El adiós a Issey Miyake: el diseñador japonés que transformó la moda

Fuente: Clarín ~ Sobrevivió a la bomba de Hiroshima, trabajó más de 50 años como diseñador de moda y logró transformarla para siempre plasmando su arte en cada pieza. Maestro de los plisados, Issey Miyake, murió a los 84 años y deja un legado intacto.

Tenía sólo 7 años cuando la bomba atómica de Hiroshima destruyó su ciudad. «Nunca quise compartir mis recuerdos o pensamientos de ese día», escribió Miyake en el New York Times en 2009. «He intentado, aunque sin éxito, dejarlos atrás, prefiriendo pensar en cosas que se pueden crear, no destruir, y que aportan belleza y alegría».

Luego de dos años de pandemia, la firma participó en la Semana de la Moda de París con un desfile masculino con modelos, acróbatas y bailarines.

Su recorrido:

Estudió en una escuela de arte de Tokio y se trasladó a París en 1965, donde estudió en la selecta Ecole de la Chambre Syndicale de la Couture Parisienne. Tras licenciarse en los años sesenta, se mudó a París y Nueva York para trabajar en Givenchy .

Estableció el Miyake Design Studio en 1970 en Tokio y poco después abrió su primera tienda en París.

En 1980, su carrera estaba en pleno apogeo y comenzó a experimentar con materiales como plástico, metal, alambre y papel artesanal japonés.

A finales de esa década comenzó a experimentar con plisados, influido por Fortuny y por el origami japonés. De aquel trabajo surgió una nueva técnica conocida como “Pleats Please” (plisados, por favor) y por la que pasó a la historia de la moda.

Entre sus inventos están la línea «Pleats Please», prendas con pliegues permanentes que no se arrugan, los triángulos futuristas de su bolso «Bao Bao» y su concepto «A-POC (A Piece Of Cloth)», que utiliza computadoras para cortar prendas enteras sin costuras.

Otra de sus genialidades fue haber hecho más de cien cuellos de tortuga negros para el cofundador de Apple, Steve Jobs.

Con la naturaleza como referencia, buscó de manera incansable una moda “habitable” y que recogiera el movimiento, combinando técnicas ancestrales y nuevas tecnologías.

Se retiró de la moda en 1997 y centró su labor en investigar. Su marca sigue estando activa y sus perfumes, con L’eau D’Issey Miyake a la cabeza, son de los más populares.

Naoki Takizawa asumió la dirección creativa justo después de la ida de su fundador. Luego, Makiko Minagawa se haría con el control hasta el año 2011. Ese año, Yoshiyuki Miyamae se convirtió en diseñador de la marca. El último en llegar a la dirección creativa fue Satoshi Kondo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.