Los locales reclaman medidas y los shoppings salen a la calle para poder seguir trabajando

Fuente: Clarín ~ El sector solicita desde suspensiones en el pago de impuestos y tarifas hasta refuerzos en los Programas Ahora 12 y 18 para estimular la demanda.

Los comercios de la Ciudad de Buenos Aires -nuevamente afectados por las restricciones que impone la pandemia– están alzando reclamos para sortear la crisis.

La Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA) decidió pedir al Gobierno la creación de un fondo de ayuda para las pymes, en particular para los negocios ubicados en el micro y macrocentro porteño.

Los comerciantes piden medidas de alivio como la quita o suspensión en el pago de intereses por refinanciaciones de impuestos de servicios públicos. Y también un refuerzo de los Programas Ahora 12 y Ahora 18 para incentivar el consumo.

Precisamente en función de que no se deteriore aún más el consumo, la semana pasada, el presidente Alberto Fernández arengó a los empresarios (de la industria, formadores de precios) a tener mayor “solidaridad” para hacer frente a la crisis agudizada por la pandemia y sostuvo que “no hay dinero que alcance para poner en los bolsillos de los argentinos si siguen aumentando los precios”.

Pero, entre la industria y los consumidores, el eslabón comercial reclama lo suyo. Según el presidente de FECOBA, Fabián Castillo, “la situación que atraviesan los comerciantes es crítica. Resulta imperioso aplicar un fuerte incentivo al consumo desde el Estado y con un acompañamiento real por parte del sector financiero”, señaló.

Por eso, entre sus reclamos, FECOBA tiene previsto pedir “la exención del pago de la categoría Tarifa 3 para locales comerciales de la zona comprendida entre los límites de las Comunas 1, 2 y 3, una de las áreas más comprometidas por las restricciones al turismo, la nula asistencia a las oficinas y las limitaciones a las actividades culturales, sociales y comerciales”, según la entidad.

Otro pedido en carpeta es que se declare la Emergencia Económica para los comercios comprendidos en la zona del micro y macrocentro.

El sector gastronómico es uno de los más golpeados: desde las nuevas restricciones -aseguran- estan trabajando en un nivel de actividad del 10 al 15% respecto de los números previos a la pandemia. En especial, porque la posibilidad de operar en veredas y terrazas es un beneficio que tienen muy pocos locales.

El pedido de FECOBA sugiere, además,  “la suspensión en el pago del impuesto a los Ingresos Brutos (IIBB), Patentes Vehiculares, y Alumbrado Barrido y Limpieza (ABL), correspondientes a los comercios, y el mantenimiento del libre ingreso y egreso vehicular de la zona, con la correcta implementación de señalética”.

Desde la Camara Argentina de Comercio (CAC), en cambio, su titular, Mario Grinman explicó: “Nosotros no estamos pidiendo ningún tipo de asistencia económica al Gobierno porque sabemos que no tiene los medios. Ya hizo un esfuerzo importante el año pasado con los REPRO, los ATP y ahora es complejo”, dijo el directivo al ser consultado.

Y analizó: “Para hacer ese esfuerzo, el Gobierno tiene que emitir y cuando emite eso va a inflación y es mucho mas grave. Por lo tanto somos muy prudentes en reclamar ese tipo de cosas para las empresas”.

“Pero lo que sí le reclamamos al Gobierno es que nos cuide. Hay cosas inaceptables. ¿Como vamos a permitir que cierren los shoppings y vamos a dejar que cientos de personas se manifiesten en cualquier punto del país, sin guardar las normas y los protocolos sanitarios?”. aseguró.

“Las leyes no pueden ser optativas. Si algunos sectores no pueden trabajar por cuestiones de protocolo sanitario tampoco puede haber manifestaciones masivas que no cumplen ningun tipo de cuidado”, señaló el presidente de la CAC..

Por su parte, la Cámara Argentina de Shopping Centers (CASC), junto con sus locatarios y empleados de las marcas, y la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS) decidió llevar el reclamo por la reapertura a las calles. Para eso convocaron a una concentración de vehículos a las puertas del shopping Abasto, para el jueves a las 17.

En un comunicado, la CASC planteó “la discriminación” sufrida por el sector que estuvo cerrado durante siete meses el año pasado. Actualmente, “luego de un breve periodo, nuevamente es impedido de ejercer sus actividades comerciales, pese al cumplimiento estricto de los protocolos presentados y aprobados por las autoridades sanitarias”, señaló la cámara.

“En línea con el reclamo de nuestros locatarios, hemos resuelto acompañar la medida sugerida por los mismos. El propósito de esta movilización es hacer oír nuestra voz y la de los comerciantes y empleados que componen nuestros shoppings, tanto de CABA como del GBA, en defensa de las empresas y de los puestos de trabajo que generan”.

“Ello sin perjuicio del amparo judicial presentado ante el Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo Nro. 6, el cual se halla a resolución del Magistrado interviniente”, finalizó la entidad que agrupa a los centros comerciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *