Nike React Infinity Run, ¿la zapatilla para quebrar todos los récords?

Fuente: Más Aire ~ Hace tres años, Nike revolucionó el mercado del running con las Zoom Vaporfly 4%, las zapatillas con las que los atletas no sólo vieron aumentadas las chances de superar récords personales y mundiales, sino que abrieron un nuevo camino dentro del deporte.

El calzado se basaba en la economía de la carrera, complementándose con la espuma Nike React, que permitía lograr una mayor amortiguación y un mejor retorno de energía, generando una sensación de suavidad, resistencia, liviandad y durabilidad.

Ahora, la apuesta es para las Nike React Infinity Run, que se basa en una minuciosa combinación de eficiencia biomecánica y amortiguación, ofreciendo una solución a la estabilidad y un avance en los diseños tradicionales de control de movimiento.

Este calzado proporciona una plataforma receptiva y suave en una mediasuela ampliada y cuenta además con una parte inferior tipo mecedora que produce una transición más fluida en toda la pisada. Con una leve inclinación hacia adelante, Nike React Infinity Run guía al pie en un movimiento suave, en línea recta, que reduce la inestabilidad.

¿Para qué sirven?

Este tipo de zapatillas es ideal para carreras diarias sin intervalos, de distancias medias y que implican esfuerzos moderados.

Según un estudio realizado por la British Columbia Sports Medicine Research Foundation (BCSMRF), en 226 carreras en las que los corredores usaron las React Inifinity Run y las Structure 22 -un calzado de control de movimiento tradicional-, aquellos usuarios que usaron las React Infinity Run no solo redujeron en un 52% la tasa de lesiones en comparación a las Structure 22, sino que aseguraron haber sentido menos dolor en las rodillas y los pies.

Los corredores experimentados saben que para obtener un rendimiento óptimo y prevenir lesiones, es importante variar los tipos de carreras que uno hace, así como también las zapatillas que se usan según la ocasión. La gama de calzado para correr de Nike satisface esta variedad de ejercicios que permiten alcanzar resultados máximos.

Dueño de John Foos: “En el mejor país del mundo una PyME no puede resistir 15 días sin trabajar

Fuente: Apertura ~ Miguel Ángel Fosati se ganó su lugar en la historia argentina por haber sido el primero en fabricar zapatillas vulcanizadas en el país. Se trata de esas zapatillas con suela de caucho con un tratamiento que las hace elásticas y resistentes, que con su diseño también se convirtieron en un ícono de la adolescencia y la comodidad.

Pero hoy Fosati se pone otra cucarda y es la de haber conseguido que su empresa se mantuviera firme por 40 años, un logro que en un país con vaivenes económicos como la Argentina tiene doble mérito. Es que el sector de indumentaria y calzado hace mucho que viene sufriendo con especial énfasis. Y Fosati, que ha sabido atravesar crisis, comenta que este agitadísimo 2020 lo encuentra con un desgaste de varios años.

“La era de Mauricio Macri achicó la facturación, pero no los gastos”, define. La situación, dice, los llevó de producir 1 millón de pares de zapatillas por mes a tocar los 45.000 pares mensuales el año pasado. Ese año el promedio de facturación mensual pasó, según explica, de u$s 2 millones a u$s 1,5 millones.

Su industria sufre por la devaluación del peso, la caída del consumo, la suba de las tasas de interés y la competencia desleal ya hace tiempo. Pero a todo ese combo se le sumó ahora la aparición del Covid-19 y la consecuente cuarentena que obligó a apagar las máquinas y cerrar locales. Para poner en contexto: según el Índice de Producción Industrial Manufacturero que elabora el Indec correspondiente a abril, la producción del sector textil mostró una caída del 72,2 % interanual.

Ahora, con la llegada de Alberto Fernández y una mirada más apuntada hacia la industria nacional, Fosati espera que el sector comience su lenta recuperación, incluso con la pandemia (o al menos, una vez pasada la urgencia del problema). Porque, a pesar de la gravedad de los problemas que trae aparejado el virus, lo cierto es que en el sector tienen más batallas para pelear: “Hay un problema con una aduana paralela que nadie lo ha resuelto. Siguen entrando productos por contrabando y eso es un problema serio. Tenemos competencia desleal, tanto nosotros como los dueños de locales que compiten con lugares como La Salada que no pagan impuestos”, dice el empresario.

Así y todo, con 40 años de historia cumplidos en 2020, espera que la firma con la que fue pionero continúe, como mínimo, otros 40 años más.

Primeros pasos

Su historia empezó en 1975. En esa época, Fosati trabajaba como productor independiente: juntaba productos de distintas fábricas y los colocaba en las tiendas estadounidenses Macy’s, pero el Rodrigazo de ese año hizo que el negocio se terminara y el emprendedor tuvo que reinventarse. “Esa sí que fue una hecatombe, peor que lo que estamos viviendo ahora”, recuerda.

Algo de experiencia en calzado tenía, porque vendía zapatos que fabricaba un primo suyo. Pero el salto fue grande. Con 28 años consiguió u$s 200.000 para iniciar su empresa de zapatillas vulcanizadas, una novedad por esos años, a lo que le sumó la compra de un predio en Haedo. “Fue todo un ensayo genuino y nacional”, agrega sobre el proyecto que se puso formalmente en marcha en el año 1980.

Fosati rememora cómo era el mercado en ese momento. Sin grandes casas de deporte como las de hoy, la incipiente empresa comenzó a ubicar sus zapatillas en vaquerías o tiendas de calzado como American Pie. Así, siempre apostó por la venta a través de estos canales, a lo que con el tiempo se sumaron las hoy instaladas casas de deportes y hace dos años inauguraron un e-commerce.

Hoy están en 1000 puntos de venta, siempre fabricando con su propia marca, que se consolidó en los ’90 gracias a una fuerte apuesta por la publicidad en canales como MTV, VH1, Much Music o Cartoon Network. Esa visibilidad en el cable les permitió penetrar en otros países de la región y Fosati llegó a registrar el nombre en 23 países.

Hoy siguen pensando en la exportación, aunque el dueño admite que es muy marginal en el negocio. “Exportamos, pero muy poco. El gobierno de Macri lo hizo imposible porque descolocó los costos de la industria nacional, altísimos en comparación con China y otros países”, sentencia, pero ve con ojos más amables la nueva gestión: “A la industria le fue muy mal. Pero tengo esperanza al hablar del presente, incluso en este momento de la epidemia. El año había empezado con una proyección muy buena porque pensábamos recuperar este año el 20% de la producción histórica”.

Fosati tiene instalaciones con capacidad para producir unos 4000 pares de zapatillas por día y, explica, para fines del año pasado estaba por debajo de los 2000. Para 2020, con las tres plantas que tiene en su predio de Beccar, apuntaba a crecer ese 20% semestral, que ahora se vio afectado por la pandemia. “Para poder cumplir con mis planes necesito que se abra el mercado, que las casas de deportes abran sus puertas y que el negocio comience a rotar nuevamente. Y allí me tengo fe porque sé que nuestro producto tiene buen funcionar en el mercado y rápidamente nos pondremos en marcha”, acepta con optimismo.

La empresa emplea a 250 personas y tiene una estructura de 9000 m2 que comprenden tres fábricas. 

Con un e-commerce que no alcanza a suplir la caída en las ventas (y que mientras se come el poco stock disponible), Fosati (al cierre de esta edición) contaba los días para poder reactivar la producción, con un protocolo de seguridad listo para ser implementado en cuanto las autoridades dieran el OK. “En el mejor país del mundo una PyME no puede resistir 15 días sin trabajar. Acá estamos todos pasando los 70 días. Y para sobrevivir tenés que tener espalda y haber hecho las cosas bien, estar bien parado, no tener deudas y de esa manera se puede acomodar un poco la situación”, reza.

Y con una rueda de 60 días de elaboración de producto hasta llegar al mercado (cortar, aparar, tejer, producir el caucho y así…), la experiencia le hizo aprender a manejarse con una estrategia de bajo stock, por lo que volver a poner las máquinas en funcionamiento es urgente. “Fabricamos lo que la gente necesita, no lo que tenemos proyectado. Eso es así desde 2001, cuando inventé el stock industrial cero. Siempre trabajamos con lo que el comerciante necesita y ahora mucho más con este laboratorio que es el e-commerce que te proporciona datos extraordinarios, subiendo a la plataforma productos para ensayarlos y dando el paso de producirlos con anticipación”.

Listos para crecer

De lona, tipo botita, panchas, en cuero ecológico, con plataforma o para hacer deporte. Las zapatillas John Foos fueron ganando en diseño a lo largo de sus 40 años y, por su aniversario, están celebrando con una edición especial colaborando con diseños de artistas y músicos. Con precios que rondan entre los $ 3500 y $ 4700, Fosati dice que apuntan a un público joven (entre 10 y 25 años) que busca productos urbanos.

“El consumidor de clase media está bastante comprometido. No podemos contar con ellos. Pero nunca contamos con ellos, porque esa gente es la viajada, que compra afuera. El que te compra acá es el que te compra a los ponchazos con algún crédito personal y que, de alguna manera y otra, te compra”, explica y dice que el consumidor que puede viajar y adquirir zapatillas afuera no representa competencia, sino que, por el contrario, les exige mantenerse informados y usar la ventaja de la diferencia de estación con respecto al hemisferio norte como ventaja competitiva. “Esa pequeña ventaja nos hace que podamos hacer entrega inmediata para que el comerciante reponga con facilidad, en comparación con las empresas extranjeras que tardan hasta seis meses en entregar un pedido”.

Empleador de 250 personas y con una estructura de 9000 m2 que comprenden tres fábricas (una de armado, una de caucho y una de aparado), el año pasado Fosati se vio tentado a comprar la fábrica de Alpargatas que cerraba en Santa Rosa, La Pampa, lo que ilusionó a los trabajadores de la zona. Finalmente esos intentos quedaron en stand-by, aunque explica que sí tiene planes en la provincia de La Rioja, en lo que era una exfábrica de Puma.

“La mano de obra del interior es muy necesaria para nosotros, porque los productos que hacemos van a necesitar mucha mano de obra que en la Argentina no la tenemos más. Desde hace muchos años que el país importa, se perdió mano de obra especialista en costura. Siempre hemos tenido la visión de ir montando nuestras productoras de costura en el interior y creo que esta vez lo vamos a lograr”, explica.

Con todo listo para activar el proyecto en La Rioja, Fosati espera a que llegue la autorización para poner manos a la obra. “Lo único que falta poner ahí es plata y plata tenemos”, dice y aclara que la planta adicional que el gobierno de esa provincia les otorga en comodato proveerá de aparado (costura) a su planta de Buenos Aires. Allí el compromiso es darles trabajo a los 30 obreros que quedaron desempleados luego del cierre de la fábrica, y luego incorporar otros 30 más, según pronostica el empresario.

“Mientras arreglan el tema de la salud está todo congelado. Este es un pequeño paréntesis que hay que abrir en la historia de 40 años que nos llevó hasta fines del año pasado de forma bastante positiva, por eso se logró esto, y nos esperan otros 40 años positivos”, augura. Y concluye: “El país tiene que volver a ser lo que fue entre 1890 y 1940, donde la industria era lo más importante del país. No digo que dé un vuelco de esa manera ahora, pero la industria tiene grandes posibilidades”.

En números

  • Facturación promedio 2019: US$ 1,5 millones mensuales
  • Producción promedio 2019: 45.000 pares mensuales
  • Cantidad de empleados: 250
  • Cantidad de puntos de venta: 1000
    Fuente: la empresa

La compra online de zapatillas llegó para quedarse

Fuente: Clarín ~ La cuarentena modificó muchos aspectos de la vida cotidiana, entre ellos la compra online de zapatillas. Si hasta hace unos meses pocos se animaban a adquirir un calzado sin probárselo, con el aislamiento social preventivo se descubrió que no solo era posible sino que tenía grandes ventajas. A cualquier hora, la web está disponible para comparar los productos, elegir modelos y colores y concretar la compra en dos simples pasos: basta con meter el producto en el carrito y pagar con la tarjeta de crédito.

Emmanuel Fernández, presidente de Kioshi, afirma: “Crecimos un 300 por ciento en lo que va de la pandemia. Si antes la venta online representaba apenas un 5 por ciento de nuestras ventas, ahora alcanza el 20 por ciento. Fue un salto muy importante”. En medio de la cuarentena, la empresa decidió revolucionar su canal de ventas e invertir para mejorar el software y ampliar la capacidad de la web, lo que les permitió multiplicar exponencialmente las ventas. “Nuestras estadísticas muestran que si antes quienes compraban online eran personas de entre 20 y 40 años, ahora se amplió fuertemente entre los 20 y los 60. Además, ahora también tenemos compradores registrados de más de 75 años. El rango etario se amplió y resulta natural comprar un par de zapatillas de este modo. Es una tendencia que ya se incorporó como hábito y que seguirá creciendo”, dice Fernández.

Al ser una compañía que se propone desarrollar y comercializar productos innovadores y con altos estándares de calidad que ofrezcan dinamismo, comodidad y libertad de movimiento, esta apuesta al canal digital de venta permite que los compradores de cualquier punto del mapa accedan al total del catálogo, elijan el producto que quieran comprar y de un modo simple y seguro concreten el pago. En menos de 24 horas de realizada la compra, la empresa despacha la mercadería para que el cliente la reciba en su domicilio. “Si bien estamos en todo el país, no todas las localidades tienen comercios con venta física. Pero con la venta online, cualquier persona puede comprar nuestros productos y recibirlos en la casa, más allá de la zona en la que resida. Estamos entregando de la Quiaca a Ushuaia. Además, una tienda física dispone de algunos de nuestros modelos pero en la web se accede al catálogo completo con más de 60”, explica Fernández.

Un diferencial importante en el mercado

Desde 2016, la empresa Kioshi se dedica exclusivamente a la producción de calzado deportivo con amplias ventajas por sobre el calzado tradicional: la tecnología de tejido KIOKNIT da confort y respiración y asegura un corte anatómico que hace que se sientan como una media. Con una suela de EVA inyectada ultraliviana, son fáciles de poner y de quitar porque no tienen cordones y también muy simple para lavar y secarse rápidamente.

Pero frente a la pandemia, la compañía sumó un nuevo producto: el tapaboca tejido con hilado Cotton–Blend, de última tecnología alemana de doble faz tubular, totalmente anatómica, confortable y autoajustable, que, además, tiene un bolsillo para reforzar el filtrado de partículas húmedas. Los barbijos Kioshi son aptos para el lavarropas y ofrecen un diseño atractivo para quienes quieran salir a la calle plenamente seguros, a la moda y con la última tecnología. Actualmente está vigente una promoción por la que comprando un par de zapatillas Kioshi y el tapaboca se accede a un descuento de entre el 10 y el 15 por ciento, según el modelo elegido.

La empresa trabaja con responsabilidad social y ambiental, por eso se ocupó de hacer una movida solidaria en plena cuarentena: entre el 22 de mayo y el 12 de junio, se comprometió a donar un par de zapatillas por cada producto vendido online. Así lograron juntar 410 pares de zapatillas que fueron a paliar las necesidades de familias de escasos recursos.

Tienen tiendas de ropa y ahora pisan fuerte con marca propia de calzado

Fuente: Punto Biz ~ Con dos tiendas de moda en la zona sur de Rosario, Guido Gerbaudo y Maricel Ferrari salen al ruedo con una marca propia de calzado. Primero se hicieron fuertes con Odila Accesorios, que ya tiene locales en Mitre 4443 y San Martin 3419 y ahora decidieron poner en marcha un nuevo proyecto de indumentaria femenina y zapatos. “Apostamos a diversificarnos dentro del mismo rubro porque ya contamos con una cartera de unos 1400 clientes fidelizados con el servicio prestado en nuestros locales”, explicó a Punto biz Gerbaudo.

En principio, la idea es sumar esta nueva marca propia a los locales y el próximo año inaugurar un espacio exclusivo de Odila Design. “Estamos evaluando la posibilidad de sumar un local en zona sur y tal vez más adelante en barrio Echesortu”, comentó el dueño, que tiene como meta poder estar presente en diferentes puntos de Rosario.

Según detalló, Odila Design va a contar con dos líneas: una elegante sport, más cambiada, para ocasiones especiales; y otra urbana, para vestirse durante el día. “Ya tenemos el proyecto en marcha y estamos armando la colección primavera / verano que va a salir unos días antes del Día de la Madre. De ropa tenemos jeans, remeras, pullovers, camisas, shorts. En cuanto al calzado ya terminamos de ver los diseños con diseñadores locales. Vamos a contar con una línea de zapatos y otra de zapatillas”, expresó Gerbaudo.

Para inaugurar este nuevo proyecto, se llevará a cabo una presentación digital vía web desde los locales en dónde el staff presentará los productos a todos los clientes y seguidores del negocio. El público objetivo de la marca está concentrado en el segmento de las mujeres de más de 30 años, quienes representan el 90% de su clientela.

Las zapatillas es el nuevo ítem que las marcas de lujo quieren tener en sus colecciones

Fuente: Para Ti ~ Ante la avanzada del athleisure y el boom del calzado cómodo que impuso la cuarentena global, casas de lujo como Louis Vuitton y Balenciaga apuestan a las zapatillas como el nuevo accesorio.

La industria de la moda se adaptó a los tiempos. Y, ante la avanzada del athleisure y la nuevas formas de vestir que adoptamos durante la pandemia (que dejaron tacos y muchos bolsos fuera de acción) las casas de lujo apuntaron hacia uno nuevo accesorio-objeto del deseo que reemplace las ventas.

Los looks de Louis Vuitton con zapatillas. Foto: Fotonoticias

Así, sus colecciones incorporaron diseños de zapatillas: un calzado hace ni mucho tiempo impensado que llega para complementar sus mejores looks.

Modelos de lujo, nuevos objetos del deseo. Foto: Fotonoticias

Las zapatillas de Louis Vuitton

Modelos que se adaptan a distintos estilos y propuestas de lujo. Foto: Fotonoticias

Así Louis Vuitton creó una completa línea de zapatillas. Las sumó al lookbook que lanzó a principios del año.

La maison presenta así su temporada Pre-Fall 2020 con zapatillas deportivas, propuestas para toda ocasión que se suman al auge del athleisure.

Las zapatillas son la obsesión del athleisure y del nuevo lujo

Diseños y colores para toda ocasión. Foto: Fotonoticias

La colección de Louis Vuitton incluye tres modelos especiales entre los cuales elegir: Frontrow, Stellar y Boombox.

Las zapatillas toman el lugar de los tacos y los bolsos. Foto: Fotonoticias

Los nuevos diseños de la maison francesa van desde los US$ 910 a los US$ 1.142.

De cuero negro, los modelos de Louis Vuitton. Foto: Fotonoticias

Sneakers de Balenciaga: objetos de deseo

También Balenciaga se sumó a la tendencia. La casa de lujo apostó su fichas por el calzado deportivo.

Así desarrolló las zapatillas Track.2, con un marcado contraste de texturas pero livianas (ya no tan cerca de las uggly sneakersde temporadas pasadas).

Balenciaga apostó por zapatillas estampadas en blanco y negro con detalles en plateado (más opciones para combinar).

Su diseño tiene un estilo más deportivo que las street style de Louis Vuitton. ¿Su precio? US$ 709 dólares.

Rosalía ahora te vende zapatillas

Fuente: Clarín ~ Cuando otros se meten en un caparazón a que pase el temporal, la cantante española Rosalía demuestra que quedarse quieto no conduce a nada y no solo en la música, también en la moda, un campo que ella domina con facilidad y que la lleva a diseñar y a ser imagen de firmas como Nike.

Si hay alguien que sabe de saltos, aunque no sea una atleta, esa es Rosalía, y quizá esa sea la razón por la que la firma deportiva la ha fichado para ser la embajadora de sus icónicas Nike Air Max 90.

«Un salto hacia adelante» es el lema de la campaña que ha actualizado las deportivas con una cámara de aire un 200 por ciento superior a las tradicionales de hace 30 años, que coloca este «clásico renovado» en el imaginario más vanguardista, comentan desde la firma.

Después de lanzar TKN, el tema en el que colabora el músico estadounidense Travis Scott, logrando un nuevo número 1 en España, la cantante se embarca como embajadora global de la nueva campaña de deportivas, para la que ha sido elegida por añadir «el punto más tradicional y redefinir el estilo clásico» de estas deportivas con las que la firma quiere ofrecer «un aire futurista, que combina tradición y vanguardia», explican en un comunicado.

Rosalía ha subido el vídeo de la campaña a su cuenta de Instagram donde ya atesora más de dos millones de visualizaciones.

La cantante de Con altura es una apasionada de la moda y confeccionó hace dos años una colección cápsula para la firma juvenil del grupo español Inditex Pull and Bear, con piezas de aire urbano y deportivo, donde destacan camisetas con «picture-prints» y con mensajes bordados.En una gama cromática que partía del blanco y negro como base, sobre la que destacaban colores sólidos como el rojo, el morado, el fucsia o el verde.

Rosalía también ha formado parte de la familia de Yves Saint Laurent Beauté, de la que ha sido imagen de su rojo de labios, su tono favorito en las alfombras rojas. 

Roger Federer presentó su nuevo calzado, diseñado por él

Fuente: Tennis World ~Este lunes seis de julio podría marcarse como un día histórito para Roger Federer, y no porque haya alzado una nueva corona en Wimbledon, pero sí porque su mito crece y marca época con su juego, técnica, estilo y personalidad.

Al igual que Michael Jordan o Stan Smith, el oriundo de Basilea ha presentado su propio calzado, diseñado por él junto a la fabricante suiza ON y que son llamados «The Roger Centre Court 0-Series»

La revelación se realizó en vivo a través de la página oficial del calzado, Theroger.com, un zapato totalmente blanco que busca homenajear al tenis y que tendrá un precio de 225 euros, donde solo habrán mil pares disponibles a través de un sorteo, seguramente una edición especial que muchos querrán tener.

«No son evidentemente para jugar. Quería unas zapatillas con estilo, muy confortables y ultraligeras”, confiesa el campeón de 20 Grand Slams sobre su primer diseño, el que ha presentado este lunes en vivo en distintas plataformas digitales.

«Estoy seguro que algún día jugaré con unas On en pista. Todavía no hemos tenido tiempo para trabajar eso ya que el tiempo de creación ha sido muy largo”, agregó el oriundo de Basilea.

Federer, quien se recupera de la segunda operación en la rodilla derecha y no jugará más por este año, compartió distintos temas con sus fanáticos, y remarcó que sueña con hacer historia en esta nueva aventura.

“No sabemos a dónde nos va a llevar todo esto. Quizás se detenga muy rápidamente o, puede ser, y es nuestro sueño, que nos acompañe durante mucho tiempo”, detalló el dueño de 103 títulos profesionales.

El helvético se posicionó como el atleta mejor pagado en el último año (más de 106 millones de dólares), lista que compartió la revista Forbes, un jugador que cumplió dos años con su proveedor de indumentaria deportiva, Uniqlo, tras romper con Nike.

El año pasado, Federer dedició invertir en ON, además de ser su nueva imagen. A continuación imágenes de la presentación y del nuevo calzado de Roger Federer.

¿Qué es una bota táctica?

Fuente: @borcal.arg ~ Cuando se habla de un calzado “táctico” se hace referencia a un calzado con determinadas prestaciones que responden a requerimientos de las actividades de las fuerzas de seguridad y militares, en ejercicio de sus tareas habituales.

Requiere un calzado liviano y resistente, que brinde protección y comodidad, tras largas caminatas o rápidos desplazamientos.

Así, la suela deberá tener un dibujo antideslizante y autolimpiante, con rebordes más altos en la punta, para protección de los dedos del pie al arrodillarse o en posición cuerpo a tierra, con traba-

escalera en la zona de enfranques, y más espesor en el talón, para amortiguar saltos.

La capellada se aconseja de cuero en la zona que cubre el pie, forrado con textiles respirables y antimicóticos. Para la parte de tobillo y pierna baja, según las actividades a realizar, los materiales pueden ser nuevamente cuero o textiles con alta resistencia al desgarro, con relleno de espumas para mayor protección y comodidad, forrados con materiales también respirables y antimicóticos.

Finalmente, como cuello del calzado, un cuero más fino o un textil doble frontura, permitirán un cierre mullido de la bota, al estar rellenos con espumas de densidad media.

El ajuste de la bota suele estar dado por cordones, y/ o con la adición de un cierre, para un calce y descalce rápido.

Hacia el interior del calzado, la plantilla de presentación debería brindar una cómoda sensación al calzarse y no perder la forma con el uso y el paso del tiempo. Se espera que pueda extraerse y lavarse sin deformaciones.

Y adentrándonos más aún en el calzado, los refuerzos de punta (puntera) y talón (contrafuertes) deberían ser elásticos, no deformables y a la vez con resistencia

En el aspecto constructivo, el material de la puntera debería brindar protección y elasticidad, es decir, conservar la forma, e igualmente, el refuerzo de talón o contrafuerte.

Un punto muy importante es su construcción al momento del montado o armado.

El sistema Strobel®, ampliamente probado y aprobado en el calzado de seguridad desde hace años, brinda comodidad, flexibilidad y menor peso que un montado común.

Sumando a este sistema de montado, la inyección directa de la suela, se obtienen las botas tácticas Borcal, aptas para las tareas más exigentes de las fuerzas.

Seguridad certificada en los pies de los usuarios.

adizero adios Pro, las nuevas Adidas para volar en los 42k

Fuente: Masireweb ~ con el nuevo calzado y una innovadora tecnología en el talón y antepié, la marca alemana busca recuperar la hegemonía en la distancia de maratón.

Recuperar las mejores marcas en carreras de distancias largas, tales como los 21k y la maratón, es una de las metas que se propuso Adidas, y ahora, apuesta a la innovación para lograrlo.

En tiempos de pandemia y coronavirus, la marca alemana sorprendió a todos al presentar las adizero adios Pro, un calzado con un formato diferente a lo conocido.

«Es la zapatilla más veloz de la historia de adidas», adelantan desde la marca.

El nuevo calzado cuenta con una nueva estructura en el talón y en el antepié. Además, a diferencia con respecto a las adizero Pro, no trae una placa de fibra de carbono curvada y continua.

Este nuevo modelo cuenta con la placa de la parte delantera separada de la trasera.

La tecnología que utiliza es la de EnergyRods, con cinco varillas de carbono, inspiradas en la estructura ósea del pie.

El diseño de estas varillas buscan proporcionar una transición anatómica de la pisada, ayudando a los corredores a mantener la velocidad durante más tiempo.

Además, otro de los objetivos es reducir la pérdida de energía y obtener una recuperación más rápida después del esfuerzo al correr una maratón.

Las varillas con la tecnología EnergyRods conforman la mitad delantera de la media suela de las nuevas zapatillas.

En cuanto a la parte trasera, dispone además de una placa de nylon y fibra de carbono que proporciona estabilidad para la articulación del tobillo y corrige el comportamiento de flexión del pie del corredor, pero no está unida a las varillas.

Con un peso de tan sólo 246 gramos, otro de los puntos en los que se enfoca este calzado es en lograr ligereza, con un dropp de 10 mm.

¿Quiénes las estarán usando? Entre los embajadores adidas que las calzarán figuran Rhonex Kipruto, plusmarquista mundial de 10 K (logrado en Valencia) y Joyciline Jepkosgei.

Zapatería Los Angelitos.La más antigua de Bs As: Borges, Perón y Tita los usaron

Fuente: La Nación ~ Valerio Lagrotta recuerda como si fuera ayer cuando de niño jugaba con una pelota hecha de suela crepe, armaba casas con las cajas de zapatos y diseñaba su primer modelo en la fábrica de su padre. Hoy, está al frente de la zapatería más antigua de la ciudad: Los Angelitos, fundada en 1828. Pronto se viene el día del Padre y él continúa haciéndole honor al oficio que en su familia se transmitió de padre a hijo hace tres generaciones.

Su abuelo Ángel aprendió el oficio desde muy pequeño en su taller familiar en una casona en Colobraro, un municipio en la provincia de Matera, en Italia. La familia Lagrotta diseñaba modelos cómodos para los habitantes del pueblo y con el boca a boca se hicieron conocidos. Tras la Segunda Guerra Mundial, Pedro Roque, uno de sus hijos, junto a un amigo de la infancia, Francisco Ferrara, emprendieron rumbo hacia Buenos Aires. Bajo el brazo trajeron el oficio y se instalaron en el barrio de Palermo donde montaron un pequeño taller para producir calzados de hombre.

Como tenían gran habilidad para el diseño, en 1951 comienzan a fabricarle modelos a la casa «Los Dos Angelitos» , la zapatería fundada en 1828 por Domingo Harguindeguy e hijos (ubicada en Chacabuco y Alsina), que por aquella época también era ramos generales. Con el tiempo se transformaron en su principal proveedor. A través de los años, la zapatería cambio de nombre: pasó a ser «La Botica de los Angelitos» y se trasladó a Esmeralda y Diagonal Norte, hasta finalmente llamarse como la conocemos hoy en día: Los Angelitos. El local luego se mudó: primero a Esmeralda y Sarmiento y después a Florida 527.

Vender más de 120 pares por día

Por aquel entonces sus zapatos estaban de moda y hasta llegaron a vender por día más de 120 pares. Una de las estrellas de la casa era el modelo estilo Golf . Otro clásico: los mocasines.

La zapatería era un lugar de encuentro y por sus diferentes locales desfilaron personalidades de la política, el espectáculo y la cultura: desde Tomás Anchorena, Juan Domingo Perón, Juan D´Arienzo, Tita Merello, Horacio Guarany, Jorge Luis Borges hasta Raúl Soldi, por tan solo mencionar algunos. «Desde muy chico acompañé a papá a entregar los zapatos terminados- Recuerdo que había tanta gente en el local que hasta los clientes tenían que sacar número y hacer fila para que los atiendan. Según me contaron todos esperaban a principio de mes para ir a comprar su par favorito», resume Valerio a LA NACIÓN, quien es médico pediatra y combina sus días entre las guardias médicas en un hospital de la ciudad de Buenos Aires y el cuidadoso diseño de los zapatos.

En 1987 la zapatería Los Angelitos estuvo a punto de desaparecer , es que su antiguo dueño bajó la persiana del famoso local de la calle Florida por problemas económicos. Pedro Lagrotta no lo dudó: compró la marca (a la que le tenía gran afecto) y rescató sus años de historia. Trasladó el local a Palermo Viejo, al barrio donde dio sus primeros pasos en el rubro cuando recién llegó de Italia. La tienda estaba en el Salvador 5632 y funcionó allí hasta que él falleció en 2011. En su honor, Valerio continuó con el emprendimiento familiar y mudó el local a Bonpland 1853 (donde se encuentra actualmente).

«Para papá su vida era el zapato, nunca dudé en mantener la tradición de la familia y sus métodos artesanales. Hoy en día trabajo en las guardias del hospital, atiendo a pacientes particulares, y también estoy al frente de la zapatería. Los zapatos son mi cable a tierra»

Valerio se crió con el olor a cuero desde muy pequeño y cuando terminó la secundaria empezó a dar una mano en el negocio para aprender algunos secretos del oficio. Aún recuerda que en más de una oportunidad su padre le dijo que le gustaría que continuara con la tradición, pero previamente que estudie alguna carrera que le guste. Así fue: se recibió de médico pediatra. «Para papá su vida era el zapato, nunca dudé en mantener la tradición de la familia y sus métodos artesanales. Hoy en día trabajo en las guardias del hospital, atiendo a pacientes particulares, y también estoy al frente de la zapatería. Los zapatos son mi cable a tierra», confiesa Lagrotta, quien admite que le encanta diseñar cada uno de los modelos y crear algunos productos nuevos de marroquinería como cinturones o bolsos de cuero.

Totalmente artesanal

En Los Angelitos continúan haciendo el calzado totalmente artesanal y durante el proceso intervienen varias manos. Toda los productos que se utilizan para fabricarlos, desde el cuero hasta la suela, son de industria nacional y con los proveedores de toda la vida. Además, realizan la compostura (el service de los zapatos de sus clientes). «Si con los años de uso se les gasta la suela, nosotros nos encargamos de cambiarla y quedan como nuevos», ejemplifica.

El pequeño local de Palermo es un viaje al pasado, es que aún conservan reliquias de antaño. Como el cartel con el logo que data la fecha de inicio de la marca, sillones para que los clientes se sienten a probar los modelos y hasta un par de botas de Tomás Anchorena, donadas por su familia a la zapatería. Muchos de sus clientes van pasando de generación en generación. «Algunos vienen y nos cuentan anécdotas de sus padres en la zapatería y preguntan por los modelos clásicos. Los más jóvenes se sorprenden con la antigüedad de la marca», resume. Aún conservan la tradición de armarle a cada uno de los clientes su ficha con talle, horma y modelo (antes se hacía a mano) y ahora queda registrado de manera digital.

«Algunos vienen y nos cuentan anécdotas de sus padres en la zapatería y preguntan por los modelos clásicos»

Con la llegada de la pandemia estuvieron cerrados durante dos meses y medio. La semana pasada regresaron con atención al público, pero con cita previa pautada. Mario (78), uno de los empleados emblemáticos, al ser su edad considerada de riesgo no pudo regresar a trabajar. «A nuestros clientes les gusta probar el modelo, ver cómo les queda y caminarlos. Es muy difícil el tema de la venta online», señala. De a poco comenzó a recibir consultas por el día del Padre. Los modelos que más salen son las botas bajas color suela y los clásicos mocasines. Y admite que uno de los secretos para mantenerse en el tiempo es la calidad: «Son zapatos para toda la vida».

La familia Lagrotta continúa con el oficio que inició el Nonno Ángel en el sur de Italia. Fue casualidad del destino que la zapatería de Buenos Aires justo se llame Los Angelitos. «Ojalá que la tradición continúe por varias generaciones más», concluye Valerio desde su mítica zapatería con casi dos siglos de historia.