, lleva un tiempo poder ponerla activa nuevamente”, contó Recce.

«Ya casi no quedan marcas internacionales que no fabriquen en el país», dijo el presidente de Bicontinentar

El boom en la producción de calzado deportivo tiene varias razones. “Ya casi no quedan marcas internacionales que no fabriquen en el país. El mercado tironea para abrir más líneas porque hay un retraso en la entrega de insumos por parte de los proveedores, la pandemia afectó mucho la producción en Oriente. Sumado a esto, muchas fábricas cerraron en Brasil por el Covid 19, hay problemas de logística. En nuestro caso, no nos afecta. La reactivación de los sectores productivos está a todo vapor, no a la velocidad que exige el mercado. En general, se produce por debajo y todo lo que hay en materia de calzado deportivo se consume muy rápido”, dijo el presidente de Bicontinentar.

Cuando los inversores argentinos apostaron a reabrir la planta cerrada no se imaginaron semejante crecimiento. Juan Recce contó a BAE Negocios: “Cuando reabrimos pensamos que íbamos a producir 200.000 pares este año y abrimos en mayo y estimamos que cerraremos el año con 500.000 pares”.

«Es un momento muy importante de recuperación de la industria nacional y puesta en valor de la capacidad que tiene el sector productivo en la Argentina», dijo Juan Recce

En Chivilcoy, al igual que en Misiones, Las Flores, La Rioja y Coronel Suárez donde están ubicadas las principales fábricas de calzado deportivo todo es alegría. Pueblos y ciudades que vieron cerrar plantas, bajar la producción y sus vecinos sufrieron la pérdida de puestos de trabajos. Hoy ven en sus calles la reactivación.

“Con el foco puesto en el sector y en nuestra situación particular como empresa, creo que es un momento muy importante de recuperación de la industria nacional y puesta en valor de la capacidad que tiene el sector productivo en la Argentina”, concluyó el presidente de Bicontinentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.