Una moda inesperada: las chanclas son ahora un calzado “cool”

Funte: Infobae ~ Ya sean pantalones de jogging, buzos o botas mullidas: desde la pandemia se ve a la gente lucir prendas de entrecasa en la calle. Con las temperaturas más cálidas, se suman a esta tendencia las chanclas.

“No siempre se ven descuidadas”, dice Carl Tillessen, del Instituto de Moda Alemán. Lo cierto es que muchas de las prendas que se están usando durante el trabajo en casa son llevadas ahora también con orgullo en plena calle. 

“Es una nueva forma de verse ‘cool'”, explica este analista de tendencias. “Es una forma de comunicar a través de la ropa que en realidad se vive adentro pero que se acaba de salir un ratito”, completa. En su opinión, es algo comparable al fenómeno por el cual alguien sale a la calle en pantalones cortos en pleno invierno.

Las chanclas como una declaración de moda no son un fenómeno nuevo. “Desde hace algunas temporadas observamos que las chanclas están presentes en todos los veranos”, dice la experta en tendencias Claudia Schulz, del Instituto Alemán del Zapato en la ciudad germana de Offenbach.

Todo comenzó cuando los que crean tendencias en las grandes ciudades descubrieron las chanclas de plantilla ortopédica (las famosas de la marca alemana “Birkenstock” y sus múltiples copias), que hasta entonces no eran consideradas sexis de ninguna manera.

Otras chanclas, como las Adilette de Adidas, con su suela plástica, que se usaban más que nada para ir a la piscina, así como otros modelos de distintas empresas vivieron hace algunos años un resurgimiento impensado, sobre todo porque fueron elegidas por los amantes de la moda. Pero como todas las tendencias, esta también necesitó de un par de años para imponerse. En este caso, la pandemia contribuyó a fortalecerla.

Otro motivo por el cual se impusieron las chanclas es que, como suelen estar hechas de goma o plástico, resisten cualquier clima o circunstancia. Actualmente, muchas chanclas se usan incluso con trajes. “Con las chanclas se quiebra el look frío de hombre de negocios”, afirma la experta Schulz.

Carl Tillesen lo lama “contraststyling” (contraste de estilos). Al elegir chanclas, se busca, más que nada, generar un quiebre entre lo elegante-formal y lo despreocupado, usando elementos de la vestimenta hogareña. Sugiere asimismo que, en lugar de con un blazer o chaqueta, las mujeres pueden combinar las chanclas con una gabardina, por ejemplo. Siempre y cuando el código de vestimenta del trabajo lo admita, por supuesto.

Si bien las chanclas suelen ser fieles a su forma original, lo cierto es que 2021 trae algunas modificaciones. “Actualmente hay modelos geniales con tachas o con perlas grandes”, dice Claudia Schulz. Quienes prefieren llevar algo más suave en los pies, pueden elegir modelos forrados con guata.

Pero aquí tampoco se agota la variedad de modelos. Schulz dice que algunos modelos le recuerdan a los bolsos de Chanel, como por ejemplo los modelos más caros de piel o cuero de napa. “No las usaría para la piscina, ya que probablemente no les haga bien mojarse”, señala.

Este tipo de chanclas de piel o cuero quedan muy bien con un blazer o un pantalón bien largo. Schulz recomienda a las mujeres usar alguna prenda que deje el abdomen a la vista, para darle un toque sexy al look. Otra alternativa son las bermudas o los shorts de jean blancos combinados con un suéter de gran tamaño, por ejemplo. O también una minifalda.

En el caso de los hombres, Schulz observa que siguen usando las chanclas más bien en su tiempo libre, pero con calcetines o medias. Todo un cliché. Según dice, esto está hasta en parte de moda.

Las llamadas “ugly sandals” (sandalias feas) suelen tener suelas bien gruesas, como las de los tenis. Schulz señala que suelen estar decoradas con tiras, correas y cierres y que, en parte, estos modelos recuerdan a los zapatos ortopédicos.

El experto en moda Carl Tillessen aconseja a los hombres combinar las chanclas con shorts. Él también observa cómo este calzado viene cada vez más adornado o modificado. “Incluso hay modelos que están hechos de una sola pieza, de un solo material y un solo color”, apunta.

Para quienes prefieren los calzados ligeros y aireados, Tillessen tiene un consejo. “Hay tenis de punto o tejidos ultraligeros que se asemejan a calcetines”, recomienda.

Por otra parte, Tillessen cree que este look con chanclas les queda mejor a los más jóvenes. Schulz, en tanto, ve las cosas de forma distinta. “Nunca diría nunca”, afirma. Y recuerda que en el pasado, los tenis, que eran considerados un calzado juvenil, lograron ser adoptados por todas las edades.

Cree, sin embargo, que en el caso de las chanclas es clave que sean cómodas. Además, deben aportar un look informal y “cool”. “La idea es que no aprieten ni sean incómodas”, dice Schulz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *