La industria trabajó en mayo al 61,5% de su capacidad instalada

Fuente: Clarín ~ La industria mostró señales de estancamiento en mayo al utilizar un 61,5% de su capacidad instalada. El índice relevado por el INDEC se ubicó 2 puntos por debajo del de marzo y 3 puntos respecto del de abril. En dichos meses, el sector fabril había ocupado un 64,5% y un 63,5% de su capacidad ociosa.

El impasse se debió al impacto de las restricciones, que afectaron el nivel de actividad. En efecto, coincidió con la caída del 5% en la producción manufacturera en mayo con relación a abril y del 3% en la construcción en igual período, según informó en su momento el INDEC.

En tanto, el uso del potencial productivo fue superior en 15,1 puntos al de mayo del año pasado, cuando alcanzó el 46,4%. “Es la tercera suba consecutiva a dos dígitos, en parte debido a una baja base de comparación por el ASPO en 2020, informaron desde el Ministerio de Economía.

Sucede que en ese período del año pasado fue el peor momento de la cuarentena, cuando la mayor parte de las actividades estaban paralizadas. Por ello, este año las comparaciones con ese momento muestran subas importantes, que en los últimos meses empezaron a ser menores.

Así todo, la industria todavía no recuperó los niveles previos a la pandemia. “De todos modos, si se compara con mayo de 2019, la UCII (Utilización de la Capacidad Instalada de la Industria) se encuentra sólo -0,5 p.p. por debajo”, explicó la cartera encabezada por Martín Guzmán.

Los datos de mayo muestran un crecimiento interanual en 10 de 12 bloques. Los que presentan un nivel de utilización superior al general son refinación del petróleo (75,4%), industrias metálicas básicas (74,4%), papel y cartón (74,0%), sustancias y productos químicos (71,7%) y productos minerales no metálicos (68,9%).

Los sectores que en cambio se ubican debajo del nivel general son productos alimenticios y bebidas (59,1%), productos textiles (52,3%), productos del tabaco (52,3%), productos de caucho y plástico (50,5%), edición e impresión (50,2%), metalmecánica excepto automotores (49,8%) y la industria automotriz (44,6%).

Los economistas anticiparon que en el segundo trimestre la actividad iba a entrar en una suerte de “mini recesión” por el aumento de los contagios, la falta de vacunas y el impacto de las restricciones. Ese pronóstico empezó a reflejarse en diferentes indicadores.

Pero el Gobierno asegura que desde junio empezó a observarse un repunte por el crecimiento del consumo de energía en las fábricas, la producción automotriz y los despachos de cemento. Según el indicador adelantado de producción, el sector creció 8% en junio, dejando atrás el bajón de mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.